domingo, 19 de febrero de 2017

Los 10 hábitos de las relaciones efectivas

fofgsdfgsdfg 


¿Cómo consiguen funcionar algunas parejas?
En este mundo de cambios abrumadores, donde puedes despertar un día y darte cuenta de que llevas una decena de relaciones a tus espaldas, ¿cómo hacer para que una relación perdure?
Aquí os enumeramos los 10 hábitos que en las parejas efectivas nunca fallan:
besofren 

1. En las discusiones muéstrate cariñosa.
Es difícil, cuando estás irritada, estar cercana. Pero está comprobado que lo que alienta que el otro tome una actitud defensiva en lugar de comprensiva es nuestro lenguaje no verbal. Si le quieres hacer una crítica o recomendación y lo haces desde una actitud fría o negativa, la otra persona oirá más tu expresión vocal que lo que le están diciendo tus palabras.

2.Di “Te entiendo” en lugar de “Sí, pero…”
La actitud, aun cuando se piensa completamente diferente, debe ser positiva. De complementación de opiniones, no de oposición. Parte siempre de entender por qué la otra persona piensa lo que piensa, aunque no estés en absoluto de acuerdo. Y busca en su discurso algo que te pueda hacer aprender o ampliar tu perspectiva.

3. Nunca digas “siempre” ni “nunca”.
No generalices. En las parejas que funcionan cada una de las componentes sabe que la otra persona es un ser en evolución. No es alguien que siempre haga X o que nunca haga Y. Es alguien que puede cambiar, mejorar, retroceder. Observa a tu pareja como la persona que es ahora. Y entiende que no será la misma dentro de un tiempo ni lo era hace meses. No la reduzcas: dale la opción de sorprenderte.

4. Escucha primero: mejor aprender del otro que imponerle nuestro criterio.
En una relación donde una de las dos quiere imponer su criterio, sólo existen dos posibilidades: ruptura o sometimiento. O una de las dos agacha la cabeza, o se tendrán que hacer negociaciones constantes, donde una persona cede una vez y la otra, otra. Así que no tengas prisa por ser escuchada o comprendida. Mejor trata de entender por qué la otra dice lo que dice, aunque no coincida en nada con tus pensamientos o valores.

5. Ama sin esperar ser recompensada.
No compares tu amor con el suyo. No esperes una compensación constante. No evalúes si ha respondido a tus whatssaps a tiempo o te hace los mismos detalles que tú a ella. Entregarse por el placer de hacerlo es la mejor recompensa. Cuando realmente amas a la persona, disfrutas de verla disfrutar por encima de todo.

6. Di “No volverá a pasar” en lugar de “¡Vale! ¡Perdona!”
Cuando nos equivocamos no basta un “perdón” refunfuñando. Lo que necesita la otra persona es ver y creer que hay un compromiso en nosotros de hacerlo mejor la próxima vez.

7. El pasado es el pasado. Ahora estamos en el presente.
¿Cuántas veces en las relaciones se nos queda algo clavado? Un momento en el que nos sentimos humillados, engañados, o vete a saber. Hemos decidido perdonar pero, llegado el momento de la discusión, algo nos activa ese recuerdo y, como una erupción incontrolable, nos salen acusaciones y culebras por la boca. Si es tu caso, trata de evitar sacar el pasado a colación en discusiones presentes y explícale a tu pareja que es algo que te duele y estás intentando gestionar, pero que necesitas su ayuda para hacerlo.

Si ese el caso de tu pareja, no le digas “¿Ya estás otra vez con eso?”. Es comprensible que estés harta de escucharlo, pero si lo saca al presente es porque necesita un sostén. Necesita una cicatrización total. Mejor dile “Si volviera atrás, lo haría diferente” o “Entiendo que te sientas así. Es sólo que este no es el momento. Podemos hablarlo mañana si quieres”. Aún así todo tiene un límite. Una vez que ambas deciden dejar atrás una situación, después de haberla comprendido y perdonado, la relación no funcionará si constantemente se regresa a ello.

lsbiana-or-un-dia_detalle_articulo

8. Las parejas felices comparten amigos y aficiones y a la vez mantienen su independencia.
Una afición en común o un grupo de amigos refuerza profundamente los lazos de una pareja. Compartir el ocio en casa vía ver películas, cocinar juntas, etcétera, o en la calle vía hacer un proyecto juntas, salir a bailar, ir al campo, etcétera, hace que el mundo de esa pareja esté siempre en constante evolución y enriquecimiento. Cuidar la intimidad sexual e innovar en la cama, probar nuevas posturas o introducir un juguete, un vibrador o un arnés que pueden daros mucha vida.

Paralelamente, tener amigos propios, aficiones propias o pensamientos propios no es malo. Es más, es necesario. Nos evita fusionarnos hasta un punto insano, donde ya la otra es una necesidad más que una compañera, y no podemos ir a ningún sitio sin ella. Es importante estar atenta a que tus opiniones, deseos, aficiones, y tiempo libre, no estén 100% organizados en función de ella. Puede ser que en tu pirámide de prioridades reine sobre todas el amor. Pero no se puede hacer una pirámide con una sola prioridad. Necesitas dar lugar a las demás: los amigos, el trabajo, la realización personal…

9. No te quites las gafas rosas del amor.
No queremos decir en este punto que pierdas la crítica constructiva. Sino que pongas por delante lo positivo de tu pareja antes que lo negativo. Lo que admiras de ella. Lo que te fascina de ella. Lo que te hace aprender, pensar o creer en la magia. Siéntete orgullosa de ser su pareja.

10. Los piropos no ocupan lugar.
Piropear a tu pareja refuerza la pasión. Sube su autoestima y su implicación. Mantiene la confianza y la ilusión. Y te recuerda a ti misma lo que te gusta de ella. Así que no te olvides de recordarle lo preciosa, divertida y guapa que está.
Fuente: MiraLes MGZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario