domingo, 11 de diciembre de 2016

FILOFOBIA, ¿MIEDO AL AMOR?

maginemos que conocemos a una persona y todo parece que son entendimientos entre nosotros, nos gusta pasar tiempo juntos, compartir experiencias, sueños, ilusiones, y de repente el primer día que le decimos “te amo” se activan en ella toda una serie de mecanismos de defensa que la llevan a convertirse en todo lo contrario a lo que hasta ahora habíamos vivido juntos. La distancia, el desinterés y la frialdad se instauran en la manera de relacionarse con nosotros. ¿Qué ha sucedido? Posiblemente esta persona sufra lo que se conoce con el nombre de Filofobia.
¿Qué conocemos por Filofobia?
Se trata de una alteración del estado de ánimo que dificulta que una persona se enamore o se comprometa emocionalmente con otra. El temor a estas situaciones emotivas es tan intenso, que acaban por sufrir malestares emocionales tan agudos como son los ataques de pánico.
Toda fobia implica miedo, miedo extremo ante una situación dada. El miedo despierta en nosotros la necesidad de defendernos de lo que consideramos una amenaza o ataque, activando con ello toda una serie de patrones conductuales que nos ayuden a lidiar con este temor tan intenso.
¿Qué patrones conductuales podemos identificar en una persona que padece Filofobia?
  • Tienden a buscar defectos en la pareja, para justificarse a sí mismos que no deben implicarse más en esa relación sentimental.
  • Se enamoran de personas inalcanzables para reafirmarse en que ellos no tienen el miedo a amar, sino que son las circunstancias la que no hacen factible esa relación.
  • Buscan relacionarse con personas muy diferentes a ellos pensando que de esta manera se llegará al fracaso de la unión y no sentirán la presión de dejar la relación sólo por sus miedos.
  • Suelen provocar disputas con la otra persona, buscando de este modo que sea ella la que deje la relación.
  • Se aíslan emocionalmente al sentir que la otra persona se está acercando demasiado, cayendo en conductas como eludir llamadas de teléfono, dejar de verla con asiduidad, inventar excusas, etc.
Pero, ¿realmente es miedo a amar lo que tiene una persona con Filofobia?
Podemos decir que el verdadero miedo no se encuentra en el hecho de amar o no, sino que se trata de un miedo asociado a toda una serie de factores que se encuentran implícitos en una relación de pareja. Miedo a perder la individualidad, miedo a no sentirse una persona libre, miedo a ser abandonado, miedo a que nuestra pareja no cumpla las expectativas que nosotros nos habíamos hecho de cómo debe comportarse dentro de la relación, etc.
Podemos decir entonces, que el miedo no es concretamente a sentir amor, ya que el amor como cualquier otra emoción nos sobreviene sin elegir cuando y como, aunque posteriormente podamos gestionarla de manera que nos resulte lo más satisfactoria posible. Sino que, hay todo un historial detrás vinculado a experiencias pasadas que han llevado a la persona a sentir que está mejor sin ese compromiso. Pero se auto engaña, muestra de ello es que vuelve a fijarse en otras personas. Él o Ella quieren amar, pero el miedo levanta un muro tan grande que les resulta complejo dejarse llevar.
¿Cuáles son sus síntomas más comunes?
Todos aquellos relacionados con la ansiedad, como pueden ser:
  • Mareos
  • Náuseas
  • Sudoración excesiva
  • Taquicardia
  • Ataques de pánico
  • Temblores
  • Sensación de falta de oxígeno
  • Confusión mental
  • Sequedad en la boca
  • Pérdida de Control
  • Impulsividad
¿Qué consejos podemos darle a estas personas?
  • Al miedo se le enfrenta de cara, es la única manera de vencerlo, por lo que salir huyendo o evitando las situaciones lo único que provocará es que éste se avive más. Por tanto, no nos podemos negar a vivir un amor sólo porque nos produzca temor.
  • Para tratar de tener cierto control de la situación, se debe vivir la relación en el día a día. Hay que dejar atrás historias pasadas y expectativas futuras. Cada situación y persona es distinta a las demás, por ello debemos centrar nuestra atención en el momento presente sin ver mucho más allá, controlaremos de este modo la ansiedad asociada a esta fobia.
  • Debemos hacer partícipe a nuestra pareja de lo que nos sucede. La comunicación es básica en toda relación, sin ella no funcionaría. Hacer conocedora de nuestros miedos a la otra persona, nos ayudará a que haya un mayor entendimiento ante nuestras reacciones y por tanto la tensión emocional se verá reducida.
  • Como la Filofobia parte de una base de ansiedad provocada por experiencias anteriores, familiares o relacionales, no resueltas de un modo emocionalmente saludable, se recomienda acuda a un profesional de la salud que le ayude a identificar donde radica el origen, y así empezar a sanar las heridas. Terapias como la cognitiva, la desensibilización afectiva, la programación neurolingüística (PNL) y la hipnoterapia, dan resultados muy satisfactorios para este tipo de trastornos del ánimo.
No debemos olvidar que todo cambio comienza por una decisión, la decisión de querer ser feliz.  Si algo positivo sacamos de todo este malestar es que puede superarse, ¿por qué negarnos una vida emocionalmente plena?.
Fuente: CIARA MOLINA
Psicóloga Emocional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario