martes, 12 de julio de 2016

Trece paises te asesinan si eres homosexual

 


El número 13 es algo más que un símbolo de mala suerte para las personas LGBTI en el mundo. Es también el número de estados que todavía en pleno siglo XXI imponen a los homosexuales la pena de muerte. Con motivo del Día del Orgullo LGBTI la organización Amnistía Internacional (AI) publicó un artículo recordando los datos de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex (ILGA): Sudán, Irán o Arabia Saudí son algunos de los estados que matan a las personas homosexuales. Pero no es menos escalofriante que hasta 73 -33 en África, 23 en Asia, 11 en América y 6 en Oceanía- persiguen y criminalizan con leyes las relaciones entre esas personas.

Si bien hace una década esa cifra ascendía a 92 territorios, la violencia que sufre el colectivo y el sometimiento a prácticas tan humillantes como los exámenes anales (como, por ejemplo, en Túnez, aparentemente uno de los países árabes más avanzados) es, en nuestros días, un motivo de vergüenza. AI también recoge que todavía hay 54 países que exigen un diagnóstico psiquiátrico para legalizar un cambio de género y 29 que piden una intervención quirúrgica (en ocasiones, hasta la esterilización). Con respecto a las personas transgénero, el Observatorio de personas Trans Asesinadas recoge que 2.115 personas de este colectivo fueron asesinadas en todo el mundo entre el 1 de enero de 2008 y el 30 de abril de este año, la mayoría (más de 1.600) solo en Sudamérica y Centroamérica.


Sin embargo, Amnistía reconoce que en países europeos como España, que no se incluyen entre estas terribles prácticas amparadas por la ley, todavía faltan muchos pasos que dar para la igualdad efectiva entre personas con diversa orientación sexual. Uno de ellos es la discriminación en el período escolar y la realidad de las personas trans, lo que podría explicarse con el dato de que durante el mismo 7 de cada 10 personas LGBTI ocultan su identidad de género y/u orientación sexual. De hecho, sabemos que una de las causas más frecuentes de bullying en España es la homosexualidad de la víctima o un comportamiento socialmente entendido como más propio del sexo contrario.

Existe también el caso de países como India que, si bien han reconocido oficialmente la existencia de un tercer género -los hijras, en el caso de este país en concreto-, eso no significa que el colectivo no sufra una enorme discriminación social y también por parte del propio Estado. Es más, este “reconocimiento” no deja de ser una forma de señalarlo y criminalizarlo.

La propuesta de AI y otras organizaciones es el uso de la educación como herramienta para preservar el respeto por los Derechos Humanos. Y es que la aceptación de aquellas personas que son diferentes a lo que conocemos es, en mayor o menor medida, una asignatura pendiente en todo el mundo.

Fuente: 20minutos

No hay comentarios:

Publicar un comentario