sábado, 18 de junio de 2016

Respeto

Llega la celebración del Día Internacional del Orgullo LGTB, este año teñida de sangre, pero que espero nos motive a seguir alzando la voz, como lo sabemos hacer. Ya todos sabemos qué se celebra, que se reivindica. Este año 2016, todo el año, está centrado en la “visibilidad de la bisexualidad”, y el lema oficial es: “Leyes por la Igualdad Real, ¡Ya! Año de la Visibilidad Bisexual en la Diversidad”.
El post de esta semana comenzaba de una manera distinta, pero los últimos acontecimientos sucedidos en Orlando y en México, me llevan a empezar dando mi sentir y mi apoyo a las víctimas y familiares de esta masacre, y mi total repulsa a cualquier tipo de violencia por discriminación de cualquier tipo, ya sea de sexo y orientación, raza, religión, ideología...

Llega la celebración del Día Internacional del Orgullo LGTB, este año teñida de sangre, pero que espero nos motive a seguir alzando la voz, como lo sabemos hacer. Ya todos sabemos qué se celebra, que se reivindica. Me gusta que ya no solo se hace de forma lúdico – festivo, con los tradicionales pasacalles y chulazos, algo que mientras viví en Madrid disfruté y mucho, sino también desde el ámbito cultural, deportivo, musical, etc. Que se vea que a los “maricones” no sólo nos gusta una fiesta, que una cosa no está reñida con la otra.

Este año 2016, todo el año, está centrado en la “visibilidad de la bisexualidad”, y el lema oficial es: “Leyes por la Igualdad Real, ¡Ya! Año de la Visibilidad Bisexual en la Diversidad”. Que los bisexuales no son personas raritas, ni que no acaban de definirse o les de miedo; sino que es una realidad más y merecen todo nuestro respeto y apoyo.

Yo este año, viendo y leyendo noticias, y reafirmado por el tema de las agresiones homófobas en Madrid y resto de España, y por la masacre de Orlando, y la de otros países, mi lema de este año es RESPETO.
“Nuestra dignidad de personas queda situada entre dos coordenadas básicas: la del respeto a nosotros mismos y la del respeto a los demás. No debemos confundir el respeto con las formas de convivencia respetuosas, el respeto va más allá de las formas. El respeto a los demás es la primera condición para saber vivir y poner las bases a una auténtica convivencia en paz”
(Educación sin fronteras)
Cuando hablo de respeto hablo de:
  • Respeto a uno mismo: respeto a lo que eres, sientes y haces. El primer paso para ese autorespeto, que va muy unido a la autoestima es reconocerse lo que uno es, tanto lo bueno como lo malo, lo que gusta como lo que no, mirarse desnudo interna y externamente frente al espejo, sin juicios ni prejuicios, trabajando nuestra propia homofobia interior; y el segundo paso es mirarse con cariño para aceptarse, eso es lo que hoy eres, que no significa que no haya cosas que quieras o se puedan cambiar. Esos cambios vendrán desde ese cariño, la aceptación y estar en paz contigo.
    Muchas veces somos nuestros propios saboteadores, nuestros propios “terroristas”, que nos despreciamos, nos infravaloramos, nos tiramos por tierra y nos pisamos el cuello, hasta llegar incluso a creernos merecedores de ello como minoría, por educación, por creencias.
  •  
  • Respeto entre nosotros: desde ese respeto a uno mismo, surge el respeto al otro, el que un tipo de persona no nos guste o nos compartamos su forma de ser o actuar, no significa faltar al respeto, ni insultar, despreciar o humillar. No hablo de ser ya solidarios entre nosotros, nos une nuestra orientación afectiva y en muchos casos la homofobia externa, pero por el resto somos personas igual que resto con nuestras formas, maneras, opiniones, etc.
  •  
  • Respeto hacia nosotros y hacia ellos: igual que el punto anterior, no dejar que te menosprecien por ser gay, lesbiana, transexual, bisexual o hetero, que pisen tus derechos, y sobre todo el derecho fundamental a ser persona, como afirma Kant, toda persona merece respeto por el simple hecho de ser persona, es decir, seres racionales libres.
De la misma forma nuestro respeto a las personas que no entienden esto de ser gay, también tienen instaladas sus creencias, su educación que en muchos casos no les deja ver más allá. Alguno pensará que esto es muy bonito, pero que suceden cosas como Orlando, o México, pero responder con violencia, insultos y demás, bajo mi punto de vista, nos pone a su misma altura; nuestro trabajo es hacerlo desde la educación, normalidad visibilizada, con leyes, etc.
Fuente: Cascaramaraga.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario