miércoles, 20 de abril de 2016

Técnicas (nada) útiles para ligar con lesbianas

Si eres de las que se quedó anclada en mover sutilmente las pestañas para conquistar a tu bella damisela y te hartaste porque no daba resultado, puedes leer esto para reírte un rato, porque no creo que mejoren tus probabilidades de éxito. Es la era del valor añadido, del despliegue de encantos y de salir de las trincheras.

www.mirales.es

Como hemos comentado otras veces, a la hora de ligar con una chica tienen que converger cuatro factores que no siempre se dan: que te guste (además del nivel de escrúpulos de una y del número de copas), que le gustes, que se entere de que te gustan las chicas (el neón lésbico todavía no está inventado, pero tiempo al tiempo), que entienda (igual te sirve el gaydar). Una vez cumplidos estos cuatro factores llega lo crucial: la fase de acercamiento.

Para esta fase de acecho cual felino de documental de Félix Rodríguez de la Fuente o ave fusil magnífica, aquí tienes algunos consejos inútiles:
  • Inventarte una profesión molona. Siento ser aguafiestas, pero lo de “soy contable” nunca funcionó, así que hay que tirar por el “soy astrofísica”, “soy diseñadora de emoticonos del whatsapp” o “soy sexadora de pollos”. Si tienes un curro aburrido, es tu momento de fantasear.  Y reza para que no te diga “Qué casualidad, yo también, ¿qué opinas de la técnica de pulido de sílex en el paleolítico medio?”
  • Invítale a una copa. Si, ésta es la típica, pero ni te imaginas la cantidad de rata barata que anda suelta por la noche, así que un simple gesto te hará ganar muchos puntos.
  • Rapéale una poesía. Si has leído esto pensando siquiera en la posibilidad de que fuera a funcionar, no tienes nada que hacer, salvo insistir mucho en el punto 2.
  • Decirle una frase que la desconcierte (Ojo, aquí te expones a que piense que eres una psicópata). Tipo… “¿Quieres ser mi peluche esta noche? (si tiene mucho pelo no se lo digas); “Mi animal favorito es el cangrejo verde del Himalaya” (ojo, sonríe al final para que no piense que es verdad y llame a la policía).
  • Invéntate un hobby original. Teniendo en cuenta que la línea entre original y psicópata es delgada: “Si algo me fascina es el tiro al plato”. “El esquí de fondo, mi gran pasión”. “Elaborar esculturas de hielo, qué maravilla”.
  • Perfecciona tu baile de la garza, de lagartija de National Geographic o de Tiranosaurus Rex. ¡Ojo!  Tienes que estar muy segura de tus virtudes para hacer este baile de  manera digna. ¡Siempre digna!
  • Despliega tu gran amor por los animales para enternecerla. Enséñale la foto de tu ballena apadrinada. Si falla, háblale de cómo adiestraste a tu hámster, y no le confieses jamás que te dan alergia los gatos.
  • Enséñale la foto del último plato suculento que cocinaste. (Ojo, no quedes de maruja pesada contándole cada ingrediente, consiste en sumar puntos, no en asustarla).
  • Evitar cosas del tipo… No le hables de cómo tu ex te partió el corazón. Evita las frases “¿De qué cuento te has escapado tú?” (si quieres ligar con una persona normal). No la acorrales. No le mandes mariachis a su casa o le escribas su nombre en el cielo porque dejarás el listón demasiado alto para las siguientes veces.
  • Fundamental. Sonríe, no hay nada que una sonrisa no consiga. Si te falta algún diente, sonríe de lado.
Fuente: Revista MiraLes.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario