lunes, 4 de abril de 2016

Brokeback Mountain diez años después

En el décimo aniversario de la película ‘Brokeback Mountain’, el director Ang Lee y el productor James Schamus echan un vistazo al pasado.



Han pasado diez años desde que se estrenó una de las películas de temática LGTB que más han llamado la atención del público en la historia del cine. Brokeback Mountain, dirigida por Ang Lee y basada en el relato ganador de un Premio Pulitzer de Annie Proulx, consiguió recaudar 178 millones de dólares en todo el mundo, y logró 3 premios Oscar (de 8 nominaciones en total). Una historia delicada y apasionante contada de manera brillante consiguió que este drama de dos hombres enamorados en un ambiente cerrado y hostil emocionase a público y a expertos.

Una década después, Lee y el productor James Schamus han hablado para la edición americana de la revista Variety sobre la película, el rodaje y del contexto en el que apareció la película gay más importante de Hollywood hasta la fecha. “Lloré al acabar de leer el relato, y no podía llegar a entender por qué me sentía tan conmovido. El lenguaje no era familiar para mí. De hecho, nada de eso era familiar para mí”, comenta Lee en la entrevista. “Vimos la película con amigos para saber si tenía el impacto que queríamos. No sabía hasta dónde nos iba a llevar comercialmente. Pero sabía que teníamos una película que funcionaba emocionalmente”, afirma el productor.

Gran parte del éxito de la película se debe a la labor de los actores que encarnaron a los personajes principales. Jake Gyllenhaal y el fallecido Heath Ledger interpretaron los papeles principales, por los que fueron nominados a los Oscar en las categorías de Mejor actor de reparto y Mejor actor, respectivamente; mientras que Michelle Williams y Anne Hathaway representaron a las parejas engañadas por sus maridos. “Heath apareció y quiso hacerlo desde el primer momento. Creo que me dijo que había aprendido de uno de sus tíos, que era también un gay homófobo, muy macho, como Ennis, y también ranchero”, confiesa Lee.

Otra de las anécdotas que también recuerda el director es el curioso casting de Anne Hathaway, a la que no conocía. “El director de casting me dijo que la actriz que iba a leer en ese momento se disculpaba por su ropa y maquillaje, pero que la dejara pasar para hacer la prueba. Entonces Anne apareció, llevaba mucho maquillaje e iba vestida de princesa. Estaba usando su pausa para la comida para audicionar”. Por aquel entonces Hathaway estaba rodando la secuela de Princesa por sorpresa, y gracias a Brokeback Mountain demostró que el drama también podía ser lo suyo, algo que confirmó más tarde en películas como One Day o Los Miserables.
Fuente: Shangay.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario