lunes, 28 de marzo de 2016

¿Por qué los zumos de fruta no adelgazan?

La fruta es un alimento saludable, eso es innegable, pero esto no significa que los zumos de fruta también lo sean y, mucho menos, que sirvan para bajar de peso.

zumosEn el mundo de la pérdida de peso todo es válido. Y la última moda que ya se ha extendiendo como la pólvora es la de hacer dietas basadas únicamente en zumos de fruta. Sin embargo, ¿quieres saber por qué los zumos no son recomendables para la reducción de peso?

¿Alguna vez has pensado en cómo se elaboran los zumos de fruta que te venden en el supermercado?

El proceso consiste más o menos en:
  • Exprimido de la fruta o frutas.
  • Almacenamiento del zumo en depósitos (durante meses) hasta su envasado.
  • Añadido de aditivos químicos y mucho azúcar para recuperar el sabor perdido durante el almacenamiento.
  • Envasado y puesta en venta.
Como ves, el resultado es un zumo de fruta artificial con “sabor a zumo” debido a las sustancias químicas y a todo el azúcar que se ha añadido antes de su envasado. Además, la fibra presente en la pieza de fruta ha desaparecido.

Y te preguntarás… ¿qué hay de los zumos envasados que dicen ser 100 % naturales y no concentrados? Muy fácil, se han elaborado de la misma forma que el resto de zumos envasados, así que de naturales tienen poco.

Llegados a este punto, creerás que aún existe un tipo de zumo que sí es saludable: el zumo de fruta casero. Los zumos de fruta caseros son los que tú mismo elaboras eligiendo la fruta que más te gusta y su único ingrediente es fruta, ¿verdad?

Resulta que este zumo sí es algo más saludable que los zumos comercializados, pues aún mantiene pequeñas cantidades de vitaminas y minerales presentes en la fruta. Sin embargo, el azúcar continúa estando presente en grandes cantidades y la fibra brilla por su ausencia.

En conclusión, los zumos envasados, concentrados o no concentrados, y los zumos de fruta caseros se parecen más de lo que creían.

Veamos ahora por qué son tan perjudiciales y por qué no son válidos para aumentar o favorecer la pérdida de peso:

Están repletos de azúcar y no contienen fibra
Como se ha mencionado antes, los zumos de fruta contienen grandes cantidades de azúcar y nada de fibra, lo que se traduce en un daño inevitable para la salud. De hecho se ha descubierto que los zumos de fruta poseen casi los mismos niveles de azúcar que una bebida gaseosa. La equivalencia sería la siguente:
  • Zumo natural: 21 g de azúcar.
  • Zumo envasado: 23 g de azúcar.
  • Bebida gaseosa: 27 g de azúcar.
Dicho esto, cuando bebes un vaso de zumo es como si estuvieras tomando 6 cucharillas de azúcar.

No sacian el apetito
Los zumos de fruta se digieren y metabolizan mucho más rápido que una fruta debido a la cantidad inexistente de fibra. Asimismo, no provocan una sensación de llenado, por lo que resulta muy fácil beber mucho zumo sin sentirse saciado.
Además, el elevado contenido de fructosa sobrecarga el hígado, el único órgano capaz de metabolizar esta sustancia, y este la convierte en grasa que se acumula en el hígado. Un exceso de fructosa aumenta el riesgo de obesidad y diabetes y eleva el colesterol. 

Contienen calorías líquidas
Las calorías líquidas, tal y como su  nombre indica, son las calorías de los alimentos líquidos y son muy distintas a las calorías sólidas.

Este tipo de calorías pasa “desapercibido” ante el registro de calorías que hace el cerebro, por lo que al ingerirlas, se añaden a la cantidad de calorías totales que consumes.

En otras palabras, las calorías presentes en los zumos no causan sensación de llenado y, como consecuencia, tu cerebro no da la orden de reducir el consumo de otros alimentos para contrarrestar el número de calorías ingeridas.

Además, existen estudios que han confirmado que tomar zumos de fruta aumenta el riesgo de diabetes y obesidad. 
Fuente: Nutrición Sin Más

No hay comentarios:

Publicar un comentario