lunes, 29 de febrero de 2016

Venezuela: Escasez de preservativos afecta actividad sexual

 


Ya en la habitación del hotel. Previamente la salida había incluido una cena con pollo a las brasas y unas cuantas cervezas. La excitación hacía su parte y todo parecía indicar que el día iba a concluir coronando una gran jornada.
Pero, ¡Oh sorpresa! cuando entre el agite y las caricias comienza a buscar entre su cartera el preciado objeto protector, éste no aparece.
Un momento de tensión, pero seguro su pareja tendrá. Tampoco hubo respuesta afirmativa. Así que no quedó de otra que llamar a la recepción del hotel para que le salvara la partida antes de que las ganas se esfumaran por completo. “No, no tenemos. Pero, vaya a la farmacia, está a dos cuadras”.
Raudo y veloz se apresura, llega agitado por la carrera a la farmacia y la misma respuesta “no, no hay”. La oscuridad de la noche y las alarmas que se prenden sobre la inseguridad en Venezuela cuando uno está en una vía solitaria no fueron impedimento para que se acercara hasta el festejo (licorería) de la otra cuadra para hallar el tesoro que estaba buscando. “No, hace tiempo que no nos despachan”. Tampoco lo encontró en la tienda de una estación de servicios de gasolina.
Camino al hotel –por otra vía- estaba abierta una panadería y ya sin mucho optimismo y resignado a que la noche tendría otro final preguntó y vaya sorpresa, sí había. Una marca desconocida que a juzgar por el bajo precio le hizo dudar sobre su calidad. Pero esto era mejor a llegar con las manos vacías a la habitación.
Esta historia le pasó a Alejandro, quien concluyó su relato con: “el olor de ese condón es un matapasiones. A los venezolanos nos están limitando hasta nuestras relaciones sexuales”.
Que a un chico sexualmente activo se le olvide proveerse de preservativos antes de una cita no significa el fin del mundo. Por supuesto, hablamos de: En cualquier otro país. Pero en la Venezuela actual donde la escasez en diversos rubros ha conllevado a que la población tenga que hacer enormes colas (filas) para adquirir alimentos, medicamentos y una innumerable lista de artículos; pues, los preservativos también están esa lista de desaparecidos o que no se encuentran a la vuelta de la esquina.
Para constatar esta realidad hicimos un recorrido por diversos puntos de la isla de Margarita, el principal sitio turístico del país donde sol, playa, sexo y rumba están a la orden del día. Como dice la jerga popular “lo que se hace en Margarita, se queda en Margarita”.
A LA CAZA DEL CONDÓN
Visitamos siete lugares, entre los que estaban: dos licorerías, una farmacia, una tienda dentro de una estación de servicios, dos supermercados y un abasto de comerciantes chinos. De los cuales en tres había y un cuarto lugar donde dijeron que estaba por llegarles mercancía. En los otros sitios hacía meses que no los vendían porque no les llegaba el producto.
En ninguno se encontraron las marcas mundialmente famosas. Ni mucho menos aquellos con efectos retardantes, o con variedad de colores y sabores.
Los que tenían a la mano era según la respuesta de algunos de los presentes: “Unos condones para salir del paso y, a muchos hay que tenerles cuidado porque son de mala calidad y se pueden romper”. Hasta llegaron a calificarlos de “piches”, un sinónimo podría ser maloliente. Y hay otros, que cuestan un poco más de dinero –entre 2 y 4 dólares- que pueden salvar la noche o el día, según se utilicen.
Marcas más conocidas como Climax, Durex o Dúo pueden hallarse en las grandes cadenas de supermercados y/o farmacias a un costo que oscila entre los 1.600 y 1.800 bolívares, al cambio de la tasa oficial costarían  entre 7 y 9 dólares. Lo cual significaría invertir en una caja de tres preservativos el dinero con el que se podrían cancelar unas 6 cervezas en un local nocturno.
PROBLEMA DE SALUD PÚBLICA

En un país donde la tasa de embarazo en adolescentes se ubica entre las más altas de América Latina, donde de cada 100 mujeres embarazadas 25 son menores de 15 años de acuerdo al programa de Telemedicina de la Universidad Central de Venezuela, por lo cual,  ostentamos el récord de ser el país con la mayor cantidad de embarazos en mujeres menores en Sudamérica y el tercero en Latinoamérica, según datos del Fondo de Población de las Naciones Unidas; esta situación de escasez de preservativos debería ser un asunto de salud pública, así como la educación en materia de sexual y reproductiva.
Aunado a esta situación, según denunció Jhonatan Rodríguez, presidente de la organización Stop VIH, actualmente en Venezuela no existen estudios epidemiológicos oficiales que permitan conocer la realidad acerca del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), por lo cual, “hace suponer que la epidemia se encuentra fuera de control, pues, no hay manera saber cuál es la verdadera situación ni de establecer estrategias dirigidas con eficacia hacia las poblaciones clave”, declaró.
Las estimaciones hablan de que unas 11 mil personas adquieren la infección anualmente en el país.
Para Rodríguez es preocupante la escasez de preservativos en el país, ya que esto “afecta el trabajo de prevención del VIH y de otras infecciones por transmisión sexual que vienen realizando distintas ONGs en el país”.
Informó que entre finales de 2014 y mediados de 2015 hubo fallas graves en la distribución de profilácticos; sin embargo, entre finales del año pasado hasta la fecha ha aumentado la presencia de este producto, tanto las marcas comerciales en los establecimientos como los que entrega el gobierno nacional a través del Ministerio para la Salud.
MENOS RELACIONES SEXUALES
El sexólogo Ender Boscan informó que aunque no hay estadísticas de cuánto ha afectado la actividad sexual de los venezolanos la escasez de preservativos y de pastillas anticonceptivas –otro de los rubros desaparecidos-, sí puede hablar de su consulta: “Esta situación ha hecho que las parejas establecidas reduzcan sus encuentros sexuales por miedo a embarazos no deseados”.
El especialista también comentó que solo el 30 por ciento de los jóvenes sexualmente activos utilizan el preservativo como medida de protección, una cifra baja si se tiene en cuenta que el promedio de edad de iniciación sexual en Venezuela es a los 13 años.
¿Y LA FÁBRICA DE PRESERVATIVOS?
En el año 2013, el presidente Nicolás Maduro anunciaba la instalación de una fábrica de preservativos en el país. La cual a la fecha no ha producido el primer condón.
“Vamos a instalar un conjunto de fábricas aquí para producir millones de preservativos y ustedes se encargan, el movimiento Jóvenes por la Patria, de distribuir, de reflexionar y de blindar la patria de embarazos precoces”, dijo el mandatario durante un acto de Gobierno transmitido por el canal estatal VTV.
Fuente: CanariasGayLes y Asoc.Tayri lgtb

No hay comentarios:

Publicar un comentario