lunes, 1 de febrero de 2016

Mi primera película lésbica

primera pelicula lesbica 


Lo recuerdo muy bien porque cambió algo en mi vida. Yo tenía 23 años y nunca antes había visto una película de temática lésbica, ni siquiera una donde se sugiriera un romance o atracción entre mujeres.
WhenNightIsFalling 

“Cuando cae la noche. La vi en mi ordenador. Ni pensar ponerla en el DVD del salón, aún me faltaban algunos meses para salir del armario. Recuerdo la absoluta emoción al ver cómo se miraban las protagonistas, las ganas y las dudas de la pelirroja, la insistencia de la morena -era tal mi emoción que incluso pasé por alto lo acosadora que podía llegar a ser-, el momento en que se besaron por primera vez, el sexo, el amor. Lo mejor de todo, acababa bien. Yo no quería ver dramas, quería ver amor.

Hoy es tan fácil acceder al cine lésbico, basta con abrir una página en internet o ir al cine, porque a diferencia de hace algunos años, películas lésbicas han podido llegar a la gran pantalla, como Carol. Yo, hace más de diez años, escribía un email a una chica que se hacía llamar Mixi, ella me enviaba una lista con películas, yo elegía al azar, sin saber de qué iban, y nos reuníamos en el aparcamiento de una gasolinera. Ella me daba las películas y yo casi 4 euros por cada una.

Hoy reivindicamos el cine lésbico y lo que ha significado en nuestra vida, las puertas que nos ha abierto para disfrutar, soñar, visibilizar, para tener referentes.

“¿Cuál fue la primera película lésbica que viste? “, he preguntado a varias chicas.

Fucking amal. No le había dicho a nadie que era lesbiana, le dije a mi mejor amigo que era bisexual, como para suavizar el impacto de decir lesbiana, y que me acompañara al cine a ver esa película. Recuerdo que sentí la emoción máxima que se puede sentir, cosquilleo en el estómago, sentir que me podía morir ahí mismo. Me pareció una película preciosa”, Rocío.

Piper-in-Lost-and-Delirious-piper-perabo-633690_960_539

Lost and delirious. Una película que parecía perfecta. Dos chicas guapísimas que son novias en un colegio en el que están internas. Las imágenes son preciosas, la música, hacen el amor… hasta que un día una conoce a un chico, la otra no lo puede soportar y se suicida. Odio esa película, me marcó por la pena y la rabia que sentí”, Marta.

“Nunca voy a olvidar la primera vez que vi una película lésbica, era mi primera cita con una chica y estaba muy nerviosa. Me invitó a su casa y me puso But i´m a cheerleder. Al parecer es una de las primeras comedias lésbicas. Envían a una animadora bollera a un centro para rehabilitarla del lesbianismo, una sátira muy divertida. Me reí mucho y luego nos liamos, fue una gran cita, además recuerdo que en las escenas en las que las protagonistas se liaban nosotras nos mirábamos de reojo, estábamos nerviosas”, Manuela.

pelicula lesbica

Rosas Rojas fue mi primera película. Yo ese momento me consideraba súper heterosexual. Y esa película la vi como diez veces seguidas sin parar, pensando ‘pero qué bonita historia, cuánto me gusta’. Vamos, que era bollera mucho antes de saberlo”, Bea.

“Mi primera película lésbica era un telefilm de mediodía. La prota quería abortar pero su padre estaba en contra. Y tenía una hermana que se hizo vegetariana y lesbiana. Fea, con gafas horribles y desaliñada, con una novia que era un bicho malo, aún más mala que ella. Al final retoma el buen camino, se vuelve heterosexual y la hermana tiene al bebé. El padre es feliz y yo casi vomito. Me volví más bollera de golpe. Después vi Go Fish, y pensé ‘ah qué bien, bolleras de Nueva York que son muy guays. Una peli interesante que tratabas temas del lesbianismo tipo: ¿Por qué no me corto el pelo para no parecer bollera? Al final siempre me tragaba pelis donde me bastaba que saliera una lesbiana aunque fuera medio segundo”, Raquel.

“Yo soy bastante nueva en esto, entré tarde al mundo LGTB. Mi primera película fue Habitación en Roma. La fui a ver al cine con una amiga hetero, yo aún no le decía a nadie que me gustaban las chicas, es que ni siquiera lo tenía claro en mi cabeza. estaba muy emocionada, me quedé impactada con esa película, con los besos, las caricias, con el deseo entre mujeres, viví la excitación, el verlo tan claro me ayudó para aclararme con mis dudas. Salimos del cine y mi amiga comentó ‘vaya intensidad, voy a tener que liarme con una tía alguna vez. Yo me puse tan roja que me quemaba la cara'”, Sara.
Fuente: Revista MiraLes.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario