sábado, 13 de febrero de 2016

¡Cupido acertó, feliz San Valentín!

¡Ay Valentín, Valentín!, y su queridito amigo 'Cupidito', qué malas jugadas que nos hace a veces, parecen que no apuntan muy bien, no dan en la diana, andan algo tuertos... eso del amor no va con nosotros, que no aciertan o acertamos.
cupidoMi artículo de esta semana va dedicado a todos los que no tienen pareja “externa” en la actualidad, no tienen, o creen no tener, con quién celebrarlo, a quién regalar flores, bombones, un viaje o cena romántica, o un buen pedrusco, dígase diamante; y les entra la melancolía, traen a la memoria relaciones anteriores, otros "san valentines".

Pues para todo estos que en esta fecha os entra, o nos entra, la morriña por no tener con quien celebrarlo, o recordar relaciones anteriores con melancolía, y a las que de forma idealizada os gustaría volver, dos cositas:
  1. Primero, sí que tienes con quien celebrar este día, cupido sí que dio en la diana, mira hacia dentro, puede que no tengas a alguien externo, pero sí que tienes un enamorado interno, que posiblemente te esté esperando. Como ya he dicho en otras ocasiones, el mayor amor es hacia nosotros mismos. Somos lo mejor y más valioso que tenemos, y deberíamos estar súper enamorados de ese yo que nos acompaña cada día, de forma sana y natural.
    Cuidamos o hemos cuidado nuestros amores externos, y ese amor hacia nosotros mismos lo descuidamos, no lo alimentamos, ni lo mimamos, y es el primero que hay que cuidar, para poder cuidar los externos. No necesitas a nadie para ser feliz, no necesitas a nadie para celebrar San Valentín, celébralo contigo mismo, date un caprichazo.  ¡Venga ya! Deja de lamentarte por lo que puedo haber sido o te gustaría y no es, si tiene que ser, ya será, pero mientras, celébralo contigo por todo lo alto, como si estuvieras con tu “príncipe azul”, que así es como debería ser.
  2. No es momento de recordar relaciones del pasado que ya acabaron, que te hicieron sufrir o no, que no te llenaban como tu querías o si, pero que ya no existe, que por el motivo que fuera se acabó. Eso de que “quien bien te quiere te hará sufrir”, es una de las muchas mentiras que nos han dicho del amor. ¡Qué no, que no! Que alguien que te quiere no te hacer sufrir, ¡que bobadas que nos creemos continuamente!
    No quieras recuperar lo que en su momento no te llenó, no te merece quien no te quiere, no te merece quien no te valora, no te merece quien no te respeta, no te merece quien te anula, ni hoy, ni ayer ni nunca. Si ya no encajaba, muy seguramente no lo vuelva a hacer, como dice Paulo Cohelo: “No por orgullo, ni por incapacidad, ni por soberbia, simplemente porque aquello ya no encaja en tu vida. Cierra puertas, cambia el disco, limpia tu casa, sacude el polvo. Deja de ser quien eras y transfórmate en quien eres”.
Fuente: Cascaraamarga.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario