domingo, 6 de diciembre de 2015

Las cinco mejores historias de amor de la literatura lésbica clásica

literatura lésbica 


Todo el mundo sabe que la literatura universal está llena de grandes historias de amor. ¿Pero qué hay de las nuestras, de las grandes historias de amor entre mujeres? Con motivo de la celebración de San Valentín, os ofrezco una pequeña selección de las cinco novelas clásicas sobre el amor lésbico que más me han conmovido.
Los nominados son libros de calidad absolutamente excepcional y -aquí os vais a sorprender- dos de ellos escritos por hombres (y encima mis favoritos, no voy a negarlo). Este es otro gran mensaje: la literatura no entiende de género, un hombre puede meterse en nuestra piel; como nosotras, por otra parte, podemos también hacer lo contrario. Lo importante es saber escribir y tener sensibilidad.

1. EXTRAMUROS. Jesús Fernández Santos.

Ocupa el primer lugar de los Clásicos entre los Clásicos de la literatura lésbica en castellano.

En pleno derrumbe de la España del siglo XVII (el declive del Imperio Español), un desgraciado convento en algún lugar dejado de la mano de Dios, lucha como puede por la supervivencia. Si los recursos son ya escasos fuera de los muros del convento (“extramuros”), es fácil adivinar que dentro la situación es aún más difícil. Las religiosas se mueren, literalmente, de hambre.


“Extramuros” es la historia de amor entre dos monjas que viven temerosas de ser separadas porque les van a cerrar el convento cuando menos se lo esperen, dada la malísima situación económica. La única solución pasa por conseguir medios de financiación. Y como dice el dicho, a grandes males, grandes remedios. Una de las fuentes de ingresos más importantes de conventos, monasterios y lugares afines ha sido tradicionalmente las donaciones, limosnas y demás donativos. Pues bien, demostrado estaba que cualquier casa de este tipo que se viera bendecida por algún tipo de intervención milagrosa, incrementaría su dotación económica. Los fieles donan más si esperan milagros.

Las dos monjas enamoradas se confabulan para fingir que una de ellas ha sido adornada con los estigmas de la Pasión y, por tanto, es una santa. Las llagas son por supuesto fabricadas por la propia interesada, pero dan el pego. Pronto toda la comunidad cree en la veracidad de las heridas milagrosas; no queda mucho espacio para la incredulidad cuando se tiene ilusión por que algo sea cierto.

Es la historia de un amor imposible, por supuesto, no esperéis un final feliz… Pero es también una gran historia de amor, con un lenguaje difícil de igualar y un estilo abrumador. Si queréis leer algo bien ambientado históricamente, de alta calidad literaria y con un fondo argumental impecable, leed este libro porque será toda una experiencia vital. Al menos para mí lo fue.
Existe una adaptación cinematográfica de esta novela. La dirigió Mario Camus, gran especialista en adaptaciones literarias del cine español. La película está bastante ajustada y consigue un resultado muy digno; aunque, por supuesto, no puede verter a la imagen toda la belleza del texto. Debo decir que las actrices están excepcionales y que, desde mi punto de vista personal, Carmen Maura hizo una de las mejores interpretaciones de su vida.

2. ÚLTIMA CARTA DE AMOR DE CAROLINA VON GÜNDERRODE A BETTINA BRENTANO. Javier García Sánchez. 

Es una auténtica joya desconocida. Transcurre en pleno Romanticismo alemán y es, como el título indica, una carta. 

La carta de amor de una desconsolada, afligida y desesperada Carolina que confiesa finalmente todos sus sufrimientos a su amada. Carolina lleva enamorada locamente de su amiga Bettina desde que la conoció y, desde entonces también, recorre un calvario de amor atormentado. Sus sentimientos son inconfesables y no tiene manera de saber si son correspondidos. La actitud de Bettina es ambigua; es imposible saber si la quiere igualmente, si tiene por ella un cariño desmedido –tan propio de los excesos románticos- o si juega con ella y se deja querer. Carolina llega a un punto en que no puede más. El corazón se le va destrozando progresivamente y el sufrimiento colma el vaso. Su amor ardiente, romántico, y extremo alcanza un límite en el que decide optar por poner el punto final definitivo a su vida. Un detalle sobrecogedor que sucedió de verdad: Bettina tuvo un pálpito e intentó detener a su amiga en la puesta en práctica de tan fatal resolución.

Los personajes son reales, en el sentido de que existieron: Carolina, Bettina, o el propio Archim von Arnim, marido de Bettina y conocidísimo autor del romanticismo alemán. La ambientación es perfecta. En las palabras que Carolina escribe se expresan sus sentimientos, su evolución emocional, pero también la existencia de uno de los círculos culturales más influyentes de la Europa del momento.
Es una obra llena de delicadeza y sensualidad, una explosión de sentimientos profundos en una ambientación histórica excelente con un gran fondo de documentación.

Si queréis tener una auténtica sorpresa en vuestra colección, este es el libro indicado.

3. CAROL. Patricia Highsmith.

No me extenderé demasiado en este comentario, porque ya hice una reseña en su día. Así que hablar mucho de esta obra sería un tanto redundante. Sólo quiero deciros que, desde mi punto de vista.

es una de las mejores obras de Patricia Highsmith. No es sólo porque sea la única novela en la que habla de dos mujeres que se enamoran (al menos, directamente), sino porque es una rara avis en su producción: tiene matices completamente distintos a los que el lector espera de la autora.

Tiene, como ya señalé, el honor de ser la primera novela lésbica con final feliz. Publicada en los años 50 del siglo XX por primera vez, fue un hito absoluto porque hasta entonces todas las mujeres enamoradas de otras acababan como el rosario de la aurora (o al menos, la relación se iba por la taza del wáter).
Hay pendiente una adaptación cinematográfica de la que se ha oído hablar mucho y que esperamos que alguna vez logremos visionar. Yo pondré todos mis ojos (2, no soy una extraterrestre) en ella, para comprobar si hace honor a la novela.

Todo un clásico para tener en la biblioteca personal. En serio.

4. ENTRE TODAS LAS MUJERES. Isabel Franc.

Hay que tener cuidado, porque indiferente no deja a nadie. Resulta especialmente desaconsejable para católicas con creencias religiosas poco “permeables”, por así decirlo. Me explico: poner en tela de juicio las apariciones de la Virgen en Lourdes, viéndolas tras el velo del enamoramiento (total y, por tanto, físico y sexual) de una chiquilla por la mismísma Virgen es, cuanto menos, algo fuerte. Yo no tengo demasiado problema con esto: soy creyente, pero mi fe no sufre en absoluto cuando se “enfrenta” a ciertas cuestiones heterodoxas. Si algo tengo claro es que la Mística y otros tipos de exacerbación de la cultura cristiana tienen matices considerablemente ligados al cuerpo, del mismo modo que también lo está la mente humana. Como, además, nunca he creído que el sexo en sí mismo sea pecado –lo cual me aparta bastante de la ortodoxia doctrinal dominante- pues simplemente no me preocupa por dónde tira la historia.

Es más, me parece bastante verosímil: comienza con un cura del Opus Dei recomendándole a una chica, que acaba de revelarle su lesbianidad en confesión, que resuelva el “problema” siguiendo una estrategia curiosa: según el espabilado sacerdote, la mejor manera de “sublimar” lo que siente es, literalmente, enamorarse de la Virgen María. Feliz idea.

Como es bastante complicado llegar a tener contacto directo con la Santísima Virgen, es también improbable sucumbir a la tentación de meterle mano (con perdón). Pero, dado que estamos en el mundo psíquico, dado que nos hemos empeñado en enamorarnos de alguien “no físico”, dado que la mente es tan misteriosamente poderosa…¿Qué pasa si la imaginación llega hasta el final? ¿Qué pasa si una chiquilla se enamora de verdad de la Virgen María y cree tener con ella encuentros y contactos físicos? Pues nada, porque la Mística nos ha dado mil y un ejemplos (empezando por Santa Teresa de Jesús) de experiencias bastante carnales –eso sí, heterosexuales. Pero si quien tiene las visiones es lesbiana, por fuerza tendrá las mismas experiencias con alguien de su propio sexo. Esto es, para Santa Teresa lo óptimo era Nuestro Señor Jesucristo. Para la moza de Lourdes (en la novela, claro), lo que cumple es referirse a Nuestra Señora la Virgen María.

Independientemente de todo esto, que ya generó suficiente escándalo en su momento, lo importante de la novela para mí es que está muy bien escrita. Los referentes a la literatura mística son constantes y logra una atmósfera de irrealidad poética que da gusto. Así que si queréis leer algo irreverente, pero con altura literaria, esta es vuestra novela.

5. UN LUGAR PARA NOSOTRAS. Isabel Miller.

También habemus reseña, en la que podréis encontrar mucha más información. El hecho de que esté basado en un hecho real añade valor a la narración: es una historia increíble. En pleno siglo XIX, dos valientes mujeres se deciden a conquistar su propio espacio, a luchar por su amor y a pelear a brazo partido contra toda la sociedad, costumbres, familia, etc. El resultado es maravilloso, porque lo consiguen. Es todo un canto a la esperanza: nada, por difícil que se presenten las cosas, es capaz de frenar al amor.

Como veréis con más detalle en la reseña, es la historia de dos pioneras norteamericanas. Otra gente iba huyendo de la pobreza, buscando su propia tierra; nuestras protagonistas buscaban la libertad para amarse sin una sociedad opresiva que acabara con ellas.

Estas son las obras clásicas que tratan del amor entre mujeres más importantes que he leído. Puede que haya más, no lo dudo, de hecho siento cierta curiosidad por algunas cositas que ya he “fichado”.
Fuente: Lesbicanarias

No hay comentarios:

Publicar un comentario