sábado, 21 de noviembre de 2015

Ni exámenes rectales, ni fotos sexuales: El ejército turco mantiene su homofóbico ‘Certificado Rosa’

Ni exámenes rectales, ni fotos sexuales: El ejército turco mantiene su homofóbico ‘Certificado Rosa’ 
 Tras tres años de estar en activo, por fin se anula la norma que obligaba a realizare pruebas vejatorias para librarse del servicio militar a los jóvenes que alegaban ser gays, obligándoles a someterse a exámenes rectales e incluso tomar fotos de sí mismos en plena relación sexual con hombres antes de que ser creídos. Turquía mantiene el servicio militar obligatorio para todos los ciudadanos varones con edades comprendidas entre los 20 y 41 años. El servicio tiene una duración de entre seis a doce meses, dependiendo de su nivel educativo. No habrá pruebas pero se mantiene el 'Certificado Rosa'.

Las únicas personas exentas del servicio son las que tengan alguna discapacidad, las que presenten un informe médico alegando una dolencia que les incapacite y los homosexuales. Hasta ahora las fuerzas armadas turcas obligaban a los hombres gays a "probar" su identidad antes de eximirlos del servicio.

El Código del Reglamento de Capacidades Físicas de las Fuerzas Armadas de Turquía clasifica la homosexualidad como un "trastorno psicosexual" y dice textualmente que "aquellos cuyas costumbres sexuales y comportamiento no sea el que se espera causado por problemas de adaptación y funcionalidad en un ambiente militar deben excluirse del servicio".

A partir de ahora los que reclamen una exención por motivos de su homosexualidad tendrán que pasar por un tribunal médico que escucharán la declaración de su orientación sexual y luego tomarán una decisión en base a las alegaciones. Se suprime la presentación de ‘pruebas vejatorias’.

Pero aunque parezca que el ejército turco se humaniza, no todo es oro lo que reluce porque una persona gay que no desee servir en el ejército todo lo que tienen que hacer es no revelar su orientación sexual, pero si se descubre en un momento posterior corre el riesgo de ser expulsado. Aunque el proceso de obtención de una exención del servicio militar se ha simplificado, obtener una también significa que la orientación sexual aparezca en un registro oficial, lo que podría conducir a la discriminación en el futuro.

Ahmet, un joven homosexual turco contó en el diario Al-Monitor cuál era la gran preocupación para los jóvenes en su país: “El examen médico [para determinar la aptitud] para el servicio militar es, tal vez, el primer reto en tu vida que te obliga a hacer una elección entre identidad sexual y las realidades sociales”, dijo Ahmet.

“En ese examen, podemos obtener un "informe de no apto", lo que nosotros llamamos el "certificado de color rosa". Lo que significa que se divulga y aparece en los documentos la identidad homosexual. Y en nuestra vida después significa la exclusión social, la pérdida de oportunidades de trabajo, ninguna posibilidad de convertirse en un empleado público, el aumento de discriminación y la presión de su entorno social o, en fin, que arruines tu vida". 
Fuente: Ragap

No hay comentarios:

Publicar un comentario