lunes, 30 de noviembre de 2015

Los veinteañeros tienen menos sexo que sus padres

La generación 'Millenials' cree en el amor y es más tolerante, pero tendrán menos parejas sexuales que sus progenitores. Y no se encasillan ninguna tendencia sexual.

millenialsSi por casualidad leemos en un estudio sobre comportamientos sexuales que solo un 7% de los encuestados practican sexo entre 2 y 5 veces por semana, que solo el 49% no ha tenido ningún encuentro sexual en el último año, o que uno de cada tres todavía es virgen, probablemente pensaríamos que el estudio se ha llevado a cabo entre gente ya entrada en la cincuentena o más mayores, pero sorprendentemente, el estudio se ha hecho con la llamada generación “Millenials”, es decir, chicos y chicas nacidos en los 90 y que ahora rondan la veintena.

¿Cómo es posible que la generación que ha nacido bajo el influjo de Internet y que dispone de la mayor libertad sexual de la historia sea la más perezosa a la hora de practicar sexo? El estudio, publicado en Archives of Sexual Behavoir, subraya que estos chicos tendrán una media de ocho parejas en su vida, un dato que contrasta con las diez u once que tuvieron sus padres.

Parece que los “Millenials” buscan el amor porque creen que el buen sexo vendrá asociado a él, aunque esta suposición no tiene por qué ser cierta. Según la sexóloga Ana Yañez, que tiene amplia experiencia como profesora de educación sexual con jóvenes, “existe una cierta obsesión por buscar la media naranja y se depositan todas las expectativas de felicidad en el otro y no en uno mismo. Idealizan el amor romántico y lo confunden con la posesión. Muchos chicos piden como “prueba de amor” que sus parejas les den la clave de acceso al correo electrónico o las contraseñas de sus redes sociales, pero lo que quieren es controlarlas”.
Visualizar vídeos pornográficos en internet limita mucho el desarrollo de una personalidad sexual sólida y sana.

Yáñez también habla de la “clave erótica”, es decir, la personalidad sexual que cada individuo debe construir poco a poco con distinta experiencias para un mayor conocimiento de sus gustos sexuales, fantasías y sensibilidad. Sin embargo, parece que este aprendizaje se basa en visualizar vídeos pornográficos en internet, algo que limita mucho el desarrollo de una personalidad sexual sólida y sana.
Jeffrey Arnett, autora del libro Adolescence and Emerging Adulthood, aporta algunas respuestas sobre los nuevos códigos sexuales de los “Millenials” y afirma que los hijos de la generación del ‘baby boom’ perciben la conducta sexual que muchos de sus padres llevaron, como peligrosa e irresponsable (hablamos del amor libre y las prácticas sexuales que pretendían romper todos los tabús de los 60 y 70). La espada de Damocles del VIH y las enfermedades de transmisión sexual han hecho mella en estos chicos que, según Arnett, condicionan mucho su manera de ver las relaciones sexuales.

Educación sexual: la asignatura pendiente

Sin embargo, hay algo que los “Millenials” sí tienen en común con sus padres y es que, a pesar del acceso ilimitado a la información y la permisividad de la sociedad, la educación sexual de calidad en los centros educativos continúa siendo escasa y la mayoría de los chicos que quieren iniciarse sexualmente recurren a Internet, a hermanos o amigos, para obtener información, que en muchos casos está sesgada.
Según diferentes estudios, el hecho de disponer de una buena educación sexual retrasa la edad de iniciación al sexo. En España se ha acortado esta edad y se sitúa en torno a los 13 años, lo que demuestra que las administraciones siguen sin apostar por una formación sexual de calidad en los centros docentes.

Sin embargo, hay que decir que hay aspectos donde los “Millenials” sí han innovado. Han conseguido no encasillarse en ninguna tendencia sexual y no declararse abiertamente homosexual o heterosexual o cualquier otra etiqueta relacionada con su identidad sexual. Un porcentaje muy alto de estos jóvenes afirma que no descarta probar distintas experiencias sexuales con personas de uno u otro sexo.

Sin duda, la mayoría estaría de acuerdo con lo que dijo Miley Cyrus sobre su orientación sexual en una entrevista reciente: “Estoy literalmente abierta a cualquier cosa que sea consentida, que no involucre a ningún animal y en la que participen mayores de edad”.
Fuente: Cascaraamarga.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario