jueves, 1 de octubre de 2015

La historia de amor lésbico de Liliane Dahlman y la 'Duquesa Roja': Hijos y viuda enfrentados por la herencia

La historia de amor lésbico de Liliane Dahlman y la 'Duquesa Roja': Hijos y viuda enfrentados por la herencia 
 La herencia de la Duquesa de Medina Sidonia está en el centro de la disputa que separa a los tres hijos de la también conocida como ‘Duquesa Roja’ y a su esposa, Liliane Dahlman. Después de más de 20 años de relación sentimental, el 7 de marzo de 2008 contrajo matrimonio in ‘articulo mortis’ con Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura, quien moriría once horas después a consecuencia del cáncer de pulmón que padecía. Sus vástagos reclaman los 60 millones de euros de la fortuna que consideran un derecho legítimo. La Duquesa donó todo su patrimonio a la Fundación y solicitó que se declarase Bien de Interés Cultural. Su presidente vitalicia es su viuda. En la disputa judicial están en juego una verdadera fortuna.

Liliane Dahlman Westermayer, de 59 años de edad, es una mujer enigmática. Nacida en Alemania, se mudó a España en 1963 y pasó su juventud en Barcelona, donde se licenció en Historia, especializándose en Historia moderna y contemporánea. En 1983, Liliane asistió a la boda de Leoncio Alonso González de Gregorio y Álvarez de Toledo en calidad de amiga de la novia. Allí conoció a la madre de éste, Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura, XXI duquesa de Medina Sidonia, XVII marquesa de Villafranca del Bierzo, XVIII marquesa de los Vélez y XXV condesa de Niebla, tres veces Grande de España, que se convertiría en su pareja sentimental al poco tiempo, aunque la duquesa no se divorció de su marido José Leoncio González de Gregorio y Martí hasta 2005, a petición de éste. Liliane y la duquesa vivieron su historia de amor en la intimidad y siempre fueron muy discretas sobre sus sentimientos.

Desde la creación de la fundación, en 1990, Liliane ocupó el cargo de secretaria vitalicia. Sin embargo, la duquesa de Medina Sidonia estipuló en los estatutos de la fundación que, a su muerte, Liliane debía sustituirla como presidenta vitalicia, y así lo hizo en 2008. Sin embargo los hijos de la duquesa demandan que la fundación sea reformulada, debido a que los bienes que su madre donó en vida a la misma, al ser la mayor parte de todo su patrimonio, deben ser reducidos para satisfacer los derechos legales de los herederos (pagar las legítimas a los herederos en las proporciones que establece el Código Civil en España), sin menoscabo de los intereses del Estado y de la declaración de Bien de Interés Cultural (con la consiguiente indivisibilidad), que afecta a la herencia de la XXI duquesa.

La polémica está servida porque, en julio de este año, una mujer de 66 años, vecina de la localidad sevillana de Écija, conseguía que un juez de Madrid autorizase la exhumación de los restos del marido de Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura, conocida como la «duquesa roja», para llevar a cabo una prueba de ADN y verificar si esta mujer es hija del aristócrata José Leoncio González de Gregorio y Martí y, por tanto, pueda acceder a una parte de su supuesta herencia. Más a repartir.

El Juzgado de Instrucción número uno de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) acoge desde este miércoles el juicio por el legado de Luisa Isabel Alvárez de Toledo y Maura, duquesa de Medina Sidonia, donde los hijos solicitan que se considere parte de su herencia tanto el Palacio de los Guzmanes como su contenido. El juicio contará con 14 sesiones y está previsto hasta el 30 de octubre. En España también tenemos nuestra propia serie de 'Falcon Crest' pero con título nobiliario de por medio que le da más caché.
Fuente: Ragap

No hay comentarios:

Publicar un comentario