jueves, 22 de octubre de 2015

El Miedo a los estereotipos: ¿Así somos todos?

A raíz de lo que muchos piensan de la marcha del orgullo, me parece oportuno hablarles de lo que a varios parece afectarles: Los estereotipos.
Todos: gays, lesbianas, heterosexuales, etcétera, somos personas únicas, no obstante la diversidad y complejidad que existe en el mundo hace que se generalicen ideas, incluso nosotros mismos lo hemos hecho alguna vez.
15701_388613406204_609041204_4552636_4761389_n 

Y es que es casi imposible no hacerlo, tener un concepto de algo por lo poco que se conoce de ello, o bien transmitir una idea en concreto por hacerlo más comprensible para quienes no entienden un tema determinado. Por ejemplo, ¿Cuántos de ustedes escucharon alguna vez una historia acerca de algún tipo de personas, sobre las que no acaban de entender bien y tuvieron que explicárselos con los rasgos que más sobresalen para que pudieran comprenderlo? Pues bien, lo que hicieron para que pudieran entender, fue intentar explicarles un concepto por medio de características que no siempre son así en todo lo que involucra ese tema pero sirven de alguna forma para tener una idea y comprender.

Estos conceptos conforme se van repitiendo, se convierten en creencias, ideas, prejuicios, actitudes y opiniones preconcebidas, que poco a poco van forjando en la sociedad un imaginario colectivo, un estereotipo sobre el cual la gente se basa para tener una idea representativa.

Todos somos seres humanos únicos y diferentes, sin embargo también es cierto que todos tenemos algo en común con un determinado grupo de personas o incluso varios, por lo que la mayoría de las veces a las personas les es mucho más fácil entender su forma de vida, gustos, etc., por medio de estas características en común.
Ser comparado
Esos estereotipos les preocupan a muchos Homosensuales a quienes no les gusta ser encasillados en las concepciones más trilladas acerca de los gays como: “son afeminados, precoces, frívolos, exhibicionistas, etc.” Y tienen razón en exponer su descontento, no obstante hay que tener presente que a pesar de la apertura que vivimos hoy en día, aún queda un largo camino por recorrer en cuanto a educar a la sociedad.

The-Kinsey-Scale 

Sí, es cierto que no todos los gays somos iguales (¡y eso es lo chingón!), los hay afeminados, varoniles, algunos son osos, otros lobos, drags, divas, leather, emos, etc. Y todos por igual tienen derecho a expresarse como deseen, y no por ello es que la sociedad nos encasilla, es por la falta de educación y por las preconcepciones que han tenido todo este tiempo para entendernos. Si no, piensen cómo la misma comunidad que en un principio era LGBT hoy en día, y gracias a la educación, lucha e información que tenemos es la comunidad LGBTTTI, buscando que cada quién tenga cierta individualidad pero reconociendo que unos tienen más en común con otros.

También es verdad que existen lineamientos y costumbres de la sociedad que están ahí para hacer una convivencia sana, sin embargo como en toda comunidad, sea hetero, gay, religiosa y demás, hay personas que sobrepasan las normas y dan una impresión más fuerte plantando ideas erróneas como pasa en todos lados.

Sin embargo creo que somos más los que podemos hacer algo más que quejarnos, ser despectivos y excluirnos o excluir a las personas que, les guste o no, forman parte de una de las comunidades a las que pertenecemos. No podemos discriminar si lo que buscamos es respeto y tolerancia.

Estoy de acuerdo en que hay conductas que son reprobables como: “sentirse superiores o mejores” que otros o violar las normas de una convivencia sana. Todo se reduce al respeto, a no dañar los derechos de otros.

lgbttti 

En cuanto a quienes dicen “Yo respeto pero…” y “soy gay pero eso no va conmigo”, está bien, están en todo su derecho a no integrarse a una lucha que bien vista o no (eso es un tema aparte), ha abogado por los derechos de todos. No por el hecho de que un hombre en tacones y poca ropa desfile bailando y siendo extravagante, denigra o planta una idea errónea, les repito que esas ideas vienen de la falta de educación, él camina junto a otros con un fin, bajo un tema en particular y sí, lo hace a su modo, divirtiéndose, bailando, etc.

Si a muchos no les gusta ser comparados o representados de esa forma, entonces los invito a unir su individualidad en esta lucha que cada quien hace a su manera, pues así sean uno o cien, estarán presentes y podrán demostrar a su manera que hay otro tipo de personas dentro de esta comunidad y lo mejor de todo, daremos el ejemplo de que entre nosotros mismos nos respetamos.

Por ello existen contingentes de actores, asociaciones, temáticos, etc. que llevan sus propias consignas y se unen. Sí, la mayoría (o más vistosos) son de antros que aprovechan la ocasión para hacer lo suyo y como todo, es parte de una comunidad a la que les agrada esto. Así que dejemos de ver lo malo, darle demasiada importancia y comencemos a respetarnos, educar sobre lo que queremos explicar a la sociedad y tengamos paciencia, ya que les repito aún hay mucho por hacer.

Yo por mi parte no sólo lo hago un día al año, lo hago cada día y a pesar de que a veces es frustrante ver tanto prejuicio y tan arraigado, lo intento desde el trabajo, con los amigos, desde esta computadora e incluso aún desde casa, pues hay a quienes aún les cuesta trabajo dejar los estereotipos. Y no lo hago para que no tengan una idea errónea de mí, lo hago para que esa gente respete, entienda y se eduque acerca de la diversidad de “hermanos” que tengo, unos más locochones que otros, pero al final me guste o no, son parte de mi comunidad y cada vez que a uno de ellos les dañan sus derechos, sean drags, afeminados, varoniles, etc. me lo hacen directa o indirectamente a mí.
Así que no hay que preocuparnos tanto porque nos comparen o encasillen y enfoquémonos en respetar a los demás y educar a quien lo necesite.
Fuente: soy homosensual.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario