lunes, 26 de octubre de 2015

Clichés sobre la bisexualidad: 19 falsos mitos que tenemos que superar

Clichés sobre la bisexualidad: 19 falsos mitos que tenemos que superar 
 “The Bisexual Index”, una red de activistas de Reino Unido,  han elaborado un listado de clichés que son perfectamente trasladables a cualquier otro país.

“La bisexualidad existe”. Con esta afirmación empiezan. “Nosotros nos sentimos atraídos por las personas independientemente de su género. Las personas bisexuales pueden encontrarse en todos los ámbitos de la sociedad, y en todas partes del mundo. Sin embargo, les nos rodea una gran cantidad de mitos y conceptos erróneos”, explican. Son los siguientes:

La bisexualidad no es una confusión - Los (y las) bisexuales no están confundidos. "Creemos que una persona bisexual es alguien que se siente atraído por más de un género. Todo el mundo acepta que es posible que una persona se sienta atraída por personas de diferente altura, peso, color de pelo o la raza. Para los bisexuales, esta apertura también incluye los géneros".

Los bisexuales no son avariciosos. Que te guste la tarta de chocolate y macedonia de frutas no quiere decir que te gusten todos los alimentos. Sin embargo, hay quien piensa que por gustarte más de un género, ya te gusta todo el mundo. Obviamente, esto no es así.

A los bisexuales no tienen por qué atraerles los hombres y las mujeres en el mismo grado. Lo mismo que nos pueden gustar las peras y los plátanos, pero una de las dos frutas gustarnos más que la otra. Sin embargo, mucha gente cree que ser bisexual es que te gusten los hombres y las mujeres en la misma proporción. Están equivocados.

La bisexualidad no significa "dos sexos". En este punto hay discrepancias. Aquí se argumenta que limitar a hombres masculinos o a mujeres femeninas los gustos de una persona bisexual es un error, que sería lo mismo que negar la existencia de la transexualidad. Si la bisexualidad no se puede encajar con el término “exclusivamente”, la homosexualidad y la heterosexualidad tampoco deberían. Para The Bisexual Index, la homosexualidad sería la atracción por personas de un género muy similar, y la heterosexualidad, la atracción de un sexo diferente en términos generales. Para las personas bisexuales no cabría las palabras “ambas” ni “todos los demás”, sino más bien la expresión correcta sería “más de un género”.

La bisexualidad es “Queer”. Las personas bisexuales sufren al mismo tiempo bifobia y homofobia. Por eso reclaman sus derechos y su reconocimiento junto al colectivo gay y lésbico, y forma parte del movimiento Queer en la lucha por la aceptación y la tolerancia.

¿Por qué necesitamos una Comunidad Bi? Puede parecer extraño que las personas que no tienen vínculo común aparte de su sexualidad quieran formar un grupo social. Pero es que la comunidad bisexual no es debe estar aislada: las comunidades bi se reúnen para celebrar y poner en común todas las cosas que tienen en común con otras personas que entienden lo que significa ser bisexual.

Los bisexuales pueden ser fieles. Algunas personas se preguntan cómo puede alguien que tiene una pareja de un determinado género ser fiel a quien le atrae más de un género. Y la respuesta es sencilla: que te atraiga otra persona no significa que le estés siendo infiel a tu pareja. Eso vale para todas las parejas, independientemente de su orientación sexual.

Los bisexuales no tienen por qué quedar con hombres y con mujeres. La bisexualidad no va en función de con quién nos acostamos, es algo que va en función de lo que le atrae al individuo. No hace falta que una persona bisexual se haya acostado con alguien de su mismo sexo y con alguien de distinto sexo para que sea considerado como tal; es suficiente con que le atraigan.

Los bisexuales no siempre se alternan entre los géneros. Una persona bisexual puede cambiar de pareja, indistintamente del género del anterior y del posterior. No cambia de tendencia sexual de hetero a homosexual o viceversa.

La bisexualidad no es una "opción fácil". Hay quien opina que los bisexuales son personas gays y lesbianas que no quieren salir del armario como tales, y que diciendo que son bisexuales van a eludir los prejuicios y la discriminación. Pero ser bisexual no es algo tan sencillo. Los bisexuales también son discriminados.

La bisexualidad no es necesariamente "fluida". Lo mismo hay momentos donde a una persona bisexual le atrae más un género que otro, que ambos por igual, o largos períodos en los que le atrae mucho más un género concreto. Porque la atracción humana es así de caprichosa. Eso no significa que se haya cambiado de homosexual a hetero, o al revés.

La bisexualidad no es solo una fase. Este quizá sea uno de los clichés más achacados a los bisexuales. Cuando se escucha que “la bisexualidad es solo una fase” parece más bien que se estuviera negando su existencia. Y claro que existe. La adolescencia sí es una fase, y existe. Otros prejuicios con el mismo significado podrían ser: “lo superarás”, “estás experimentando” o “todavía eres muy cobarde para decir que eres gay”.

La bisexualidad no es una combinación de homosexual y heterosexual. Ni siquiera es un puente de una tendencia la otra. Hablamos de una forma de sentir propia, no una suma de otras.

Los "barsexuales" pueden ser bisexuales. Aquí viene el debate de si “con unas copas” se revelan los sentimientos, o si podría manifestarse una bisexualidad hasta ese momento oculta. Desde este colectivo no descartan ninguna de las opciones.

La bisexualidad no es una plaga. Las primeras advertencias sobre el VIH y el SIDA hablaban de un "grupo de alto riesgo", cuando el riesgo real  no es la persona, sino cómo practica el sexo. Con los gays pasó algo similar, se les achacó algo que no tenía que ver con su orientación sexual. Y con las personas bisexuales pasa los mismo.

Mi pareja es bisexual, ¿qué debo hacer? Puede ser un poco sorprendente cuando alguien a quien amas te confiesa algo que no sabías. Al enterarse de que su pareja es bisexual, muchas personas se preguntan si eso significa que le van a ser infiel, o que les van a dejar por alguien de un género diferente. Pero deben saber que si están con ellos, es porque así lo han querido. A un hombre heterosexual le puede atraer cientos de mujeres, y estar solo con una. Pues igual con los bisexuales; como hemos dicho anteriormente, los bisexuales no son infieles por naturaleza.  Y el hecho de que lo hayan confesado, debe ser valorado positivamente, como un acto de honestidad hacia la persona que ama.

“Todo el mundo” no es bisexual. A veces se recurre a otro tópico: “En realidad, todo el mundo es bisexual”. Y no es cierto. Para empezar, casi nadie se incluye a sí mismo cuando utiliza esa frase. A veces se utiliza para “quitarle valor” a la bisexualidad. Pero tampoco es así; si todo el fundo fuese bisexual, no tendría sentido reivindicarlo.

“¿Qué bisexual?” Cuando se trata de la visibilidad bisexual, hay quien dice que nunca ha visto u oído hablar de ningún bisexual. Cuando alguien le dice que lo es, recurren al "Ya lo superarás, como todo el mundo, nadie es bisexual de por vida”. Y obviamente, en The Bisexual Index rechazan esta idea. 
Fuente: Ragap

No hay comentarios:

Publicar un comentario