lunes, 26 de octubre de 2015

¿A qué le tememos cuando queremos salir del armario?


¿Qué tememos cuando queremos salir del armario? ¿Rechazo, discriminación, odio? Enfrenta tus miedos y relájate.

El 99% de todas nosotras ha sido alguna vez habitante de Narnia, en eso no hay duda, y sabemos lo difícil que es dar ese pequeño paso hacia la puerta y salir a conocer el mundo. Para todas las personas varían las razones que nos motivan a seguir dentro: qué me van a correr de la casa, Fulanita me va a dejar de hablar, Sutanito ya no querrá ser mi amigo, etc. Y si vemos las estadísticas de bullying a la comunidad y asesinatos por odio parece que nuestro miedo se ve bien fundamentado.

Sin embargo a veces escuchamos alguna historia, video, película, canción o lo que sea que nos inspira a salir y decimos ¡Hoy es el día! y si ese día aún no ha llegado y se ha ido aplazando cada vez más ha llegado el momento de poner todo en una balanza.

El lugar más fácil para empezar, en teoría, es con tu círculo de amigos ya que a comparación de la familia a ellos sí puedes elegirlos y decidir quién permanece y a quién borrar. Si tienes miedo que alguno de ellos te rechace después de decirles que te gustan las chicas (ya sea solo a veces, dos veces por semana o siempre desde que ibas al kinder) reflexiona qué tan sano es tener personas con tan mala vibra cerca de ti y por voluntad propia.

En cambio la familia son personas que no elegimos e incluso hasta puede que nos caigan mal, pero por fortuna/desgracia vamos a frecuentarnos hasta el final de nuestras vidas y por lo tanto puede llegar a ser mucho más difícil decírselo a ellos.

Más allá de esas personas que te frecuentan, la opinión de los demás no tiene demasiada importancia.

Pon en práctica lo que usan en los simulacros de seguridad: piensa en el peor escenario que podría pasar y cómo podrías resolverlo.
 
Tenemos el enorme privilegio de estar en un ambiente seguro para desenvolvernos, donde existen muchas comunidades de apoyo para ti y tus papás e incluso en algunos lugares hay leyes que te protegen. En dado caso que sientas que tu integridad se verá amenazada si lo dices (ejemplo: que te corran del trabajo, golpes o cosas similares) investiga si a tu alrededor hay alguien que pueda apoyarte.

Alzar la voz siempre hace la diferencia, aunque eso sólo signifique dormir tranquilo y darte cuenta que vivir con miedo era más pesado, a pesar de que esa diferencia sea pequeña y sólo tú lo notes.
Fuente: BTA

No hay comentarios:

Publicar un comentario