martes, 15 de septiembre de 2015

Nicolás de Rumanía, el príncipe destronado por ser gay

Nicolás de Rumanía, el príncipe destronado por ser gay 


Los ciudadanos rumanos tienen una visión bastante más negativa de la homosexualidad que sus vecinos europeos, y por tanto su homofobia es mayor. Un 40% de los rumanos está a favor que se expulsen del país a todos los homosexuales. De hecho, los matrimonios gays no están regulado, ni se prevé que lo esté a corto plazo, a pesar de ello, los rumanos homosexuales ya no son castigado por las leyes y están defendidos por las leyes anti-discriminatorias como el resto de los países de la Unión Europea. Eso es sobre el papel porque, en la realidad, el pasado 1 de agosto, la casa real emitió un comunicado en el que el Rey Miguel de Rumanía explicaba los motivos por los que despojaba a su nieto Nicolás de su puesto real. De por medio, los rumores que apuntan a que es gay, según la revista Instinct.

Miguel I de Rumanía abdicó hace 68 años
cuando los comunistas llegaron al poder y se exilió a Suiza junto a su mujer Ana de Borbón. Tras la II Guerra Mundial el país se declaró republicano, pero en el 97 Miguel volvió al país a mirar la vida pasar; porque aunque tiene rango de ex-jefe de Estado y el apoyo del 30% de la población, su familia pinta menos que Leticia Sabater en cualquier sitio. Es decir, es muy remota la posibilidad de que el ahora destronado príncipe pudiese reinar en su país algún día.

El ex príncipe tiene 30 años, nació muy cerca de Ginebra, está soltero, es el único hijo varón de Elena de Rumanía y de Robin Medforth-Mills, por lazos familiares está vinculado a los dos grandes abuelos reales de Europa: Victoria de Inglaterra y Christian IX de Dinamarca. Hasta el comunicado emitido por su abuelo, Nicolás era tercero en la línea de sucesión al trono, tras su tía Margarita, la primogénita de Miguel de Rumanía que no tiene descendencia. Ahora el ex príncipe ha recuperado su nombre y apellido: Nicolás Medforth-Mills.

En el comunicado que emitió el Rey Miguel de Rumania explicaba por qué quitó a su nieto hasta el tratamiento de Alteza. "La Casa Real y la sociedad rumana actual necesitan un guía que denote modestia, principios morales, respeto y piense siempre en el beneficio de los demás. El Rey espera que su único nieto encuentre en los próximos años la manera correcta de servir a sus ideales y de usar las cualidades con que Dios lo agració", dice el comunicado. El joven, que es conocido como el "Príncipe del Pueblo" por su carisma y labor altruista, declaró que acepta la decisión del rey. "La vida real significa llevar mi vida de una manera que encuentro difícilmente aceptable. Por esa razón, con gran dolor en el corazón, aceptó la decisión tomada por Su Majestad el Rey Miguel", declaró en una carta. El anuncio de la pérdida de su título causó sorpresa entre el pueblo rumano, en especial entre los jóvenes, que simpatizaban con Nicolás, de acuerdo con el diario The Telegraph.

Nicolás es un gran deportista y aficionado a la conducción de todo tipo de vehículos ya sea por tierra, mar o aire. Aunque su debilidad son los coches. Afición que, por cierto, compartía durante los largos periodos de vacaciones con el abuelo que ahora le destrona. Pasó la niñez en Inglaterra, junto a sus padres y su hermana Karina. El padre, miembro de una familia de abolengo del Reino Unido, era profesor de Geografía en la Universidad de Durham y posteriormente estuvo vinculado a las Naciones Unidas como formador y responsable de diferentes acciones humanitarias.

¿Qué ha hecho Nicolás para provocar una reacción tan drástica de su abuelo? Alguien de la familia ha comentado que se trataba de "discrepancias emocionales”, sin embargo, otros familiares apuntan a debilidades más conflictivos por parte de Nicolás, en concreto la afición a juegos de azar ilegales y a que organiza apuestas con gallos de pelea en su finca. Sea como sea, está claro que en la rancia monarquía europea ser gay está muy mal visto. Está claro que hay instituciones arcaicas que deberían de desaparecer y que todavía no se han enterado que vivimos en el siglo XXI. De todas formas, a Nicolás no se le conoce ninguna relación sentimental así que aquellos a los que les de morbo tener un affaire con un ‘exprincipito’ es vuestra oportunidad.

Pero, ¿cuál es la realidad de la comunidad LGBT en Rumanía?. La homosexualidad era castigada en el país hasta hace poco, perseguida por el Artículo 200, que fue una sección del código penal que prohibió cualquier tipo de relación homosexual tanto en público como en privado; introducida por Nicolae Ceauşescu fue abolida completamente el 22 de junio de 2001 bajo las presiones de los organismos europeos.

Durante el período comprendido entre la legalización en 1996 de las relaciones homosexuales en privado y el ingreso en la Unión Europea en 2007, el gobierno rumano ha elaborado leyes que castigan las actitudes discriminatorias. Además en 2002 se igualó la edad de consentimiento de las relaciones sexuales entre hetero y homosexuales en los 15 años. Todos estos cambios progresistas provocaron que se reconozca que "es uno de los cinco países donde ha habido un progreso ejemplar en combatir abusos basados en orientación sexual o en identidad de género".

Desde el 1 de enero de 2007, como miembro de pleno derecho de la Unión Europea, en Rumanía se han de cumplir todas las normativas europeas, entre ellas las de no discriminación por motivos de orientación sexual. También en Rumanía, como en el resto de Europa, la Comisión Europea trabaja por erradicar la homofobia tan arraigada en el sentimiento de este país conservador.
Fuente: Ragap

No hay comentarios:

Publicar un comentario