jueves, 20 de agosto de 2015

¡Me acuesto con hombres y soy un hombre heterosexual!

 


De hace un buen tiempo para acá hemos estado escuchando mucho las siglas HSH, pero,  ¿qué significan? En terminología biomédica, significa “Hombres que tienen sexo con hombres”, pero vosotros pensaréis que eso es insólito. Lamento informaros que no, ya que  la orientación sexual no está determinada por la cantidad de veces que tenemos sexo con alguien, sea mujer u hombre.

En toda la extensión de la palabra, esta terminología está indicada para contar a los hombres que tienen relaciones sexuales con otros sin importar su orientación, solo la exposición a las ITS y al VIH. En otras palabras, solo se utiliza para generar una población en la cual contar los números de encuentros sexuales con personas de su mismo sexo.

!Huy! Que 'rollaso', pero vosotros, ¿qé pensaríais si os dijera  que un hombre heterosexual, puede tener sexo con otro hombre sin considerarse así mismo, como gay u Homosexual?

De acuerdo con la profesora Jane Ward, en muchas ocasiones, esta actividad con personas del mismo sexo es una exhibición de su heterosexualidad a prueba de bombas y una expresión de su homofobia.
De acuerdo con la publicación, si dos mujeres se besan delante de un grupo de personas, habrá un gran número de explicaciones para su comportamiento, además, es probable que sus propias parejas las animen a hacerlo. Sin embargo, no resulta igual en el caso de los hombres. Si en una fiesta un hombre besa a otro en la boca, o le toca el trasero –actos considerados normales dentro de la heterosexualidad femenina–, la explicación sólo puede ser una, y es que es un homosexual reprimido.

Con el objetivo de poner esta teoría en tela de juicio y ofrecer una visión distinta, la profesora de la Universidad de Riverside en Nueva York, Jade Ware, acaba de publicar el libro Not Gay: Sex Between Straight White Men (NYU Press), en el que defiende la flexibilidad sexual masculina, y explica cómo los hombres heterosexuales buscan excusas para masturbarse en grupo, tocar mutuamente sus genitales o, directamente, intimar con otros varones, pero en contextos que ellos no considerarían sexuales.

 
Ward ha localizado un gran número de contextos donde hombres heterosexuales se las arreglan para llevar a cabo actividades inequívocamenente sexuales. Al contrario de lo que la sexología y la sociología habían establecido hasta ahora, los varones no intiman con otros varones tan sólo en contextos de necesidad y ausencia de mujeres, sino que también lo hacen incluso cuando no hay ninguna escasez.

LA NECESIDAD
La necesidad es uno de los puntos clave en la investigación de Ward. El discurso biológico clásico sobre el varón sugiere que éste es rehén de sus impulsos sexuales, sea homosexual o heterosexual, por lo que si un hombre fantasea o llega a alternar con otro hombre es porque en realidad es homosexual o bisexual. Este determinismo sociobiologicista es muy pernicioso, en opinión de la autora, puesto que presenta al ser humano como un animal que no puede escapar a su programación.

¿POR QUÉ ALGUNOS HOMBRES FOLLAN CON OTROS HOMBRES?
En muchas ocasiones, esta actividad con personas del mismo sexo es una exhibición de su heterosexualidad a prueba de bombas y una expresión de su homofobia, según la autora, quien explicó en una entrevista publicada en Science of Us, que esto representa una oportunidad para decir “mira, soy tan hetero que puedo hacer lo que sea sin que ello tenga ninguna consecuencia en mi orientación sexual diaria”.

NI HOMOSEXUAL, NI BISEXUAL
Plantea la publicación que si algunos hombres se sienten confusos ante esto es porque la cultura aún no ha sido capaz de darle ningún nombre a lo que experimentan. Por lo general, como explica Science of Us, los hombres se justifican aduciendo que no había ninguna mujer a su alcance. En realidad, no tienen a su disposición ninguna razón que encaje con su percepción de sí mismos, es decir, que explique por qué han disfrutado con ello sin poner su heterosexualidad en duda.
Fuente: NosGustas.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario