domingo, 28 de junio de 2015

Un poco de Historia : Stonewall

stonewall 

 Quizás os habréis preguntado alguna vez porque el Día del Orgullo Gay se celebra cuando se celebra.

No es una cuestión de simples costumbres o caprichos o porque a alguien se le ocurrió anudarse un marabú al cuello un día de fines de Junio y dijo: “Hala, pa la calle.”

El motivo fue otro con más peso. Esta es la historia:

Los disturbios de Stonewall fueron una serie de conflictos violentos entre la policía de Nueva York y grupos de gays y transexuales que comenzaron el 28 de Junio de 1969 y duraron varios días. También conocida como Rebelión de Stonewall, o simplemente Stonewall, estos sucesos marcaron un antes y un después en el movimiento por los derechos de GLBT (gays, lesbianas, bisexuales, transexuales), ya que nunca antes estos se habían reunido en masa para resistir a las fuerzas policiales.


Hasta los años 60, las “incursiones legales” en bares y clubes nocturnos eran parte regular de la vida gay en Estados Unidos. A partir de entonces, estas incursiones descendieron en gran medida gracias al aumento de la resistencia del entonces incipiente colectivo GLBT y de casos llevados a tribunales de justicia.
Por aquel entonces, la policía encontraba la menor excusa para hacer detenciones bajo acusaciones de “indecencia.” Un simple beso era suficiente, e incluso el hecho de estar sentado en la barra tomando una copa era motivo más que sobrado para que los “agentes de la ley” hicieran de las suyas con algunos de los nuestros.

Pero pese a esto y a que los lugares de ambiente eran teóricamente legales, según el historiador John D’Emilio, la ciudad estaba entonces en medio de una campaña para la alcaldía y el entonces alcalde, John Lindsay, para más INRI, republicano, decidió hacer una táctica de “limpieza.” Y Stonewall resultó ser uno de los blancos ideales. No sólo era considerado un espacio escandaloso, sino que era un lugar sin licencia para vender alcohol, con ciertas conexiones con el crimen organizado, y en donde además se ofrecían gogós masculinos escasamente vestidos como entretenimiento.

Un factor adicional pudo ser racista: Stonewall era muy popular entre negros y latinos, muchos de ellos drags y/o transexuales.

Uno de los argumentos “oficiosos” esgrimidos también era que parte de los clientes de Stonewall eran trabajadores de Wall Street y decidieron argumentar que ciertos robos que se habían producido en determinadas casas de apuestas, eran consecuencia de chantajes hacia esos trabajadores.

Los dueños de Stonewall estaban acostumbrados a este tipo de redadas, y eran capaces de reabrir el negocio la misma noche o al día siguiente, pero en esta ocasión las circunstancias fueron distintas: El 28 de Junio de 1969, sin previo aviso, y hacia la 1:20 de la madrugada, la policía entró en el local, y mientras llevaban arrestado a un transexual a un coche patrulla, este se enfrentó a los agentes de un modo agresivo, presentando una lucha que animó a la muchedumbre a hacer lo mismo. Gente de otros locales, se unieron al bando de protesta, usando piedras, botellas y todo lo que encontraron a su paso para responder a la “agresión” policial. Durante esa noche 13 personas fueron detenidas y cuatro agentes de policía y un número no determinado de manifestantes resultaron heridos. Eran más de 2.000 manifestantes frente a alrededor de 400 policías. El grito de “¡Poder Gay! fue el que más claramente se escuchó esa noche.

Hubieron posteriormente dos noches más cargadas de violencia por los enfrentamientos entre policía y manifestantes.

Toda la energía y la necesidad de lucha que habían ido cocinándose a fuego lento antes de los disturbios, se hicieron por primera vez presentes con una agresividad sin precedentes. Hacia finales de Julio, el Frente de Liberación Gay (GLF) nació en Nueva York, y hacia finales de año ya existía en ciudades y universidades de todo el país. Con posterioridad, organizaciones similares fueron creadas en Canadá, Francia, Gran Bretaña, Alemania, Bélgica, Paises Bajos, Australia y Nueva Zelanda.

Al año siguiente, en conmemoración de los disturbios de Stonewall, el GLF, organizó una marcha de Greenwich Village a Central Park, a la que asistieron entre 5.000 y 10.000 manifestantes. A partir de ese momento, la costumbre fue adoptada por multitud de ciudades estadounidenses, siendo las “prides” más famosas en este momento, junto a la de Nueva York, las de San Francisco, Chicago, Los Angeles y Seattle. En España, por razones más que conocidas, esto empezó mucho más tarde, claro está.
Fuente: Ambiente G

No hay comentarios:

Publicar un comentario