lunes, 29 de junio de 2015

Té blanco, el antioxidante más potente de la naturaleza

Té blanco, el antioxidante más potente de la naturaleza 
 Además de acelerar nuestro metabolismo y ayudarnos a perder peso con salud, el té blanco nos aporta firmeza, por lo que evitamos la flacidez.


Puede que el té blanco no sea tan conocido como el té verde o rojo pero, dados sus grandes beneficios, es habitual verlo cada vez más en nuestras tiendas naturales y supermercados especializados.
Vale la pena tenerlo en casa y tomar una taza cada tarde. Su sabor es delicado y nos deja en la boca un agradable matiz a flores tan dulce que no necesitarás incluir azúcar. ¡Te encantará!
Ahora bien, si hay un aspecto por el cual el té blanco es conocido, es por su poder antioxidante.
Un estudio llevado a cabo en 2009 por la Universidad de Kingston de Londres (Reino Unido) nos reveló que, además de ser una de las bebidas naturales más ricas en antioxidantes, nos ayuda a evitar que las enzimas de elastina y colágeno se rompan, por lo que retrasa la aparición de arrugas.
Es maravilloso, y por ello te invitamos hoy en nuestro espacio a conocer más datos sobre el té blanco.

El té blanco, un milagro de la naturaleza

Té-blanco-Teaposy-Flores-de-té

¿Qué tiene de especial el té blanco en su composición para hacerlo tan rico en antioxidantes? Hay un aspecto curioso que seguro te llama la atención: el té blanco se obtiene en realidad del té verde.
Les diferencia que, en su recolección, se suele aguardar a la llegada de la primavera para coger exclusivamente sus brotes más tiernos.

Su forma viene a ser como una especie de vello blanco muy delicado, y es ahí, en esa parte tan fina de la planta, donde se concentran los mayores nutrientes y la mayor energía.
Dada su delicada recolección, se sabe que era el té favorito de la realeza china, en especial de la Dinastía Tang (618 – 907 d. C.).

Hay textos que datan del  año 1200 en los que se habla del té blanco como unas delicadas hebras del color de la plata que debían cogerse muy suavemente con los dedos sin “aplastarlas”, para ser  cocidas al vapor y, después, someterlas a un cuidadoso proceso de secado.

Como podemos ver, el té blanco era considerado una bebida tan exclusiva como costosa, dirigida solo a las clases más altas de la sociedad, y cuya finalidad era siempre la de favorecer la eterna juventud y mejorar la salud cardíaca.

Existe además una leyenda que nos dice que el té blanco confería la inmortalidad.
De ahí que solo pudieran elaborarlo personas afines a la realeza que conocían ese secreto por el cual la familia real disfrutaba “siempre” de una salud excelente. ¡Muy curioso!

El poder antioxidante del té blanco

infusiones

Según la revista “BioMed” de medicina natural alternativa, el té blanco es el antioxidante más potente de la naturaleza, por encima incluso que el té verde.

En el estudio llevado a cabo en la Universidad de Kingston se llegó a comparar las propiedades de esta planta con otras 21.

A pesar de que todas disponían de grandes beneficios para nuestra salud, el poder antioxidante del té blanco era el más poderoso para combatir el envejecimiento y luchar frente a los radicales libres que originan el cáncer.
  • Los antioxidantes del té verde ayudan a mantener unidas las enzimas que dan consistencia al colágeno y la elastina, de forma que las arrugas tardan más en aparecer e incluso logra atenuar su incidencia.
  • Dada su capacidad para ofrecer firmeza, es ideal para esas épocas en que deseamos bajar de peso pero además, evitar la molesta flacidez.
  • No olvidemos que el té tiene la capacidad de acelerar nuestro metabolismo, así que el té blanco sería una opción más que acertada para incluir en nuestra dieta cuando queramos adelgazar con salud.
  • Otro dato de gran valor que descubrieron en este estudio es que el té blanco reduce la inflamación asociada a la artritis reumatoide, de ahí que sea muy valioso para todos los pacientes aquejados por esta dolencia.
  • Si bien el té blanco es el mejor recurso natural para fortalecer las enzimas que producen colágeno y elastina. Tras él tendríamos también al té verde, el té de rosas, las granadas y el anís.
  • Es interesante saber también que el té blanco es muy rico en flúor, por tanto nos protege contra las caries dentales.
  • ¿Sabías también que es muy eficaz para combatir la fatiga física y mental? Así es, además mejora la concentración y memoria.

¿Cómo puedo tomar té blanco?

Te blanco
Lo habitual es tomar unos 25 gramos al día de brotes de té blanco en infusión, siendo siempre más adecuado servirlo después de tus comidas.

No obstante, te gustará saber también que es la mitad de excitante que el té verde, por lo cual puedes tomar de dos a tres tazas al día.

Su sabor es dulce y floral, de ahí que no sea necesario añadirle otro endulzante aunque, si lo deseas, puedes recurrir a la miel.

Comentarte además que no es recomendable que le añadas leche al té blanco, porque de ese modo perdemos por completo el poder antioxidante de esta bebida ancestral.

Como recomendación final te diremos que gran parte del té blanco que se comercializa para los supermercados no es puro al 100%, ya que suelen mezclarlo con té verde.

Así pues, acude siempre a una tienda natural especializada donde puedas ver tú misma los brotes blancos. Aunque esté molido, el tono siempre será plateado, nunca oscuro o verde.
Fuente: Mejor con salud

No hay comentarios:

Publicar un comentario