miércoles, 24 de junio de 2015

“Sangre Transmaricabollo”, el manifiesto 2015 del Orgullo Crítico

“Sangre Transmaricabollo”, el manifiesto 2015 del Orgullo Crítico 
 La Asamblea Transmaricabollo de Sol ha publicado su manifiesto 2015 para el “Orgullo Crítico”, la manifestación LGBT alternativa que se opone a “las normas del mercado” y se solidariza “con todas las compañeras que sufren la falta de derechos, la estigmatización y la represión capitalista y heteropatriarcal”.

El texto, titulado "Sangre Transmaricabollo", será leído el próximo 28 de junio, a las 19 horas, en la Plaza Vázquez de Mella (Madrid), para la manifestación del Orgullo Crítico. Primero se leerá el manifiesto de la asamblea del Orgullo Crítico, al finalizar el recorrido, y después se dispondrá de un micrófono abierto para que otras asambleas y colectivos lean lo que quieran.

El movimiento Transmaricabollo nació en 2011 fruto de lo que entonces se denominó “Orgullo Indignado”.

A continuación transcribimos el texto íntegro del manifiesto, remitido desde la Asamblea.

“En una sociedad heteropatriarcal, los espacios de disidencia sexual, afectiva y de género están secuestrados por la mafia y la maquinaria capitalista. Se suceden acosos y redadas instigadas por la policía hasta que algunas deciden plantarse y enfrentar la opresión "normativizadora".

Estamos hablando de 1969 en Christopher Street (Nueva York) tras la redada del bar Stonewall. Aunque podríamos haber estado hablando de la persecución a las transmaribibolleras en España durante el franquismo, de las patadas de los Mossos d’Esquadra a la puerta de La Bata de Boatiné en Barcelona o de las barridas de Chueca con antidisturbios durante el Orgullo en los últimos años.

A través del espacio y el tiempo que separa unos y otros abusos, las transmaribibolleras de todo el mundo seguimos diciendo no a quienes, cuando no pueden silenciarnos, reprimirnos, encarcelarnos o golpearnos, optan por mercantilizar nuestros cuerpos y gentrificar nuestros barrios a favor del sistema capitalista y las normas del mercado.

Por eso hoy, aquí y ahora, más allá de los kilómetros que nos separan a unas de otras, nos solidarizamos con todas las compañeras que sufren la falta de derechos, la estigmatización y la represión capitalista y heteropatriarcal.

Estamos cabreadas por los ataques a nuestras hermanas en Rusia, a las que entendemos mejor que nunca ahora que nos quieren hacer callar con la Ley Mordaza. Rabiosas porque en tantos países la disidencia sexual se condene con la pena de muerte, y en muchos más con penas de cárcel que pueden llegar a la cadena perpetua. Furiosas de que el régimen fascista de Israel presuma de ser un paraíso LGBT mientras masacra a un pueblo entero. Hasta el coño de las asociaciones que premian a Obama mientras apoya la masacre del pueblo palestino e instiga la guerra allí donde ponen la mirada sus intereses imperialistas. Hasta las tetas de las mutilaciones genitales femeninas, de las violaciones correctivas a bolleras, de los asesinatos de travestis, trans y trabajadoras del sexo y de todas las violencias y crímenes machistas aquí y a lo largo y ancho de todo el planeta.

Y estamos indignadas porque se firmen tratados de libre comercio de mercancías mientras el Mediterráneo se convierte en una fosa común de refugiadas y migrantes. Indignadas porque el estado español mantenga el apartheid sanitario asesino mientras se lucra con la explotación esclavista de las sin papeles.

Transmaribibolleras del mundo, ¡unámonos! ¡Vuestra lucha es nuestra lucha!

Ante el cambio en el mapa político de muchas de nuestras ciudades no vamos a caer en triunfalismos y mucho menos a quedarnos en las felicitaciones: seguimos en las calles.

Combatiendo los ataques transhomofóbicos y defendiendo nuestras zonas de cruising y nuestros espacios bolleros. En lucha por la despatologización de la transexualidad, por la autodeterminación del género de les niñes, contra la mutilación genital de los bebés intersexo. Desafiando los dictados de la monogamia obligatoria y de la heterofamilia nuclear y radiactiva, especialmente los de la familia irreal. Luchando contra la serofobia y exigiendo políticas públicas de prevención del VIH. Reclamando nuestro derecho a quedarnos embarazadas o no, si así lo decidimos y sin pagar por ello. Seguimos en lucha por una educación pública inclusiva de todas las diferencias y por los derechos laborales de todas, empezando por los de las trabajadoras del sexo.

Seguimos en las calles para defender nuestro derecho a la protesta, al trabajo, al techo y al placer.

Por eso hoy, aquí y ahora, mientras el austericidio y la represión jurídica y policial nos siguen castigando, igual de hartas e indignadas, vulnerables pero nunca vencidas, seguimos dándo(nos) por culo.
Fuente: Ragap

No hay comentarios:

Publicar un comentario