viernes, 12 de junio de 2015

Pareja: ¿importa el físico o el interior?

pareja gay amorEl otro día comentaba con un cliente que vivimos en una sociedad donde la imagen, en general, es muy importante; yo diría que se le da excesiva importancia a lo visual, que hemos sido creados con más sentidos... Y él me preguntaba si creía que si todos fuéramos ciegos, seríamos más humanos, en el sentido de que a veces nos fijamos en exceso en lo físico.

Esto me llevó a pensar en lo que muchas veces oímos: sobre la importancia del físico, por exceso o por defecto, o el “no me importa el físico, me importa la persona…” Y yo me pregunto, ¿acaso el físico no forma parte de la persona? O ¿el interior no forma parte también de la persona? ¿Qué es lo más importante? ¿Dónde poner el acento, si es que hay que ponerlo? ¿Sabemos lo que realmente queremos?

Nos podemos encontrar, en una clasificación de mi cosecha, con tres tipos de personas. Explícitamente hablo a la hora de buscar o encontrar pareja respecto al físico:
  • pareja gay copy copy copyEl ego-exceso: la importancia del físico es lo primero y fundamental. Viven por y para su físico (lo cual, hasta cierto punto, y de forma sana, admiro por su constancia) y a la hora de encontrar pareja le dan mucha importancia a ello. Sus estándares quizás están muy marcados por este tema, la parte física juega un papel muy importante a la hora de buscar al amor de su vida. Quizás si no cumplen ese punto al 100%, automáticamente sale el rechazo, sin dar oportunidad a explorar más allá, se quedan en la fachada.
  • El ego-subterráneo: ninguna importancia del físico. Generalmente en estos casos, me he encontrado a personas que no se cuidan nada, físicamente, y no sólo eso, sino que en muchos casos, no se aceptan ni se valoran, y no hacen nada para mejorarlo, pueden ser los que dicen “lo que importa es el interior, no el físico”; los que no entienden que quizás por su físico, porque al otro no le gusta, le digan que no; los que, aunque digan que no, buscan en otro el cuerpo que ellos no tienen y les gustaría tener; los que desesperadamente “necesitan” tener pareja y bajan y bajan su listón.
  • El ego-equilibrio: valora a la persona en su conjunto. Personas emocionalmente sanas, con una buena autoestima lo que hace ver y valorar al otro en su conjunto. Es el que mira la fachada y el piso. Es el que da oportunidades, tiene una mentalidad abierta, el que quiere tener una pareja y vivir de forma plena.
En este punto, cambiaría el título por “físico e interior”. En una relación de pareja tendría que haber una conexión completa, con la persona en su conjunto. El interior para tener una riqueza de vida, de conversación, de intereses, aficiones que ayuden a formar y disfrutar la pareja; y también una parte física.
Yo siempre digo que cuando conocemos a alguien que nos hace “tilín” algo físico nos atrae, sobre todo cuando nos acercamos a esa persona sin que nos la presenten, porque una pata importante de la pareja son las relaciones íntimas, para lo que creo esa persona te tiene que gustar físicamente.

Para gustos los colores, en cuanto al físico que a cada uno le guste: musculosos, fibrados, con pelo o sin él, los fofisanos, más regordetes o menos, con tripa de una forma u otra, y así un sinfín de gustos, más cariñoso o menos, besucón o no (y no entro en el mundo del besar que daría para otro post).

Si aprendemos a valorarnos a nosotros en conjunto, valoraremos a los demás en su conjunto, estaremos preparados para decir y escuchar “si, no o quizás”. Que gustas y te gusta, genial; que a alguno no gusta, pues no pasa nada, aplica la filosofía de “vida y yo seguimos”. No juzgues, no impongas, no desprecies, no humilles, ni a ti ni al otro.
Como siempre digo, si uno se respeta a sí mismo, respetará y se hará respetar.
Fuente: Cascaraamarga.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario