domingo, 28 de junio de 2015

Gay Pride: Orgulloso y feliz de quien soy

Un año más llegan las celebraciones del Gay Pride en todo el mundo, el próximo 28 de Junio, aunque ya en muchas ciudades se van celebrando en distintas semanas, para no coincidir todas las fiestas el mismo fin de semana.

manos arcoirisEste Día Internacional del Orgullo LGTB tiene su origen en los conocidos como Disturbios de Stonewall, donde hubo una serie de manifestaciones contra la redada policial que tuvo lugar el 28 de junio de 1969 en el pub Stonewall Inn del barrio neoyorquino de Greenwich Village.

Para mí, este día de reivindicación por la igualdad y la tolerancia, no es al uso de otros Días Internacionales, lo que marca o diferencia es el ambiente festivo en el que se desarrollan. Fiesta que tiene sus defensores y sus detractores. Lo que sí es una realidad es que cada vez mueve más gente. Véase el caso de Madrid, con más de un millón de visitantes de todo el mundo.

Con independencia de si estás a favor, en contra o te da igual; de si vas a las de tu ciudad o no, es un día para celebrar “quien eres” como persona al completo. La sociedad, el entorno, los gobiernos podrán apoyarnos y defendernos, algo muy necesario; o podrán hacer lo contrario, pero el que más se tiene que poner en valor, sentirse orgulloso y feliz de quien eres, eres tú mismo.

No esperar a que desde fuera te acepten, te abracen y te quieran para hacerlo tú, porque ¿y si no llega ese abrazo?
No es necesario salir a la calle para que te valoren y los demás te vean. El gran secreto está en quererte a ti mismo al completo, cada día de tu vida, incluyendo esa parte de ser gay o lesbiana, porque forma parte de tu ser, por lo tanto:

El valor que tú te des como persona, será el valor que te darán los demás.
Si tú reniegas de quien eres, los demás renegarán de ti.
Si tú te desprecias, los demás te podrán aceptar, tú te seguirás despreciando.
Si por el hecho de ser gay crees que no mereces ser feliz, ni llevar la vida que quieres, te aseguro que nunca lo serás.

paraguas gayMi pregunta es, ¿quieres ser feliz o quieres seguir sintiéndote un “desgraciado de la vida”?

El gran paso para ser feliz es el de aceptarte y respetarte a ti mismo, lo que conlleva AMARTE. Amarte desde lo más profundo de tu ser, desde esos rincones oscuros a los que no quieres acceder, porque te da miedo, te asusta; amarte en tu total desnudez, sin muros ni barreras. Y os lo digo desde el corazón y por experiencia personal.
Mucha gente me dice que les gustaría encontrar el amor de su vida, sentirse queridos y cuidados, y siempre pregunto, pero ¿tú te quieres al 100%? Los demás, tus amigos, pareja, amigos te podrán querer con locura, que si tú no te amas, no lo verás, ni lo vivirás ni lo disfrutaras.




¿Con que frecuencia te declaras amor eterno a ti mismo? ¿Cuántas veces te has dicho que te quieres, desde el corazón, sin ningún “pero” o “cuando cambie esto o aquello”?

Un ejercicio que yo hago, y muchos de mis clientes están haciendo, con grandes beneficios, es ponerse cada día delante de un espejo, mirarse profundamente a los ojos, entrar dentro, sin miedo, y desde ahí, hacerse una auto - declaración de amor. ¿Lo has hecho alguna vez? Pruébalo durante varios días, hasta que se convierta en un hábito y verás los resultados.

El amor es curativo no solo para los demás, también desde y para uno mismo.
Fuente: Cascaramarga.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario