sábado, 16 de mayo de 2015

Las 10 mejores piscinas naturales de España

Las 10 mejores piscinas naturales de España 


Cuando empieza a apretar el calor también comienzan las ganas de un buen chapuzón. No hace falta irse demasiado lejos para disfrutar de aguas limpias enclavadas en paisajes naturales espectaculares ya que en España tenemos unas piscinas preciosas creadas por la propia naturaleza. En Skyscanner hemos querido hacer una selección de las mejores piscinas naturales de nuestro país en las que refrescarte con el buen tiempo.


1. Garganta de los Infiernos, Cáceres, Extremadura

Por si el espectacular paisaje blanco de cerezos en flor que cada año nos ofrece el Valle del Jerte no fuese suficiente, esta zona de Cáceres tiene mucho más que para visitar. Además de una gran cantidad de senderos para los amantes del senderismo, la Reserva Natural Garganta de los Infiernos se caracteriza por sus saltos de agua, cascadas y 13 piscinas naturales o pilones causados por la erosión de los ríos en el granito. Terminar con un chapuzón algunas de las rutas de senderismo de esta reserva observando la fauna y flora cacereñas es, sin duda, un plan ideal para los días de mucho calor.


2. Termas de Ourense, Galicia

En plena naturaleza, a orillas del río Miño y a lo largo de cuatro kilómetros podemos encontrar un precioso circuito termal al aire libre. Las Pozas de A Chavasqueira, Muiño das Veigas, Outariz y Burgas de Canedo están repletas de aguas que brotan del interior de la tierra a más de 60 grados de temperatura, por lo que el baño en ellas, además de ser un gustazo, tiene efectos beneficiosos para la salud y sirven para tratar enfermedades de la piel y problemas óseos como la artritis o el reuma.



3. Los Charcones, Lanzarote, Canarias

Aunque llegar ya es una pequeña aventura y requiere un calzado adecuado, el paisaje que Los Charcones constituye es todo un regalo para la vista. Junto a las ruinas de un hotel de los años 40 que nunca se llegó a terminar de construir, en la costa suroeste de Lanzarote podemos encontrar un paraíso de belleza singular: un conjunto de piscinas naturales de todas las formas y llenas de aguas claras de diferentes tonalidades con el mar como telón de fondo. El esfuerzo de alcanzar este casi desconocido rincón repleto de piscinas, que han permanecido casi intactas al paso de los siglos, está más que justificado.

Los Charcones Lanzarote © Turismo Lanzarote
© Turismo Lanzarote


4. Piscinas naturales de Rascafría, Madrid

Como bien dice la canción, en Madrid “no hay playa, vaya, vaya”, así que muchos madrileños buscan opciones para refrescarse cuando el calor nos pide enchufar el aire acondicionado. Las Presillas son las piscinas naturales de Rascafría, junto al cauce del río Lozoya y con unas bonitas vistas del Pico Peñalara. Las tres piscinas de las que se compone el complejo están rodeadas de zonas verdes en las que pasar el día entre baño y baño en unas aguas a veces tan frías como el nombre de su pueblo vecino indica. Además de la toalla, la crema solar, el libro y un buen bocadillo, no te olvides de llevar calzado adecuado, ¡las piedras pueden ser traicioneras!



5. La Font Calda, Tarragona, Cataluña

En la localidad de Gandesa se puede encontrar una fuente de agua medicinal que brota a 28 grados de temperatura junto al río Canaletes. Desde el siglo XIV se tiene conocimiento de estas aguas con sulfato magnésico, cloruro sódico, cloruro cálcico y carbonato cálcico y podemos seguir disfrutando de ellas ya que hay un tramo habilitado para el baño y una zona de ocio con mesas para sentarse a disfrutar del paisaje de encinas, pinares y acantilados de piedra mientras comemos. Además, es obligatoria la visita al Santuario de la Fontcalda y el recorrido en bici por la Vía Verde de la Terra Alta desde el pueblo de Bot, que trascurre por unos 6 kilómetros aptos para todos los públicos y que finalizan con la recompensa de un refrescante chapuzón.



6. El Caletón, Tenerife

La erupción del volcán de Trevejo en 1706 y la posterior solidificación de la lava por contacto con el mar provocaron la formación de unas piscinas naturales de caprichosas formas y llenas de aguas claras y saladas. Podrás encontrarlas frente al océano y junto al castillo de San Miguel en Garachico, al norte de la isla de Tenerife, y darte un baño cuando el oleaje no sea demasiado fuerte.


entrada es gratuita!


 

 

 

 

 

 

 

7. Gulpiyuri, Asturias

Gulpiyuri es una de las piscinas más espectaculares del norte de España con razón. Y es que se trata de una playa sin mar, sin ver su horizonte, un misterio más de la naturaleza del que disfrutar. La posibilidad de baño depende de las mareas, ya que el agua salada entra desde el mar a través de un conjunto de cuevas subterráneas, por lo que conviene informarse de la situación antes de llegar. ¿A qué esperas para conocer uno de los lugares naturales más curiosos de nuestro país?

Playa de Gulpiyuri Asturias

8. Fuentes del Algar, Alicante, Comunidad Valenciana

A unos 15 kilómetros de Benidorm, en Callosa d’en Farià, encontrarás el lugar perfecto para un respiro de los días de playa de la costa alicantina. Este bonito paraje natural ha alcanzado fama gracias a sus cascadas y tolls (remansos de agua o piscinas) de aguas en tonos turquesa en las que darse un buen baño tras realizar alguna ruta medioambiental por esta Zona Húmeda Protegida. El problema es que a veces está demasiado congestionado, así que procurar visitarlas de lunes a viernes, cuando podrás ponerte en remojo sin tantas personas a tu alrededor.


9. Las Chorreras, Cuenca, Castilla-La Mancha

El espectáculo natural que te espera en Cuenca es algo que no te imaginas. Rápidos, gargantas, cascadas, hoces y unas pequeñas pozas o piscinas de aguas turquesas a lo largo de unos 300 metros en el trascurso del río Cabriel, que se ve obligado a descender 120 metros de súbito creando esta maravilla. Para llegar hasta aquí tendrás que ir a la población conquense de Enguídanos y después puedes continuar en coche o hacerlo a pie y descubrir este precioso paraje desde las alturas. La ruta es circular y dura unas cuatro horas, teniendo la posibilidad de pararte a darte un merecido baño en una de las piscinas del río. ¡Coge la toalla y disfruta de la naturaleza!
Las Chorreras Cuenca Castilla la mancha © Michael Müller Cárdenas / Flickr (Creative Commons)
© Michael Müller Cárdenas / Flickr (Creative Commons)

10. Arenas de San Pedro, Ávila, Castilla y León

Te damos un plan perfecto para este verano: una excursión a las piscinas naturales de Arenas de San Pedro, en la Sierra de Gredos. Con agua cristalina bien fría proveniente de las mismas montañas y excelentemente acondicionadas para todos los públicos, la zona dispone de césped en el que tumbarse, un restaurante y un espacioso aparcamiento. Si eres algo más atrevido y quieres ponerte en remojo sin demasiada gente, te recomendamos andar un poco río arriba, ya que en la zona de los saltos de agua tendrás toda la naturaleza que quieras para ti solo.


Fuente:Skyscanner

No hay comentarios:

Publicar un comentario