sábado, 30 de mayo de 2015

Ética y variedad en las prácticas sexuales

 sexo fetiche

En este post, como en todos, no pretendo juzgar a nadie por lo que piense o haga; ni voy defender, condenar ni emitir una opinión personal. Lo que sí, desde aquí, os digo que siempre sexo seguro, sin riesgos, por tu salud y la salud de las otras personas.
Este tema daría para mucho, y sobre todo ciertas prácticas, digamos que se salen de “lo común”, pudiendo llegar a ser tema espinoso dependiendo de con quien lo hables, un close minded o un open minded.
Hay personas que son "anti esa práctica" y se rasgan las vestiduras ante ello, y condenan a los que lo practican; los que ni fu ni fa y respetan; y los pro, que a su vez, algunos lo viven con total normalidad, y otros que por miedo o vergüenza, por “el que pensarán” se esconden, siempre lo negaran. Que vaya por delante, que cada uno diga o cuente de su intimidad lo que quiera.
Buscando definiciones de ética, según algunas corrientes clásicas, son los actos que las personas realizan de modo “consciente y libre”. Fernando Sabater, en su libro Ética para Amador, la define como “el arte de vivir, el saber vivir, por lo tanto el arte de discernir lo que nos conviene (lo bueno) y lo que no nos conviene (lo malo)”.
¿Son buenas, son malas? ¿Están bien, están mal? ¿Qué es lo común y quien decide qué es lo común o normal? ¿Sabes vivir, incluyendo tu sexualidad? ¿Sabes discernir sobre tu sexualidad? ¿Cómo te sientes, tú, como persona, en lo más íntimo, después de esas prácticas sexuales?
Cada uno tendremos nuestra opinión, tan respetable como las de los demás. Desde un punto de vista de las personas, y siempre, siempre, desde la libertad y respeto de cada uno. Sin imponer criterios, éticas ni moral. No somos poseedores, ninguno de la ética absoluta; y si opinamos sobre el tema, que sea una opinión asertiva. Somos muy dados a creer que lo que pensamos es “la verdad”, y lo que piensas o crees es “tu verdad”.
Libertad y respeto. Creo que esta deber ser la premisa para todo lo que decidas hacer en tu vida y con tu cuerpo.
  • Respeto hacia uno mismo, nunca denigrarte como persona, por conseguir un propósito o un objetivo, como puede ser tener relaciones sexuales. Quizás lo consigas, pero tu yo interior puede quedar muy dañado.  Si lo haces, que sea de forma libre y consciente, porque realmente lo quieres, respetándote como persona. Hay gustos para muchas cosas, algunas, desde mi opinión personal, no van conmigo. A veces, el tipo de sexo que podamos practicar, o que creemos nos puede gustar, puede ser reflejo de cómo está nuestra autoestima, del valor que nos damos a nosotros mismos. ¿Lo has pensado alguna vez?
  • Respeto hacia los demás. No a todos gusta ni quieren, lo mismo. Igual que a ti te gustará que te respeten como persona, al otro también. No imponer criterios ni gustos, ni para sí, ni para no. Ni imponer tu moral o ética, ni emitir juicios de valor en perjuicio del otro.
 Fuente:cascaramarga.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario