miércoles, 8 de abril de 2015

¿Pierdo más peso cuanto más sudo?

Cuando hacemos ejercicio, en muchas ocasiones pensamos que si sudamos más, parece que estemos perdiendo más peso. Incluso hay "aparatos milagrosos" en el mercado que ayudan a la sudoración de ciertas partes del cuerpo con el objetivo de perder peso.

sudorEsto es una verdad a medias: el líquido perdido se recuperará inmediatamente al hidratarse de nuevo. Y es que el ser humano está compuesto al 60-75% de agua, lo que la hace un elemento fundamental para el organismo. El cuerpo humano funciona, en gran medida, gracias al agua. De hecho deshidratarse es una de las situaciones más graves que puede llegar a enfrentar el ser humano. Si a lo largo de la práctica del ejercicio, tenemos sed, hay que saciarla. No hacerlo puede llevarnos a la deshidratación, y puede provocar mareos, desmayos, calambres y pérdida de conciencia.
Cuando hacemos ejercicio y sudamos, nuestra temperatura aumenta. En realidad, el sudor cumple dos funciones fundamentales con el cuerpo humano: regular la temperatura del cuerpo y eliminar toxinas que serían perjudiciales para nosotros. Por medio de la sudoración, el cuerpo regula la temperatura, a la vez que pierde agua, potasio, sodio y magnesio. Sin embargo, volveremos a recuperar esos componentes en cuanto nos hidratemos o comamos. Entonces, ¿sudar al menos significa que hemos obtenido mejores resultados que si no lo hacemos? Nada más lejos de la realidad. Al sudar y perder agua, el corazón bombea más rápido y aumenta la presión arterial.
Por ello, es absolutamente recomendable estar hidratado a lo largo de todo el entrenamiento. Eso sí, es recomendable ingerirla a sorbos pequeños a lo largo de toda la práctica. Finalizado el ejercicio, igual que les ocurre a los cantantes tras un concierto, pesar menos solo quiere decir que hemos perdido agua de nuestro cuerpo y no grasa, que es lo que realmente importa.
hidratacionUna adecuada hidratación a lo largo de la práctica ayuda a mejorar el rendimiento. Con el agua, se puede recuperar energía y minerales además del agua perdida.
Si además el objetivo es la pérdida de peso, no es necesario llevar mucha ropa para sudar más. Más bien al contrario: es muy importante transpirar bien, puesto que de lo contrario, si aumentamos la temperatura del cuerpo al sudar, el cuerpo centrará sus esfuerzos en reducir la temperatura en lugar de quemar las grasas.
Las calorías que quemamos durante un ejercicio dependerán del peso, la intensidad y el tiempo efectivo de trabajo pero nunca tendrán que ver con la cantidad que sudes. En definitiva, haz ejercicio hidratado, continúa hidratándote mientras lo haces y muévete. Lo de sudar, es una historia aparte.
Fuente: Cascaraamarga.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario