jueves, 30 de abril de 2015

¿Lesbianas de segunda?

Lesbianas 


En mi anterior artículo “¿Es mi novia menos lesbiana?” hablé sobre estereotipos y lesbianas que no cumplen con los que hay impuestos en la sociedad para ser “una lesbiana de verdad”. Leyendo vuestros comentarios me encontré con el de una chica que preguntaba si cumplir dichos estereotipos le hacían ser una lesbiana de segunda o hacía un flaco favor al resto de lesbianas saliendo del armario. Otra cosa que me llamó mucho la atención en el comentario fue que a las lesbianas que cumplen con tales estereotipos nadie les pregunte que quién hace de hombre en la relación porque dan por supuesto que son ellas. Dicho comentario me hizo pensar en que quizás nos hemos volcado tanto en visibilizar a las mujeres que rompen los esquemas o los patrones impuestos para ser lesbianas que hemos relegado de manera totalmente inconsciente a las mujeres que sí los cumplen. La respuesta a sus preguntas es un NO rotundo. Pero no me voy a quedar en el no a secas, voy a dar las razones por las que la respuesta a sus preguntas es NO.

mirales.es 

Soy lesbiana, cumplo X estereotipos y, ¿qué más da? ¿Qué es ser una lesbiana de segunda? Dejemos claro desde un principio que no existen lesbianas de primera ni lesbianas de segunda ni de tercera ni de cuarta ni de quinta. Somos mujeres que amamos a otras mujeres. Sin categorías. En cualquier caso estaríamos todas en el mismo puesto, el número uno. Lesbianas de primera con estereotipos o sin ellos. No nos pongamos escalones inexistentes entre nosotras ni pretendamos crearlos.

Cada mujer tiene su propio estilo a la hora de vestir o cortarse el pelo, igual que tenemos personalidades distintas y unas ven completamente necesario definirse ante la sociedad como lesbianas y otras lo ven una simple etiqueta innecesaria. Podríamos hacer uno y mil debates sobre este tema, de hecho, muchas veces los hacemos. Y siempre sacaremos la misma conclusión, compartimos condición sexual, no identidad, con lo cual podemos tener distintas opiniones de la misma sin que pase nada.

Definimos nuestro aspecto acorde a lo que nos hace sentir mejor, lo que pensamos que más nos favorece, lo que más nos gusta, las prendas que van más con nuestra personalidad o simplemente otras pueden decidir ir variando e ir moldeando su estilo en relación a las modas que surgen en el momento.
mirales.es 

En segundo lugar, salir del armario en absoluto es un flaco favor para nadie. Es más, defiendo la visibilización de todas las formas posibles, cualquier mujer lesbiana que se muestra al mundo como tal y hace con su pareja lo que cualquier otra pareja en lugares públicos sin esconderse de nadie está haciendo un GRAN favor a todas. Por supuesto independientemente de tu aspecto, no tendría ningún sentido que alguien pensara que es malo que una mujer lesbiana que lleve el pelo corto está desfavoreciendo a las que lo llevan largo, o que las que llevan pantalones desfavorecen a las que llevan falda, o que las que llevan zapatillas desfavorecen a las que llevan tacones… Y así podría hacer una lista muy larga.

En cuanto a los papeles hombre/mujer en una relación entre dos mujeres, ¿desde cuándo una mujer tiene que hacer de hombre para que una relación entre dos mujeres funcione? No hay hombre al igual que en una relación de dos hombres no hay mujer y ninguno hace de mujer. ¿Por qué la gente da por hecho que una asume el papel de hombre? Quizás sea porque todavía nos queda algo por avanzar. Empezando por nosotras mismas, cuando alguien dé por sentado que tú haces de hombre, explícale que tú eres mujer, te sientes como tal y amas a otra como tal.
Fuente: MiraLes.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario