martes, 14 de abril de 2015

25 años de la muerte de Greta Garbo: una bisexualidad de película



25 años de la muerte de Greta Garbo: una bisexualidad de película

 Fue conocida con los apodos de ‘La divina’ y ‘La mujer que no ríe’, debido a su siempre rictus serio. Una vez, incluso, apareció en la portada de todos los medios bajo el titular ‘La Garbo ríe’, tras la carcajada que soltó en una escena de su memorable filme ‘Ninotchka’. Vamos, que podría decirse que era la Victoria Beckham de los años 30.

Y es que Greta Garbo era la actriz mejor pagada de Hollywood por su aspecto enigmático y misterioso. Y su caché aumentaba cuando más preguntas dejaba sin contestar. Fue una estrella en el cine sonoro, pero también mudo. Como muda era ella a la hora de hablar de su sexualidad.

A día de hoy, 25 años después de su muerte, su bisexualidad sigue sin confirmarse y Grata Garbo sigue siendo la misma mujer misteriosa que enamoro al mundo enteró. Se retiró del mundo del cine en 1941, con 36 años, y se convirtió en la gran desaparecida, ya que nadie sabia de ella. Hasta el 15 de abril de 1990, cuando falleció a sus 84 años en Nueva York.

Cuentan las malas lenguas que ella siempre quiso huir de la vida pública, para no tener que dar explicación alguna de sus preferencias sexuales. Era hermética y evasiva. Y todos aseguran que era bisexual. Entre sus amantes más sonadas se encuentran la actriz mexicana Dolores del Río y de la escritora hispano-estadounidense Mercedes de Acosta, con quien mantuvo 28 años de amistad y abundante correspondencia que quedó como legado después de la muerte de Mercedes en 1968.

Pero la relación que más comentarios levantó fue la que mantuvo, supuestamente, con la femme fatale Marlene Dietrich, protagonista de ‘El ángel azul’. Al parecer, trabajaron juntas en una película muda siendo muy jóvenes y fue ahí cuando mantuvieron un romance. Pero de ahí en adelante fingieron no conocerse nunca y su relación se convirtió en una de amor odio.

Greta decía sentirse maltratada por Marlene, y Dietrich consideraba a La Garbo como una mujer estrecha de mente, de carácter provinciano y siempre se refería a ella en términos despectivos.

Rumores que aumentaron debido a que Garbo nunca se casó ni tuvo hijos, y que sus más allegados nunca confirmaron ni desmintieron. Incluido el periodista sueco Sven Broman, con el que mantuvo largas conversaciones en sus últimos años, y a quién le dio permiso para publicar su biografía una vez que ella muriese.
Fuente: Ragap

No hay comentarios:

Publicar un comentario