viernes, 13 de marzo de 2015

¿Quiénes se someten a cirugía estética en España?

¿Quiénes se someten a cirugía estética en España? 


Cada vez hay más personas que por salud o por bienestar consigo mismas deciden someterse a una operación quirúrgica que les ayude a sentirse mejor.

De acuerdo con la definición de la RAE, la cirugía plástica es una especialidad quirúrgica cuyo objetivo es restablecer o mejorar una parte del cuerpo. Dentro de ella, la cirugía estética es una rama centrada en el embellecimiento del paciente, y la parte reparadora hace referencia a las intervenciones que se realizan, por ejemplo, a grandes quemados o mujeres que han perdido un pecho, o ambos, tras un cáncer de mama.
Antes de someterse a una cirugía plástica para mejorar la imagen o calidad de vida es necesario consultar al médico de cabecera para obtener información sobre si es recomendable de actuar en una u otra parte de tu cuerpo.
Los españoles y la cirugía
La institución que aglutina a los profesionales de este tipo de cirugía en España es la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) que ha presentado reciente un informe denominado ‘La realidad de la cirugía estética en España 2014’, cuyos puntos más importantes este enlace.
Los datos los han obtenido de una gran encuesta entre centenares de cirujanos plásticos y a responsables de hospitales y centros sanitarios de todo el país. De acuerdo con los resultados, en España se han producido 65.000 operaciones de cirugía estética en 2013 en las que se han invertido 304 millones de euros. Pese a que son grandes números, suponen un descenso de la actividad de entre un 15% y 18% que los encuestados atribuyen a la crisis económica y al intrusismo laboral.
A la hora de evaluar el coste de una intervención estética hay que tener en cuenta muchos factores, empezando por un buen diagnóstico así como el estado físico y psicológico de los pacientes. De los 300 millones de euros que se destinaron a la cirugía plástica; 71 millones corresponden a los gastos de hospitalización –anestesia, personal, material– y farmacéuticos, y otros 28 millones se dedican a prótesis.
Dado que los costes de una de estas operaciones rara vez bajan de los 1.000 euros, Fintonic recomienda establecer un plan de pagos realista para no desembolsar grandes cantidades ‘de golpe’. Lo habitual es que cada clínica ofrezca una financiación a media; si estableces una serie de plazos, nuestra app te ayudará a tener controlado cada movimiento en tu cuenta.
Algunas de estas intervenciones plásticas están cubiertas por la Seguridad Social. No obstante, hay seguros de salud que también las cubren, pero sólo aquellas que están motivadas por causas médicas (enfermedades, accidentes), dejando fuera a las que tienen detrás motivos exclusivamente estéticos.
Tipos de intervenciones
Las intervenciones de cirugía estética más comunes y su coste medio en una clínica privada, teniendo en cuenta que éste puede variar dependiendo de la complejidad de la operación y el estado del paciente, son:
Abdominoplastia: procedimiento para reducir la zona abdominal. Se retira el exceso de grasa y piel de la parte media y baja del abdomen, y se estiran los músculos de la pared abdominal. Su precio varía entre 4.000 y 8.000 euros.
Blefaroplastia: levantamiento del párpado para redefinir la forma del ojo. Se elimina quirúrgicamente el exceso de grasa, músculo y piel del párpado superior e inferior. Suele costar unos 1.000 o 1.500 euros.
Dermolipectomía: operación para corregir el exceso de piel y grasa de cualquier zona del cuerpo: brazos, piernas, vientre, glúteos… Dependiendo de en qué parte se ejecute, puede costar de 2.000 a 8.000 euros.
Ginecomastia: literalmente se traduce como ‘seno de mujer’. Se trata de casos en los que el tejido del seno de un hombre aumenta de tamaño, normalmente debido a cambios hormonales. El espectro va de los 1.000 a los 6.000 euros.
Gluteoplastia: cirugía que se realiza con el objetivo de modelar la región glútea, ya sea con implantes, mediante lifting, lipoescultura o inyecciones de grasa. Puede costar de 2.000 a 5.000 euros.
Implante facial: es una intervención dedicada a cambiar la forma de los pómulos, el mentón o la mandíbula. Dependiendo de la complejidad, puede costar de 2.500 a 4.500 euros.
Inyección de oxina botulínica: en otras palabras, hablamos del bótox, una neurotoxina elaborada por una bacteria denominada Clostridium botulinum y que causa una parálisis muscular temporal. Se usa para tratar las arrugas de expresión y las sesiones rondan los 200 – 300 euros.
Lifting: se traduce del inglés como estiramiento, aunque significa literalmente levantamiento. Hay diferentes modalidades según lo que se haga con la piel, bien estirarla sola o junto al músculo. Los precios se pueden consultar este enlace.
Liposucción: procedimiento que elimina el exceso de grasa a través de un proceso de absorción. No se entiende como un sustituto per se de la pérdida de peso: su objetivo real es cambiar la forma y el contorno del cuerpo. El presupuesto mínimo suele ser de 2.000 euros, pero aquí se encuentran más estimaciones.
Mamoplastia de aumento: se refiere tanto al procedimiento para remodelar el pecho para hacerlo mayor como al proceso de reconstrucción del seno tras una cirugía. Oscilan entre los 2.500 y los 6.000 euros.
Mamoplastia reductora: en contraposición al aumento, se trata de una reducción del tamaño de los pechos, eliminando grasa y piel. Pueden encontrarse precios desde los 3.000 a los 8.000 euros.
Mastectomía: cirugía para quitar parte de un seno o todo el seno. El precio en el sector privado ronda los 900 – 1.000 euros; la reconstrucción va aparte.
Mastopexia: es un procedimiento para levantar los pechos en el que se elimina la piel sobrante y se reubica el pezón en una posición más alta. Suele hacerse después de que haya una ‘caída’, tras el embarazo o la lactancia o por el paso del tiempo y cuesta de 3.000 a 6.000 euros.
Mentoplastia: aumento del mentón con un implante artificial. Cuesta entre 2.000 y 4.000 euros aproximadamente y es más habitual en hombres.
Otoplastia: es un procedimiento para colocar las orejas más cerca de la cabeza, o reducir el tamaño de los pabellones auriculares. El presupuesto va de los 1.000 a los 3.000 euros.
Peeling químico: su objetivo es eliminar arrugas y manchas de la piel causadas por la edad mediante fenol o ácido tricloroacético. Al igual que con el bótox, suele cobrarse por sesiones que suelen costar al menos 80 – 100 euros.
Queiloplastia: cirugía para remodelar los labios. Puede ir de los 1.500 a los 4.000 euros.
Rinoplastia: reparación quirúrgica de un defecto de la nariz, incluyendo la remodelación o el cambio de tamaño de la nariz. Suele conllevar la necesidad de esculpir el hueso y el cartílago de la nariz y cuesta entre 2.000 y 4.000 euros.
Ritidectomía: procedimiento quirúrgico que consiste en eliminar el exceso de grasa facial, apretar los músculos faciales y estirar la piel de la cara y/o el cuello. En otras palabras, es un lifting facial. Los hay de 2.000 a 10.000 euros.
Septoplastia: corrección quirúrgica de defectos y deformidades del tabique nasal, es decir, la ‘pared’ entre los orificios nasales. El coste va de los 1.000 a los 6.000 euros.
Lo más demandado en los quirófanos es el aumento de pecho (solicitado por un 28% de pacientes) seguidos de la liposucción.
El listado lo completan las blefaroplastias –cirugía de párpados–, los rellenos -usando grasa de propio paciente-, las rinoplastias –intervenciones en la nariz– y las operaciones que combinan el aumento de pecho y su recolocación en pos de la firmeza.
Por sexo, el 87,8% de las operaciones se practicaron a mujeres y un 12,2% a hombres y la gran mayoría de pacientes deciden acudir al quirófano entre los 30 y los 44 años. Sólo un 1,3% de las intervenciones de cirugía estética en España tienen como pacientes a menores de edad y casi la mitad de ellas (46,5%) son otoplastias para remodelar o reducir orejas.
Fuente: Expansion.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario