viernes, 2 de enero de 2015

Lo mejor de ser lesbiana

lo mejor de ser lesbiana 

2015 se presenta ante nosotras como un gigantesco mural blanco. Un mundo de posibilidades para tener la vida que nos gustaría tener, para ser las personas que nos gustaría ser, para mejorar, crecer, corregir, perdonar, dejar ir, crear, buscar. Un mural blanco que podemos llenar con los colores que más nos gustan. Dibujar lo que deseamos vivir. Es nuestra decisión plasmar en nuestro mural los negros y los grises que representan nuestros miedos, nuestras inseguridades, lo que nos quita libertad, lo que nos quita felicidad.

A día de hoy, hay muchas mujeres lesbianas y bisexuales que no pueden usar sus mejores colores para trazar y diseñar sus vidas. Muchas que están asustadas, temerosas, que son víctimas de la lesbofobia de sus familias, de sus amigos, de sus compañeros de trabajo, o la peor, son víctimas de su propia lesbofobia. Una cárcel oscura y húmeda en la que cada una decide entrar y poner candado.
A lo largo de 2014 compartimos en nuestra revista y en nuestras redes sociales los mejores colores de nuestras lectoras, sus historias de amor, las fotografías de sus bodas, el nacimiento de sus hijos, aniversarios. También recibimos e intentamos dar consuelo a todas aquellas que nos escribieron sus miedos, sus frustraciones, su dolor.

Cartas y peticiones de ayuda que se centraban en un concepto que llamaremos “lo peor de ser lesbiana”. Lo peor de ser lesbiana para todas ellas es que eres diferente, que todo es más difícil, que te cuesta conocer otras chicas, que te discriminan, que te tratan distinto, que decepcionas a tus padres, a tu abuela, a tu tío del pueblo, que te miran en la calle cuando vas agarrada de tu novia, que tienes que salir del armario, que te da vergüenza, que no cumples las expectativas que otros tenían de ti, que hay personas que piensan que estás enferma, loca, que eres pecadora o estás traumatizada.

Muro en blanco. 2015. Posibilidades. Nuevos colores. “Lo peor de ser lesbiana” es la proyección de un miedo que no se corresponde del todo a la realidad. También es darle más poder a lo que piensa otra persona que a la felicidad propia. 2015, muro en blanco. La posibilidad de decidir. La responsabilidad que tenemos en cómo es nuestra vida. ¿Qué pondrás en tu mural? ¿Qué peso le darás a las personas que no te hacen sentir cómoda con tu sexualidad? ¿Cuánto espacio dejarás para dibujar la vida que quieres vivir, para colorear la seguridad y la libertad? ¿Cuánto espacio para los pensamientos que te restan en lugar de sumar, que te alejan de tu centro?

Lo peor de ser lesbiana no existe. Sólo existe lo mejor. Y lo mejor de ser lesbiana es que eso eres tú. Y tú eres maravillosa. Eres única, eres especial.
Feliz, colorido y auténtico 2015.
Fuente: MiraLes


No hay comentarios:

Publicar un comentario