viernes, 2 de enero de 2015

Las mujeres y los regalos

Regalos 

Acabamos de pasar una época de amor, paz y felicidad por doquier, a la par, que de tiendas a rebosar, calles llenas de gente y todos de mala hostia porque no encontraban lo que buscaban, ese regalo idóneo que necesitaban, en esas fechas tan señaladas, para la pareja.

Porque esa es la eterna pregunta cuando llega alguna fecha señalada… ¿Qué carajo le regalas a tu novia?

Siempre se te ocurren mil y una ideas para regalar hasta que se acerca el fatídico día de hacerlo. Porque no sólo está el regalo de Navidad, luego viene el de Reyes, San Valentín, su cumpleaños, su santo, San Jordi, el día de la mujer trabajadora, la feria del libro… Vamos que cualquier excusa es buena para pedirte que le regales algo.

Y bueno, cuando la muchacha es tu novia, ya has tenido tiempo de ir conociéndola y sabiendo sus gustos y caprichos, para, más o menos, sospechar qué poder regalarle, y que encima le guste, que ese es otro tema aparte.  Pero más difícil es si la acabas de conocer y estáis en esa etapa de “Nos estamos conociendo”, “No es nada serio”, “Sólo somos amigas con derecho a roce, mucho roce”, en esas etapas no sabes qué regalarle y lo primero que haces nada más conocerla es conseguir un calendario y mirar que no caiga ninguna fecha señalada cerca y rezar por que su cumpleaños haya sido ya (y si el tuyo está al caer mucho mejor, que así el “marrón” es para ella).

Encontrar el regalo perfecto para tu novia, rollito, amiga con derecho a roce o tu “no tenemos nada serio” es complicado. Siempre buscas que le encante, que le dibuje una sonrisa tal en la cara que no puedas quitarte esa imagen de la cabeza, que se emocione tanto que jurarte amor eterno sea lo menos que se le ocurra hacer para agradecértelo, exagero, lo sé, pero no digáis que alguna vez no la habéis pensado…

Y empiezas a pensar y pensar, a recordar cosas que haya podido decir que le gustan, indirectas que te haya podido dejar caer, que las mujeres dicen que somos muy dadas a esto… Dicen. Y buscas algo que te diga “esto es para ella” y sigues pensando, buscando, pensando… Un regalo caro, un detalle sin importancia, un regalo para poder disfrutar las dos, un regalo hecho a mano, un regalo con significado… Al final todos resultan mucho, muy poco, muy caro, muy barato, muy cutre, no le pega, demasiado comprometedor, excesivo para el momento en el que estáis, demasiado significativo, no va a entender el significado… Te acabas volviendo loca intentado encontrar “ese” regalo o detalle que vaya a hacerle sonreír de tal manera que tú sepas que has acertado o ver que no era lo que esperaba y tengas que acabar acompañándola a elegir con ella lo que quería de regalo. Seguro que más de una vez os habéis planteado darle una tarjeta regalo de esas que cargas con dinero y con la que cada uno puede comprar lo que le apetezca y no haya lugar a fallos… Un consejo, no lo barajéis como posible regalo, parece ser que resulta algo impersonal y poco detallista o algo así me dijo la que ahora es mi ex mientras me lanzaba la tarjeta cual estrella ninja y una servidora la esquivaba a lo Matrix. Me quedé sin novia, pero con el dinero que había en la tarjeta me pagué una cajita de esas que incluyen spa y masajes que me vinieron bien tras el momento Matrix.

Pero ¿cómo acertar?, ¿qué le regales? Un regalo sin más, que necesite, con eso se supone que siempre aciertas, pero queda frío, sin romanticismo. Un regalo para las dos, queda egoísta porque se supone que tendría que ser para ella. Un regalo caro, seguro que dice “¿Cómo se te ocurre?”, un regalo barato “¿Qué es, del chino de tu barrio?”. Un detalle sin importancia, justo eso, parecerá que no te importa. Un detalle romántico como unas flores, espérate que no le den alergia o que le parezcan un ramo de flores muertas, que para el tema de las flores las mujeres son muy suyas. Y qué decir de los detalles con significado… A ver lo que se entiende. O recurrir a las antiguas cartas escritas a mano, que una de dos, o tu letra no es legible o te caza en alguna falta de ortografía y es lo primero que ve y eso y escribir un whatsapp con un “Ola que ase?” hace que te quedes sin novia mas rápido que se venden las entradas de los conciertos de Malú.

Vamos, que elijas lo que elijas siempre vas con miedo cuando haces la compra y aun sin ser muy católicas apostólicas romanas acabas rezando todo lo que sabes para que le guste, aunque sea un poco.

Y lo peor en el fondo no es qué regalar sino, ¿cuándo saber qué regalar?

Yo soy de apuntar las fechas importantes para no olvidarme: cumpleaños, Navidades, Reyes, San Valentín dependiendo de gustos, porque aquí ya nos metemos en arenas movedizas… ¿San Valentín? Ándate con ojo que aquí las mujeres son de extremos, o es un regalo imprescindible y como no le regales algo, prepárate para bronca, o que piense que es una fecha comercial implantada por los centros comerciales y los yankis y como le regales algo te lo acaba tirando a la cabeza y tú volviendo a poner en práctica tu movimiento Matrix. No sé si lo habréis pensado alguna vez pero a consecuencia de estos posibles lanzamientos muchas de las sugerencias y regalos que se hacen en esta fecha sean peluches o flores sin jarrón. Pensadlo.

Y qué me decís de los aniversarios… ¿Vosotras qué celebráis? La primera vez que os besasteis, que quedasteis, la primera cita oficial, la primera vez que os visteis, la primera vez que os acostasteis o la primera vez que lo hicisteis? Y esto, ¿lo celebráis al año o también celebráis los cumplemeses? Yo es que me pierdo, llega un momento que cuando una chica te dice “¿Sabes que día es hoy?” echas a temblar porque ya piensas que se te ha olvidado el aniversario cumple quinto mes de la primera vez que le guiñaste un ojo para que después de romperme la cabeza a pensar, intentar ver qué tienes en casa para regalarle, organizar una escapada rápida al chino como última y mejor opción y sufrir casi un infarto de la tensión, sea porque justo ese día emiten un capítulo de su serie favorita, dato importante a recordar para luego poder regalársela, pero como aún te estás recuperando del microinfarto justo cuando llegue el momento de recordarlo, no puedas.

Hay que reconocer que cuando ya has encontrado algo que regalarle a tu novia, rollo o “es sólo una amiga” ya sea un regalo grande o pequeño, un detalle, un ramo de flores, una carta, una foto, un viaje o un spa para dos… El “miedo”, el nerviosismo, a que le guste nunca se pierde, ya lleves un mes con ella o toda una vida, y eso es bonito. Habrá veces que aciertes y otras que no, en cualquier caso tu novia, la futura madre de tus hijos, tu amiga con derecho a roce, da igual, si le gustas, si te quiere, si te ama, dibujará cada una de las veces que le hagas un regalo, por fecha señalada o porque te apetecía hacerle un regalo porque sí, una sonrisa que no olvidarás, te mirará como si ya no existiera nadie mas y fijo que sabrá cómo agradecértelo… Y lo dejo en puntos suspensivos y que lo entienda quien quiera.

Y si no le gusta, acabarás perfeccionando el modo Matrix de esquivar los regalos cuando te los acabe lanzando.

En cualquier caso aunque se pase mal cada vez que se acerquen Navidades, Reyes, San Valentín, santos, cumplemeses, aniversarios, San Jordis, días de la mujer trabajadora, ferias del libro… y resto de fechas señaladas, y regales lo que regales, no hay nada mas grande que sorprender a tu chica y que ella también lo haga.
Fuente: MiraLes


No hay comentarios:

Publicar un comentario