jueves, 4 de diciembre de 2014

Sugerencias para un maratón de cine lésbico

Anatomy of a Love Seen 

Una práctica que todo buen cinéfilo tiene a bien hacer de vez en cuando son los maratones cinematográficos. Supongo que es una evolución de la sesión doble que solían hacer ciertos cines hace tiempo. Ahora tenemos la sesión golfa los sábados noche. Normalmente un buen maratón se disfruta en grupo y, a ser posible, cada componente aporta una sugerencia. El número de películas visionadas una tras otra dependerá del aguante de cada uno, hay quien se dormirá nada más empezar y quien permanecerá en vela con los ojos como platos hasta la madrugada. Lo que sí suele ser costumbre es que esas películas tengan algo en común, por ejemplo, terror de serie B. Yo tengo una teoría: cada género se disfruta mejor en un determinado horario.  Siguiendo esta teoría he elaborado mi particular maratón de cine para la tarde-noche-madrugada de un sábado cualquiera. Colocamos aperitivos varios sobre la mesa, refrescos, chocolate, no ponemos cómodas… ¿Preparadas?
Sesión de tarde:
mirales.es 
Justo después de comer es la hora perfecta para la comedia, las aventuras, los dibujos animados… Tu cuerpo y tu mente están relajados y con ganas de tumbarse en el sofá. El sol entra por la ventana y lo único que quieres es algo bonito o divertido que te saque una sonrisa y con final feliz. Mi propuesta es una de esas comedias románticas que aunque hayas visto cuarenta veces, vuelves a verla cuarenta veces más. Guardando las apariencias cuenta la historia de una madre y una hija atrapadas en las costumbres de la conservadora comunidad chino-americana. Como dato curioso decir que uno de sus productores es ni más ni menos que Will Smith.
Aimée y Jaguar (Dir.: Max Färberböck – 1999)
mirales.es 
Desde que Parada creara el programa Cine de Barrio, la segunda franja de la tarde le corresponde a los clásicos. Dentro del cine lésbico cualquier película anterior al 2000 ya se puede considerar un clásico. Porque antes de esa fecha hay mucha escasez de llamémoslo opciones y porque lo digo yo. Esta película alemana, basada en la novela de Erica Fischer, narra la historia real de Lilly Wust y Felice Schragenheim en los últimos años del nacismo en pleno Berlín y es uno de los grandes referentes en cuanto a  cine con temática lésbica. Después de una comedia el drama se digiere mejor.
Sesión de noche:
mirales.esBreaking the Girls (Dir.: Jamie Babbit – 2013)
En prime time, como lo denominan los anglosajones, toca un thriller. Esta película podría ser un híbrido entre Extraños en un tren y Juegos salvajes aunque un poco descafeinado. Varios giros, alguno cogido con pinzas, e intenciones ocultas son los principales ingredientes de este thriller donde nada es lo que parece. En mi opinión, le falta un poco de ritmo y de tensión en ciertos tramos pero, al final, cumple su función. Entre su reparto encontramos rostros conocidos como Madeline Zima o Shawn Ashmore.
Anatomy of a Love Seen (Dir.: Marina Rice Bader – 2014)
mirales.esLa segunda franja de la noche suele estar llena de esas películas, mayoritariamente de acción, que repiten hasta la saciedad. Lamentablemente a día de hoy y que yo sepa, Steven Seagal no ha protagonizado o dirigido o producido ninguna con una pizca de rollo bollo, así que me he decidido por el, a veces sobrevalorado, a veces infravalorado, cine independiente. Diferente en su propuesta e impecable en su factura es esta película que profundiza como pocas en los sentimientos de sus protagonistas, sobre todo en el interpretado por Sharon Hinnendael (la rubia). Para mí su primera parte es sobresaliente pero decae en la segunda gracias a cierto giro que me resultó innecesario y una subtrama que sobra. A pesar de eso mantuvo mi interés hasta el final y dura poco más de una hora.
Sesión golfa:
All Cheerleaders Die (Lucky Mckee y Chris Sivertson – 2013)
mirales.esLa madrugada tiene dos dueños absolutos, la comedia absurda y el terror. Por eso mi propuesta es una comedia de terror sin pies ni cabeza, con un malo que sobreactúa, una protagonista que te taladra los tímpanos y una introducción demasiado larga pero con un final que ya quisiéramos en ciertas series (y no miro a nadie). Esta película es lo que yo cariñosamente llamo “una peli mala”. Sí, lo reconozco, soy una friky. Y como friky que soy sé que para poder disfrutar “una peli mala” esta sólo tiene que cumplir un requisito: que no se tome en serio a sí misma. Fijaos bien en el año de producción porque esta es un remake de la versión que hicieron los mismos directores en 2001. Animadoras zombis, me entra la risa sólo de recordarlo.
Hasta aquí mis propuestas que, como siempre, son personales y puede que no coincidáis con ellas. Si es así, dejad las vuestras en los comentarios. Por lo pronto, ya es hora de que os vayáis a la cama.
Patricia Reimóndez
Fuente: MiraLes.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario