jueves, 4 de diciembre de 2014

Mucho más que sexo

Un matrimonio con sus dos hijas en la cama 

Que el colecho estropee la vida de pareja y, más concretamente, su esfera más íntima no es cierto. Lo que sí puede estropear la vida de pareja es la misma pareja.
Hay muchas opiniones profesionales y no profesionales sobre las consecuencias que el colecho tiene para la pareja y para los hijos. Y lo más importante es que cada pareja encuentre lo que le funcione mejor.
Vamos a ver la variedad de posibilidades que podemos encontrar entre las parejas que duermen con sus hijos:
- Que los hijos se coman el terreno de la intimidad y esa esfera de la relación desaparezca.
- Que encuentren un equilibrio entre los hijos y la relación y sean imaginativos para encontrar alternativas a las relaciones sexuales nocturnas y en la cama y adaptarse al hecho de que no están solos en casa.
- ¿Y qué puede pasar en una relación que no hagan colecho?
- Que los hijos se coman el terreno de la intimidad y esa esfera de la relación desaparezca.
- Que encuentren un equilibrio entre los hijos y la relación y puedan seguir manteniendo relaciones sexuales nocturnas y en la cama y también puedan encontrar alternativas imaginativas ahora que no están solos en casa.
Parece idéntico, ¿verdad? La única diferencia es que en las parejas que comparten habitación con sus hijos quizás no tendrán relaciones sexuales en la cama y de noche (sobretodo cuando los niños y las niñas son conscientes de las cosas que suceden a su alrededor). Pero no solamente podemos tener relaciones sexuales de noche y en la cama, ¿verdad?
Son muchas las parejas que comparten cama con sus hijos y describen cómo han tenido que adaptar su sexualidad al hecho de que ese espacio esté compartido.
Puede parecer que una pareja que practica el colecho puede tener menos intimidad que una pareja que no lo practica pero lo cierto es que quien desea cuidar la relación de pareja lo hace con o sin hijos en la cama o en casa. Son muchas las parejas que, sin hacer colecho, descuidan su relación de pareja cuando aparecen los hijos.
Por lo que me atrevo a afirmar que la buena o la mala sexualidad de una pareja que tiene hijos no depende de si comparten habitación con ellos o no sino de la voluntad de ambos de cuidar la relación y de dedicarle cierto tiempo.
¿Cómo se dedica tiempo a la relación de pareja cuando aparecen los hijos? Cada uno debe encontrar la manera, pero debe ser de tal modo que ambos sientan que activamente están cuidando de la relación y de sus zonas íntimas. En eso si que no hay tregua: no debemos olvidarnos de la pareja.
Fuente: El periodico


No hay comentarios:

Publicar un comentario