jueves, 27 de noviembre de 2014

¿Locas? ¡Sí! ¿Y qué? Las mujeres y su bipolaridad

 pareja lesbianas


 
¿Cuántas veces habéis oído la frase “Las mujeres están locas” o “Las tías no saben lo que quieren” o “Esta es bipolar”? O aún mejor: ¿cuántas veces lo habéis dicho? Dejar de contar que os faltan dedos y manos.
Pero así es… Las mujeres están locas, no saben lo que quieren y son bipolares. Y no me vengáis con el cuento de “Yo no”, aunque en mi caso, yo no.

A mí me ha tocado vivir locuras, el sí pero no, el no pero sí, fases lunares y demás épocas hormonales de las mujeres con las que he convivido.

Seguro que os suena eso de “No, tranquila, no es necesario que lo hagas, no importa”. Por favor, decirme que, al menos vosotras, sí lo hicisteis, da igual lo que fuera, lo que se supone que no teníais que hacer, ¡decidme que lo hicisteis! ¿No, verdad? Entonces bien sabréis que os cayó la del pulpo en ese mismo momento… ¿Cómo no se os ocurrió pensar que ese “No te molestes, no lo hagas, no es necesario”, era un sí? Una forma sutil de usando una negativa tú tendrías que haber entendido que era un sí, hazlo y ya. Que fuera lo que fuera lo que ella no quería que hicieras, tenías que haberlo hecho.

Son esos momentos de “No pero sí” que nunca identificas hasta que ya te estás comiendo una bronca del quince y pensando que para la próxima que diga que no, lo haces, que ya no te vuelve a pasar… Pero dará igual porque llegará otro “no pero sí” distinto, más o menos enrevesado, otro “No te molestes que no pasa nada”, otro “No tranquila, déjalo” y tú, tan ingenua e inexperta, no lo harás porque es lo que literalmente te han dicho y volverás a entender que realmente ese no, significa que no y… ¡zas! Tercera Guerra Mundial… 

En el fondo es más fácil entender y aprender cualquier tipo de idioma que el “no pero sí” de una mujer.
 Y ese “no pero sí” resulta una nimiedad al lado de la manía de tener que saber leer entre líneas a las mujeres. Ya no sólo que tu sepas leer entre líneas lo que quiere decirte tu chica, si no todas las entre líneas que puede llegar a sacarte tu novia de lo que tú dices y sin saberlo.

Cuando eres tú la que no sabes leer entre líneas lo que te está insinuando tu chica, tienes un problema y, por lo tanto, alguna bronca que otra. Saber leer entre líneas es un don que tienen algunas mujeres y que si lo saben dominar, tendrán feliz y contenta a su mujer para los restos, pero de esas hay pocas. Lo normal es no saber que te están diciendo algo encubierto y que tú tienes que cazar al vuelo. Saber leer entre líneas a tu chica es algo que hay que acabar aprendiendo para poder entender, en la medida de lo posible, a tu chica. Pero como todo lo que tiene que ver con una mujer es difícil y se acaban dando situaciones, como por ejemplo, en las que tú estás tranquilamente viendo la tele, metida en tu mundo, sin pensar, ahí, tirada, y llega tu chica, te agarra cual fiera llevándote al cuarto, se desnuda y te mira, con una mirada profunda, y tu ahí, mirándola también, y como buena novia le dices que se tape que va coger frío. Estás cosas pasan por no saber leer entre líneas, porque pasan, que a mí me lo contó la amiga de una amiga…

O cuando acabas de conocer a una chica todo parece indicar que esa noche la vais a pasar juntas y al llegar el momento clave decide irse a su casa, sola, sin ti… ¿Por qué? Si ahí las entre líneas decían que sí, ¡pues porque no supiste leer bien, amiga!

Pero la cosa se complica cuando es tu chica la que lee entre líneas las cosas que tú ni sabes que dices. Yo he llegado a decir tantas cosas sin saberlo de un “¡Buenos días, cariño! ¿Qué tal?” que me han llegado a sacar en un entrelineado de esos mi confesión acerca del asesinato de JFK. Es que las mujeres que dominan el “entre líneas” son capaces de ver en los libros infantiles de Teo se va al parque o Teo se va de campamento que Teo se dedicaba a pasar drogas en el parque y acabó en un campamento desintoxicación de lo que se llegaba a meter. Y es más fácil entender el mensaje oculto de las películas de David Lynch que a una mujer y sus “entre líneas”.

También se dan casos en los que las mujeres dicen saber lo que quieren pero no lo saben y aunque tú hagas de todo y les ofrezcas de todo, hasta tu vida, nunca será lo que andan buscando… Siempre se ha dicho que las mujeres buscan que se lo pongan complicado y no que se lo ofrezcan en bandeja pero jamás lo reconocerán y siempre te dirán que a ellas les gustan las cosas fáciles porque saben lo que quieren y que lo tienen muy claro… Pero creo que uno de los mayores misterios del universo, no es qué hay después de la muerte o si existe algún político honrado, sino saber qué quiere una mujer, porque aunque lo niegue, ni ella misma lo sabe y ahí estas tú tratando de darle algo que no sabes ni lo que es. Es más facil entender por qué el sol aclara el pelo y sin embargo oscurece la piel, o por qué las mujeres no podemos pintarnos las pestañas con la boca cerrada, que lo que quiere una mujer.

Y esas mujeres de bipolaridad fácil… Hoy te quiero con cada poro de mi piel y al día siguiente desaparece de la faz de la tierra, tanto, que llegas a pensar que la hayan secuestrado y por eso no da señales de vida (pero, vamos, que pasa de ti). Os juro que antes soy capaz de explicaros de una manera sencilla para qué sirve el “Gran Colisionador de Hadrones” y la partícula que los físicos llaman “Bosón de Higgs” acerca de la creación del Universo, que el porqué una mujer un día te adora y te trata cual reina y al día siguiente pasa de ti. No existe una explicación lógica y racional, y mucho menos científica, del porqué de este suceso. Hay mujeres que un día te lo dan todo y al día siguiente, tú, con cara ilusionada bobalicona, pensando que al fin parece que encontraste alguien que te muestra cariño e interés, deja de ser cariñosa, de mostrar interés y de hablar, con la simple y llana explicación de: “Ya no es lo mismo”. ¿El qué no es lo mismo? ¿Qué ha cambiado? No te ha dado tiempo a ni siquiera cagarla y por mucho que intentas buscar una explicación, la razón de por qué ahora ya no quiere pasar tiempo contigo, no la hay y no lo entiendes y acabas descubriendo que es más fácil entender lo de la partícula del Bosón de Higgs que a una mujer.

Y existen muchos más casos y situaciones en las que entender a una mujer es complicado. Que ya no sabes por qué razón las cosas se han acabado torciendo o cambiando y te llegas a preguntar: “¿Qué estrellas se han alineado para que haya cambiado de opinión?” o “¿Qué hormona se ha puesto rebelde hoy para tener la ‘charla’ que habéis tenido?” Es más fácil entender a Shakira cuando canta que a una mujer.
Fuente; MiraLes

No hay comentarios:

Publicar un comentario