lunes, 24 de noviembre de 2014

¿Hay muchos armarios en la televisión?

¿Hay muchos armarios en la televisión?



El 21 de noviembre es el Día Mundial de la Televisión, una fecha que la ONU instauró en 1996 para remarcar la importancia de este medio de comunicación en muchos aspectos de nuestro día a día.

En la pequeña pantalla hay comunicadores que hablan sin tapujos de su orientación sexual, como Jorge Javier Vázquez, al cual el andalucista Javier Checa le propuso que se presentase para la alcaldía de Madrid para dar un nuevo aire a la ciudad, tal como informó RAGAP. Otros comentan también de su homosexualidad con cierto respeto, como es el caso de Sandra Barneda, que este verano en el programa 'Hable con ellas' , donde habló de su lesbianismo sin deci la palabra lesbiana, y el que quiera entender que entienda. Sandra fue criticada por ello, y aunque esto no era un secreto (estuvo casada con la compañera de profesión Tània Sàrrias, quien fuese reportera de 'Caiga quien caiga') y afirmó que está orgullosa de tener la pareja que tiene sin importar si es hombre o mujer. Se mojó, pero lo justo, aunque luego se desquitaría de las críticas cuando entrevistando a Jesús Vázquez, otro presentador fuera del armario, habló en plural de “los que somos gays”.

Sin embargo, podría decirse que en televisión hay un armario muy grande, lleno de profesionales de la comunicación a los que les gustan las personas de su mismo sexo. Presentadores, actores, directores, y así en todas las labores del medio.  Y es que hay muchos comunicadores que no quieren hacer pública su orientación, por algún motivo: falta de valentía, miedo al rechazo, comodidad. Cada uno es libre de hacer con su vida lo que quiera y abrir el armario si le apetece y quedarse dentro si no.

Mas no deja de chirriar cuando en muchas entrevistas o debates, presentadores o entrevistados homosexuales, cuando hablan de temas relacionados con los derechos LGBT, no se mojan en el asunto, como si la cosa no fuese con ellos. Como si esos derechos que algún tertuliano critica no le afectasen a él como homosexual, por muy armarizado que esté, o por muy poca gente que conozca su orientación.

¿Acaso no es más natural hablar de la homosexualidad de uno mismo, si corresponde, igual que se podría hablar de otros temas que nos afecten, como los sanitarios? ¿Por qué alguien es capaz de criticar los recortes en sanidad, por ejemplo, y explican su caso particular, pero luego en materias LGBT guardan silencio absoluto?

Luego pasa lo que pasa, que se sacan a los actores y presentadores del armario a escobazos, como le sucedió a Fernando Tejero, cuya homosexualidad se conoció porque su exnovio lo puso a parir por redes sociales y no porque él lo hubiese dicho.

Pocos parecen ser los valientes que reivindican los derechos homosexuales, como Boris Izaguirre, Jesús Vázquez o Jorge Javier, quien le contó a Risto Mejide lo dura que su situación familiar, con un padre que prefería no hablar con su hijo su homosexualidad pese a ser conocedor de la misma.

¿Acaso los comunicadores no se dan cuenta de que su situación privilegiada para entrar en miles de hogares puede ayudar a muchas personas de todas las edades, desde niños a personas de la tercera edad, para que tomen las riendas de su vida y dejen de fingir lo que no son? ¿Acaso no fue positivo la salida del armario, en este caso también un poco a escobazos, de Jesús Vázquez, para que muchas jovencitas y muchas madres viesen que tener un hijo gay es la cosa más normal del mundo? De hecho, aunque conocedoras de que a Jesús le gustasen las personas de su mismo sexo, no fue impedimento para que el presentador siguiese situándose como un hombre de los más deseados por las féminas.

Del mismo modo que Boris Izaguirre consiguió mucho con su naturalidad y su pluma que los homosexuales más afeminados se viesen reflejados en televisión, y transmitió un transversal mensaje a todos los y las homosexuales de que no son los únicos y que no están solos.

¿La tele te obliga a meterte en el armario? Podría ser. Enric Escudé, el que fuese presentador de programas como 'Megatrix' ha afirmado que en televisión se sentía reprimido, e incluso en su videoblog habló de su ex, un tal Jordi al que se le presupone un gran poder en Telecinco, que supuestamente le vetó profesionalmente tras romper.
Y aunque haya cadenas como Telecinco donde haya mucho homosexual, hay otras en las que no hay ni rastro, como Televisión Española, donde el colectivo LGBT es casi invisible. Por no hablar en concreto del caso de las lesbianas, que son prácticamente invisibles en los medios.

Una invisibilidad que a veces se hace extensible también a la transexualidad, como es el caso de Bibiana Fernández. La bella actriz y colaboradora parece haber olvidado lo mucho que tuvo que luchar décadas atrás para ser la mujer con dos tacones que es hoy en día, y jamás opina sobre temas relacionados con la transexualidad ni en general ni en su caso particular. Quizá no es consciente de que hablar de ello, si corresponde, puede ayudar a una chica adolescente con disforia de género y que no tenga referentes cercanos sobre lo que le está pasando.

¿Se llegará algún día a ver una televisión sin armarios?
Fuente:Ragap

No hay comentarios:

Publicar un comentario