jueves, 2 de octubre de 2014

Otras técnicas de masturbación femenina fuera de la cama

 

 Otras técnicas de masturbación femenina fuera de la cama

 En el baño de la oficina, con los chorros de ducha, a través de internet...Si ya no te pone nada tumbarte en la cama para disfrutar del sexo, te ofrecemos una serie de técnicas para innovar en tu forma de darte placer 


La masturbación femenina ha sido durante mucho tiempo el gran secreto a voces de las chicas. Con el paso del tiempo, las mujeres se han despojado de la doble moral que las demonizaba por disfrutar a solas de su cuerpo. Ahora, nuevas formas de masturbarción se imponen a las antiguas, y la intimidad del baño pasa a un segundo plano.

Déjate ver

Mastúrbate en la terraza, al lado de la ventana, en el coche... Una fantasía sexual recurrente es dejarse observar en una situación erótica, así que ¿por qué no hacerla realidad? Eso sí, hay que ser discreta para que no parezca que se hace aposta, pues puede causar graves malentendidos. Además, hay que estar muy segura de una misma para luego no sentirse mal. Si no tienes complejos o tabúes, ¡déjate mirar!

Cibersexo enmascarado

El sexo por internet se ha convertido en un reclamo para escapar de la monotonía del día a día. Es ideal para tener relaciones a distancia. Si a esto le añades una máscara, causarás más incertidumbre en tu pareja. Abstenerse de hacerlo con desconocidos, pues nunca se sabe dónde pueden ir a parar esas imágenes (a no ser que no tengas ningún problema en que todo el mundo las pueda ver).

En la ducha

El calor de la ducha, el vaho, la intimidad...Todos estos factores propician una masturbación muy placentera donde la presión del chorro de agua al chocar contra el clítoris hacen el resto. En el caso de salirnos de la norma y querer introducir el mango de la ducha, usa un preservativo, pues puede ser un nido de bacterias para tu vagina.

Frótate como una gata

¿Te has fijado alguna vez en cómo los gatos se frotan con todo? Ellos lo hacen para marcar el terreno y tú lo puedes hacer para convertir tu terrero en un juguete sexual. Un cojín, el pico de la mesa e incluso el marco de la puerta pueden hacer que a través de la fricción llegues al mismo cielo sin necesidad de salir de casa.

Delante de tu pareja

¿Quién dijo que la masturbación se tiene que disfrutar a solas? Imagina llegar a casa, ponerte delante de tu pareja y comenzar a masturbarte sin que interfiera, solo mirándote.

Tu momento prohibido

Tienes una reunión de empresa, la jornada laboral se alarga o has quedado a comer con tus suegros. ¡Haz una escapada al baño! Mientras el resto se queda charlando, tú pasas el tiempo dándote placer. A la vuelta seguro que tienes mejor cara.


Mientras ves la tele

En el mercado existen multitud de juguetes sexuales capaces de estimular la zona genital, mientras el resto no sabe lo mucho que estás disfrutando. Bolas, huevos masturbadores, geles estimulantes... Espera a sentarte junto a tu pareja para ver la tele y activa tus juguetes. Puede llegar a ser excitante y divertido. Y en el caso de que te pillen, muy erótico.
Fuente: Gonzoo




No hay comentarios:

Publicar un comentario