martes, 14 de octubre de 2014

Jefe, voy a ser mamá pero no estoy embarazada

madres les articulo4 

Qué bonito ese momento en el que podemos decir: “¡Voy a ser mamá!” Nos volvemos locas y corremos a decírselo a nuestras familias, amigas, compañeras de trabajo, etcétera.

Pero llega el temido momento (en algunos casos) de decírselo al jefe. Si es difícil que en muchos casos se acepte bien mientras va creciendo y creciendo tu barriga, lo debe ser más cuando tienes que explicarle que eso no va a pasar pero que te vas a dar de baja igualmente.

¿O es sólo un mito?


babyandmum 
Siempre he tenido en mente ser mamá. Y, además, mamá biológica. Pero en un momento de mi vida ha resultado que esa opción no es la única. Mi novia, que también quiere ser mamá, quiere embarazarse (¿en serio?). Pues sí, ahora resulta que nos peleamos por cuál de las dos se quedará embarazada. Y es en este momento en el que me tengo que plantear nuevas formas de ver este tema.

No sé cómo se ve esto desde el otro lado de la barrera ni nunca he pensado en ello. Ver crecer a tu bebé en otro cuerpo que no es el tuyo, pensar si vas a tener esa especie de lazo biológico o si ese lazo existe realmente o se crea con el vínculo diario. ¿Me querrá igual que a mi mujer? Porque al igual que no quisiera hacer distinciones en el amor que tendré por mis hijos no quisiera que ellos tuvieran predilecciones con respecto a sus mamás. Pero eso no está en mano, creo yo.

En fin, todas estas preguntas filosóficas y otras que guardo en mi pequeño corazón son las que me hacen investigar y llegar al fondo de todas las cuestiones. El problema es el tiempo; el tiempo del que no dispongo como quisiera. Así que iré investigando poco a poco y os contaré mis avances en la materia.

El tema que hoy me ocupa es “¿Cómo se lo tomarían en mi empresa?” ¿Cómo decirles simplemente que voy a ser mamá? El caso es que si les digo sólo que voy a ser mamá pensarán que estoy embarazada y al ver que mi estado corporal se mantiene empezarán las preguntas. Por otro lado, si no digo nada y al nacer el bebé me cojo la baja por “paternidad” igual les da un chungo de repente, ¿no? Pero es que claro, para ser sincera tengo que contarles mi vida sentimental. ¿Y si no quiero? Pues no sé cómo se lo montará la gente pero yo creo que un hijo te saca del armario, quieras o no quieras porque 9 meses de consultas, ecografías, analíticas, preparación al parto y pruebas variadas dan para muchas preguntas y a ver cómo te escabulles de todas.

Luego pienso que no todas las empresas son como la mía. La mía es pequeña y somos todos un poco familia con lo que las noticias corren como la pólvora y mis jefes pululan por la oficina constantemente. Y, quizá, no suponga un problema. Quizá en otras empresas más grandes, con muchas plantas y despachos enormes sea más sencillo. El jefe seguro que ni sabe quién eres, con lo que sólo serás una persona de baja unos días. Ahora sí, a la vuelta pondrás una foto de tu bebé en tu mesa y te preguntaran: “¿Pero cuándo has estado embarazada?”

El caso es que para hacer un estudio objetivo salí a preguntar grabadora en mano a toda aquella madre lesbiana que encontré en mi camino. Y os preguntaréis: “¿Cómo sabía que eran madres lesbianas no biológicas?” Soy muy enigmática… y tengo mis métodos.

  baby-22079_1280 


“Cuando mi mujer se quedó embarazada, primero lo conté a los que ya sabían lo otro. Luego mi jefa se encargó de decírselo al resto cuando ya habían nacido porque yo no me atrevía. Cuando volví del permiso de paternidad todo el mundo (excepto una persona muy de misa) me felicitó y constantemente me preguntan por los niños. Ahora todo es mucho mejor y yo me siento genial allí sin nada que esconder. Tenemos miedos, que son razonables porque todas hemos vivido lo nuestro, pero luego ves que no es para tanto. Incluso el director general y la accionista vinieron a felicitarme.” -Marta

“Trabajo en una empresa bastante grande y nadie se llevó las manos a la cabeza ni nada de eso, al contrario, todos me dieron la enhorabuena y me preguntan muy continuamente por mi niña. Ahora soy yo quien disfruta de la reducción de jornada por maternidad y estoy encantada.” -Noelia
“Todos saben que mi pareja y yo estamos las dos intentándolo y siempre bien. Cada vez es más común escuchar historias como las nuestras y siempre hay alguien que tiene una conocida que está en tratamiento o que ya tiene sus hijos.” -Pepa

“Una vez en el trabajo de mi mujer, por medio de un grupo de WhatsApp, estaban hablando el Día de la Mujer Trabajadora. Mi mujer felicitó a todas las mamis de ese grupo y no faltó el típico imbécil de turno en decir, no se a cuento de qué, que mi mujer era una tortillera y que para tener un hijo hacía falta una buena ***** y que ella mucho de eso no tenía.” -Rosa

“Los usuarios a los que atendemos no saben nada (porque son enfermos mentales), aunque comparto muchas horas con ellos. Ven fotos sobre todo de mi hija y preguntan. Antes no decía nada pero ahora les digo que es mi hija y me dicen “Pues nunca te hemos visto embarazada” y yo les digo “¡Anda, vaya memoria de pez que tenéis!” Mis compañeros sí lo saben y director y jefes de programas también y todo normal: preguntan, felicitan, nos han visitado, nos han regalado, etcétera” -Chiki

“En el curro, mi jefa lo sabía todo de primera hora y no puso ningún problema ni a la hora de pedir la baja ni cuando las nenas estuvieron en el hospital. Es más, en las revisiones siempre he tenido manga ancha para poder ausentarme del trabajo.” -Auri

“Pues algún despistado me dijo que me había recuperado enseguida del parto, pero la mayoría de la gente sin problema ni movimientos de asombro faciales aparentes.” -Laura

“Yo pienso que ahora la minoría es la que no nos acepta y piensa de forma intolerante.” -Susana
Fuente: MiraLes.com



No hay comentarios:

Publicar un comentario