martes, 16 de septiembre de 2014

La normalización gay

Moros y cristianos 
Por un lado, tenemos ejemplos como el recibimiento de la Casa Real en julio, la aprobación del matrimonio o la presencia del embajador estadounidense a favor de la normalización. Por otro, tenemos la falta de visibilidad, el veto de algunos puestos de trabajo o la dificultad para salir del armario, en contra.


Según Diversity Consulting, “en las empresas las actitudes respecto a los gays han cambiado espectacularmente. El 86% de las empresas Fortune 500 han prohibido la discriminación por motivos de orientación sexual en 2011, por encima del 61% en 2002.”

En el periódico es normal leer noticias como la del pasado sábado 6 de septiembre en El Mundo donde se contaba la relación entre dos ministras en Colombia (aunque quizá no debiera ser noticia, de acuerdo).
Los grandes datos parecen confirmar la tendencia a la normalización. Y esto es estupendo para que hoy muchas personas puedan estar viviendo una vida más plena y feliz. Sin embargo, todos estos avances deben seguir porque aún no están consiguiendo su segundo objetivo: que los propios gays acepten su identidad al saber que la sociedad les recibe con los brazos abiertos y por tanto, su entorno más próximo también.

Señalemos cuatro casos que nos indican que todavía no podemos tirar las campanas al vuelo:
  • ¿Creéis que es más fácil cada vez salir del armario? Parece que la respuesta es sí. Tenemos, por ejemplo el caso de Patricia Yurena, primera Miss España en declarar su relación con una mujer, que cuenta que se lo contó a su madre muerta de risa. Pero todos sabemos que para algunas personas no es risa precisamente lo que les provoca comunicar que es gay a fecha de hoy.
  • ¿Cómo creéis que viven los escolares en el colegio la homosexualidad?
  • Las mujeres que tienen hijos de un matrimonio anterior e inician una relación con una mujer: ¿creéis que lo comparten con sus hijos o lo esconden hasta que ya sea evidente?
  • ¿Por qué en el trabajo hay que escoger tanto los pronombres y adjetivos para hablar de la pareja o inventarse historias sobre dónde hemos pasado el fin de semana?
Parece que aún queda camino por recorrer. Ahora la pregunta es: ¿qué podemos hacer para seguir acercándonos a la normalización?

mirales.es 

Quizá mostrarlo, hacerlo gráficamente visible. Caminando de la mano con tu pareja por la calle. Lo que se ve, se normaliza. Eso es lo que opinan las redes sociales con su apoyo a Bimba Bosé quien protagoniza la portada de la revista Vein Magazine posando con una camiseta semitransparente que deja ver su reciente mastectomía. Ella es modelo y su profesión incluye mostrar su cuerpo. Si ahora su cuerpo es así, ella lo muestra como es.

Quizá aplicar la discriminación positiva, como se hace con otros colectivos o diseñando acciones específicas en las empresas. Tal es el caso de American Express que tiene un grupo interno, “Pride Net”, con más de 1.000 miembros. O, de Cisco, que  ofrece a los trabajadores un bono de Gays para compensar una anomalía en el código tributario estadounidense en los lugares que no hay matrimonio y equiparación de derechos. O como Google que dedicó un ‘doodle’ a la bandera gay en los Juegos de Rusia. Compañías como Microsoft o Nike se han involucrado activamente solicitando al Congreso de Estados Unidos tener portavoces que apoyen el Matrimonio Gay.

A favor de la normalización está el hecho de que los empresarios han visto negocio en el colectivo gay. Y eso, aunque no responda al vil metal y no a ideales, también suma. Marcas de ropa, restaurantes, hoteles o incluso El Corte Inglés, que por primera vez ha creado un  programa de viajes para el segmento LGBT, se suman a la causa.

Las mujeres y hombres que estáis leyendo este artículo estáis siendo grandes protagonistas silenciosos de la normalización con vuestro ejemplo a vuestro entorno social. Quizá nunca lo sepáis, pero es posible que algún niño, o adulto, madre, padre, tío, jefe, esté encontrando en vosotros el ejemplo y la fuerza para aceptarse y vivir feliz o para apoyar a quienes en su entorno son gays y necesitan de su aceptación para disfrutar el amor.
Arango Coaching
Fuente: revistamirales


No hay comentarios:

Publicar un comentario