martes, 23 de septiembre de 2014

La bisexualidad, una orientación invisibilizada que reclama su espacio para desmontar prejuicios

La bisexualidad, una orientación invisibilizada que reclama su espacio para desmontar prejuicios 

El día de hoy, 23 de septiembre, se celebra el "Día Internacional de la Bisexualidad"; la primera vez que se conmemoró esta orientación sexual, fue en 1999, cuando los activistas Wendy Curry, Michael Page y Gigi Raven Wibur, todos de Estados Unidos, decidieron establecer un día especial para reflexionar sobre la bisexualidad. En RAGAP nos hacíamos eco de los 19 clichés y falsos mitos que tenemos que superar sobre la bisexualidad elaborados por “The Bisexual Index”, una red de activistas de Reino Unido. Está claro que modelos, actrices y celebrities femeninas en general del mundo del espectáculo están demostrando más valentía que los hombres a la hora de hablar de sexo. Concretamente a la hora de reconocer su bisexualidad como algo natural.

La bisexualidad es una orientación sexual más y se define como la capacidad de sentir atracción sexual, emocional y/o romántica hacia las personas, independientemente de su género. Sin embargo, aún hoy se invisibiliza públicamente como opción cuando, como prueban las últimas salidas del armario de personajes públicos, la presunción de heterosexualidad se ve sustituida inmediatamente por la etiqueta de la homosexualidad cuando se conoce una pareja del mismo sexo.

A lo largo de la historia los bisexuales han sido más tolerados que los homosexuales o las lesbianas, por ejemplo, pero carecen de visibilidad, por lo que este día se estableció para buscar precisamente eso, ser más visibles y comprendidos.

El Área de Bisexualidad de la FELGTB, federación que agrupa a los principales colectivos de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales del Estado español, celebra por séptimo año consecutivo el 23 de septiembre, Día de la Visibilidad Bisexual. La fecha también conmemora el fallecimiento de Sigmund Freud, el primer teórico que abordó la bisexualidad como una orientación más, un tema que sigue sin resolverse casi un siglo después de su muerte.

“Yo no empleo la palabra bisexual porque a nadie le gustan los bisexuales. Todo el mundo le tira los trastos a los bisexuales… No nos respetan”. Esto decía Cynthia Nixon, una de las protagonistas de Sexo en Nueva York, en una entrevista. La falta de respeto, la consideración de que no es una opción sexual sino una “fase” hacia el reconocimiento de la homosexualidad, los estereotipos y clichés sociales que nos etiquetan como a o b, en este caso como homosexuales o heterosexuales, son el día a día al que se enfrentan los bisexuales. Es una opción que parece no contemplarse socialmente. Y la consecuencia más evidente es su invisibilidad.

Estas formas de bifobia tienen graves consecuencias: el año pasado una adolescente bisexual se suicidó en Asturias por el fuerte acoso escolar que sufría. Ella, como tantas otras personas, merecen el respeto y el fin de los prejuicios en los que se ven envueltas.

Desde la FELGTB se apuesta por la necesaria creación de las herramientas, estudios sobre bifobia y referentes positivos de personas se visibilicen como bisexuales y muestren el orgullo como tales. De ahí que las entidades LGTB celebren durante los próximos días actividades de visibilización en Madrid, Valencia, Alicante, Asturias, Canarias, Toledo, Castilla La Mancha entre otras comunidades.

Así mismo el Área Bisexual de la Federación promueve en sociales una serie de fotografías para desmontar los mitos relacionados con la bisexualidad.

La coordinadora del Área de Bisexualidad, Julita García, ha criticado que “la industria del cine utilice la orientación sexual para erotizar a sus personajes creando un imaginario colectivo que no nos beneficia. No somos personas más sexuales, somos personas bisexuales, sin más. Reclamamos la visibilidad bisexual como instrumento para desmontar prejuicios”.

Boti G. Rodrigo, presidenta de la FELGTB, ha destacado que “es tremendamente injusto que se invisibilice la bisexualidad y se encasille como homosexual o heterosexual a quien tiene una identidad concreta que es la bisexualidad”.

“La realidad es que la bisexualidad existe. Es una orientación madura y tan válida como la homosexualidad y la heterosexualidad, pero somos educados en un contexto en la que no se considera una opción válida, solo hay dos opciones y hay que elegir una. Cuando alguien sale del armario se asume que es gay o lesbiana pero no se considera que sea una opción posible la bisexualidad. De hecho, las personas bisexuales sufrimos en el proceso de descubrir quiénes somos porque nunca se ha considera una opción real. La mayor parte hemos pasado por creernos hetero, homo y, finalmente, aceptar que somos bisexuales”, explica Esperanza Montero, presidenta del COGAM. “Yo salí del armario con 20 años como lesbiana y con 30 como bisexual porque me habían educado así y fue una liberación absoluta”, ejemplifica.

Un estudio estadounidense de 2010, publicado en el Journal of Sexual Medicine, encontró que el 3,1% de los adultos se identifican como bisexuales frente a un 2,5% de gays o lesbianas. En el caso de los adolescentes, el porcentaje subía hasta un 4,9% en el primer caso y bajaba al 1% en el segundo. Y las mujeres, arrojaba la investigación, era “sustancialmente más propensas que los hombres a identificarse como bisexual”.
Fuente: Ragap


No hay comentarios:

Publicar un comentario