jueves, 4 de septiembre de 2014

En Lesbos sigue existiendo un norte y un sur

En Lesbos sigue existiendo un norte y un sur | PlayGround | Actualidad Musical 

“¡Anda Patri, entonces tú eres maricona!”. Así recibió la abuela paterna de Patricia Yurena Rodríguez la noticia de que es lesbiana. La familia de esta tinerfeña de 24 años digirió bien la noticia, pero su entorno profesional ha sufrido un auténtico terremoto en la última semana. Rodríguez, miss España 2008 y primera finalista de Miss Universo el año pasado, ha salido del armario en uno de los entornos más casposos y machistas que pueden existir: el de los concursos de belleza.

Su historia, que no noticia, supone un hecho importante en la progresiva visibilización de la homosexualidad femenina, pues Rodríguez es la primera miss de la historia en exhibir su condición sexual. Sin embargo hay otras mujeres que están resquebrajando los tabús y estereotipos en el mundo lésbico, y voces que denuncian que la libertad sexual también es cosa de clases. Presentamos a tres lesbianas que han sacudido la actualidad.

Miss naturalidad
Patricia Yurena Rodríguez publicó el pasado 19 de agosto una foto con su novia, Vanesa Klein, en su Instagram. El texto era el siguiente: “Romeo and Julliet”. Esa frase inequívoca convirtió la plataforma de fotografía en el armario definitivo para la modelo y su pareja, que es vocalista y compositora de música electrónica. Ahora todo el mundo quiere que Rodríguez convierta su vida en una noticia bomba, sobre todo después de que trascendiera que Donald Trump le tirara los tejos para trabajar en su agencia.

Según esta entrevista en El Mundo, Rodríguez no para de recibir llamadas, y su novia le ha confirmado que el revuelo ha alcanzado a Dubai, donde trabaja en la actualidad. Ahora todo el mundo felicita a la modelo, desde misses que ha conocido en certámenes hasta el director de Miss Universo España, Guillermo Escobar. La declaración de la modelo, igual que el alegato que el pasado lunes pronunció la mediática presentadora Sandra Barneda en el late night Hable con Ellas, supone el avance hacia la normalización de la diversidad en una franja social confortable.



Ex dominatrix y columnista
Con sólo 30 años Nichi Hodgson, ex dominatrix profesional, es una de las escritoras más influyentes en materia de sexo en el Reino Unido. Ahora acaba de confirmar en The Guardian lo que muchas mujeres han empezaron a rumiar después de ver Orange is The New Black: las lesbianas se lo pasan mucho mejor en la cama que las heterosexuales y bisexuales.
Al parecer, un estudio publicado en Journal of Sexual Medicine revela que las lesbianas tienen orgasmos un 75% del tiempo, mientras que el resto un 63%. Según Hodgson, la explicación es psicológica: en sus días de dominatrix, uno de sus servicios más populares era el ruined orgasm. O lo que es lo mismo, llevar a un hombre al clímax de una forma abrupta, causando la eyaculación sin el espasmo muscular propio de los orgasmos:

“Las mujeres no parecen fantasear sobre algo que por lo general tiene que logar con un trabajo duro. En cambio, las lesbianas no tienen problemas para llevar a las mujeres hetero o bi a ese orgasmo”. Según los sexólogos Masters y Johnson, las lesbianas disfrutan más del sexo porque no fueron inhibidas por las mismas expectativas hacia el coito con los hombres. En definitiva, las mujeres heterosexuales pueden decir que sus orgasmos han sido robados por la socialización patriarcal.



La luchadora de Sudáfrica
La activista Ndumie Funda es una de las personas que más está luchando contra las violaciones correctivas de mujeres lesbianas, bisexuales y transexuales en Ciudad del Cabo, Sudáfrica: cada semana, más de 10 mujeres son violadas para “curar” su homosexualidad. Sufren agresiones individuales o grupales en las que se contagian de enfermedades venéreas y a menudo terminan con palizas fatales.

En 2009 Action Aid cifraba en 500.000 el número de mujeres afectadas por estas agresiones cada año en el país. Ndumie Funda creó entonces la plataforma Luleki Sizwe para apoyar a las víctimas después de que su expareja y una amiga fallecieran a raíz de un ataque. Gracias a su esfuerzo se han dado a conocer estos pogromos homófobos y machistas y la impunidad de sus perpetradores. Curiosamente, Sudáfrica es el único país africano donde el matrimonio gay es legal. También es considerada una nación “arco iris”. Sin embargo las violaciones correctivas sólo afectan a mujeres negras y pobres.



El avance hacia la libertad e igualdad de derechos de las lesbianas es evidente, pero también es una cuestión de clase y de raza. En Lesbos sigue existiendo un norte y un sur.


No hay comentarios:

Publicar un comentario