miércoles, 24 de septiembre de 2014

El Código de los pañuelos entre los varones homosexuales

 

¿Recordáis ese lenguaje de los pañuelos de colorines?  Todavía alguna vieja gloria, o en determinados locales, poquitos, se sigue utilizando.  Pero, ¿sabéis realmente lo que significa cada color?  ¿Habeis visto alguna vez utilizar este pañuelo?  O quizá, ¿es en este momento cuando acabáis de descubrir que ese “chulazo” que al mirarle os enseñaba el trasero, lo que quería decir no era su “pasividad” en la cama, sino que esa punta de pañuelo que asomaba por el bolsillo trasero del pantalón significaba algo?

El “lenguaje secreto de los pañuelos” ha existido, y todavía existe.  Podemos denominarlo “historia viva”.  En algunos locales de “código” todavía se utiliza, y ¿por qué no volver a popularizarlo?
Vayamos con las normas elementales.  Los pañuelos, para utilizar este código, se llevan en los bolsillos traseros del pantalón (adios a los pantalones chinos, chandals y demás) o en el cuello.  He aquí el primer gran problema.  La moda actual de pañuelos, pañuelitos, pasminas, bufandas, bufanditas y ese largo etcétera de accesorios que se utilizan para cubrirse el cuello, por frío o por moda,  nos pueden causar un pequeño problema para entendernos con otros “entendidos” en esta materia.

Dicen las viejas normas de este lenguaje que si el pañuelo asoma por el bolsillo izquierdo quiere decir que eres activo.  Si lo llevas a la derecha, que eres pasivo. Siempre he entendido, y lo he visto, que el pañuelo se “instala” en los bolsillos traseros del pantalón. Y yo pregunto ¿se pueden poner en los bolsillos delanteros?. Sería más cómodo, de paso sabrías quien te mira. Pero como no lo tengo claro, y la bibliografía al respecto es muy excasa, seguiremos pensando que siempre tienen que colocarse en los bolsillos traseros.  Por eso el comentario anterior que decía "adios a pantalones chinos, chandals, trajes y esas cuestiones”.  Y no hablemos de gabardinas....

¿Y los versátiles?  ¿No tienen su código al respecto? Pues sí, señores.  Y aquí tenemos el problemón, enfrentandonos directamente a la moda actual.  Los versátiles, o redondos, o los “listos” que digo yo, deben  decorar su cuello con el susodicho pañuelo.  ¿Os imaginais estar en un parque público, con vuestra bufanda roja estupenda, y que se os acerque un maromo y os comente que a él tambien le da igual utilizar su puño en tu trasero o que seas tú el que se lo claves a él? Pues eso significan, o significaban los pañuelos al cuello.

Pero seamos serios.  Para los más jovenes que lean este artículo, no quiero decir  que en los años ochenta, tío con pañuelo significara que pedía guerra. No, no, no y no.  ¡Ya quisieramos muchos que eso hubiera sido tan fácil!.  Cierto es que este tipo de modas, publicitadas en películas y en publicaciones netamente gais, hizo que se extendiera, e insisto, en algunos locales todavía se utilizan. Los he visto en Sitges, en Madrid, en Alicante y en Bilbao, sino recuerdo mal.  Pero, es algo muy minoritario, y la mayoría de las veces se confunde con simple “moda”.
Pero, ¿quereis saber que significa cada color?.  Aquí va la retahila, censurada para no parecer un artículo pornográfico.  Ja ja ja ja ja ja ja ja ja.

-Blanco y negro a cuadros.  Buscamos sexo seguro. Bien por las palestinas (y no hablo de las mujeres de Palestina, sino de esos pañuelos enormes con flecos, que mayoritariamente son de color blanco y negro y sus rayas parecen cuadros).  Las palestinas os servirán. ¿Pedían los chavales y chavalas del 15M sexo seguro en sus manifestaciones?   :)

-Negro. A la izquierda vas de Amo por el mundo del Sado y la Sumisión.  A la drecha, te gusta ser humillado y/o sentirte esclavo de un buen Amo. O de un mal Amo.

-Blanco.  Te gustan las marcas.  A la izquierda, literalmente significa “te latigo”. A la derecha, “latigamé”.

-Gris.  Izquierda, “te ato”. A la derecha, como la película de Pedro Almodovar, “atamé”.
-Azul celeste. Siendo fino, a la derecha significa “te la como”, y a la izquierda “comemelá”.  Y por supuesto que no me refiero a la boca.

-Azul marino.  A la izquierda, “te penetro”. A la derecha, “penetramé”.  Y aquí tampoco hablo de..... bueno, ya sabéis como se dicen estas cosas en el ardor del momento.

-Rojo. A la izquierda literalmente quiere decir “te meto el puño”. A la derecha, me lo metes tú a mí.

-Rosa. Lo mismo que el rojo, pero utilizando un consolador, o sus variantes, en vez del puño.

-Naranja.  Hago de todo o hazme de todo. Respectivamente sea la izquierda o la derecha. Las princesitas les encantará el pañuelo naranja a la derecha. “Hazme de todo que yo me dejo y no me muevo”.

-Amarillo.  Color de la orina.  Pues de eso se trata.  Yo a tí si lo llevas a la izquierda, y tú a mi si lo llevas a la derecha.

-Marrón.  Lo mismo que el anterior, pero cambiemos el orín por las heces. (¿No direis que siendo tan discreto como lo estoy siendo no os estais enterando?)

-Beige. Tengo lo que todos en cualquier página de contactos, si lo llevo a la izquierda.  Y busco lo que todos en la misma página de contactos.  Traduciendo.  Tengo el “asunto” enorme, izquierda.  Y busco tu “miembro” enorme, mejor dicho, gigante, si lo llevo a la derecha.

-Verde claro.  Izquierda, pago por sexo.  Derecha, soy chapero. Los españoles, en este caso en España, deberían de llevar dos.  El pañuelo verde claro, y el de la bandera española, ya que por algún motivo, supongo que “patrio” o escasez, son más caros que los extranjeros.

-Verde oliva. ¿Dónde estará mi mono de la mili?  Izquierda, significa que “soy un militar activo”. A la derecha, “que buscas militar”.

-Con un osito.  Ains, con un osito.  Pues que eres tierno. Derecha o izquierda, aquí da igual.
Pero eso sí, no os olvideis que el pañuelo significa que te da igual “derecha” o “izquierda”, e insisto, aquí no hablo de política.

También está el asunto de los lazitos.  Los homosexuales fueron pioneros en poner de moda el “lazo rojo” como apoyo a los enfermos de Sida.  Hoy en día, multitud de colores y lazos significan diversas cuestiones, motivo por el cual, no podemos cambiar los pañuelos por los lazos.
Atreveros a hacer la prueba.  Pañuelito, y al local de turno, a ver que pasa.  Y si pasa algo, interesante sería leer vuestros comentarios al respecto.
Fuente: nosGustas.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario