viernes, 5 de septiembre de 2014

Juguetes eróticos 

Día mundial de la salud sexual: consejos de seguridad en el uso de juguetes sexuales

 

Amigos, hoy, 4 de septiembre, es el Día mundial de la salud sexual (sí, definitivamente hay un día para absolutamente todo). Así que aprovechando la ocasión quiero compartir con vosotros una serie de consejos con los que favorecer la seguridad a la hora de utilizar juguetes sexuales. Estos consejos no me los saco yo de la manga, sino que vienen de todo un experto del sector. Me refiero a LELO, firma que se dedica al diseño de productos para la vida íntima.
Vivimos muy preocupados por la transmisión de ETS (y si no lo estás, deberías), pero solemos bajar la guardia cuando utilizamos juguetes eróticos, sobre todo cuando lo hacemos sin la participación de terceras personas. Vamos, lo que viene siendo nosotros mismos con nuestro mecanismo. Pero lo cierto es que también hay que tener una serie de precauciones para evitar ciertos riesgos. En concreto, LELO nos da diez consejos que debemos tener en cuenta. Todo un decálogo de seguridad que no debe de caer en saco roto. Veamos.

Cuidado con las falsificaciones

Hay que tener mucho cuidado con las falsificaciones, que en esta industria, como en tantas otras, haberlas haylas. Así que no olvides revisar las certificaciones y procurar comprar en establecimientos acreditados.

No te quedes con el “segundo mejor”

Si ya conoces un producto que se adapta bien a tu cuerpo y que, además, está fabricado por una marca de confianza, no te arriesgues a cambiar por otro que sea parecido y del cual no tienes garantías. Aunque estamos hablando de placer, la salud también interviene.

Limpia, limpia y limpia

Es FUNDAMENTAL limpiar nuestros juguetes sexuales antes de usarlos. SIEMPRE. No valen excusas. Es la única forma de prevenir infecciones. En las instrucciones de uso suele venir la mejor forma de hacerlo.

Si compartes, usa preservativo

Como lo lees. Si, por ejemplo, decides compartir un consolador con otra persona, no lo dudes: cúbrelo con un preservativo. Y si es con varias personas, cambia el preservativo para cada una de ellas. Es decir, no sirve poner un preservativo y que pase por varias personas. El riesgo de contraer una ETS no está únicamente cuando la penetración es con pene.

Huye de la gelatina de goma

También hay que tener en cuenta el material con el que están fabricados los juguetes sexuales. Hay muchos hechos con gelatina de goma que, a su vez, provienen de unos plásticos denominados Ftalatos, que son potencialmente dañinos e, incluso, cancerígenos.

Elige silicona

En este caso, es mejor decantarse por la silicona, que es resistente a las bacterias. Por ello, es ampliamente utilizada por las marcas más prestigiosas de la industria. Eso sí, también hay mala silicona. La identificarás si ves que el polvo se le adhiere.

Ojo con los cristales y metales

En caso de que quieras productos fabricados con cristal, mira bien que sea totalmente liso y de alta calidad. En cuanto al metal, ten cuidado, porque puede causar reacciones alérgicas.

Infórmate en Internet

Gracias a Internet tenemos la posibilidad de saber la opinión de otros usuarios. Así que cuando estés interesado en algún juguete sexual, busca comentarios en foros, blogs y redes sociales. Cuantos más datos tengas, mejor.

Páginas web

Por supuesto, busca información en la propia web de la marca. Te dará muchas pistas sobre su fiabilidad. Y si ni siquiera tiene web, desconfía por si acaso. Mejor no jugársela.

El test de la nariz

Todos estos consejos previos son fundamentales, pero al final también queremos saber si el juguete en cuestión produce placer. Para ello, podemos hacer un pequeño test antes de comprarlo. Para saber si tiene la potencia que deseas, apoya la punta de la nariz sobre el vibrador y, si te provoca un estornudo, es muy probable que genere placer al contacto con tus zonas erógenas.
Y esto es todo. ¿Seguíais ya alguno de estos consejos? Contadnos y recordad, la salud es lo primero.
Fuente: AmbienteG


No hay comentarios:

Publicar un comentario