lunes, 25 de agosto de 2014

Parejas abiertas. ¿Existe un manual de instrucciones?

Parejas abiertas. ¿Existe un manual de instrucciones? 


No ha pasado demasiado tiempo, casi podríamos decir que poquísimo, cuando en 1981 se volviese a permitir el divorcio en España, tras 45 años de derogación de la primera Ley de Divorcio. En Argentina el divorcio propiamente dicho se obtuvo en 1987. Bastante mas le costó a Chile, penúltimo país en el planeta en contar con una ley de divorcio. (2004). Y así podríamos seguir país por país.

Como podemos comprobar, la sociedad avanza lento, y muchas veces, da saltos atrás. Si sólo el divorcio ha costado tantísimo en Europa y América, es fácil entender por qué hablar de relaciones abiertas supone todavía un tabú.

Nos sorprendería sobremanera estudiar la fidelidad en otras tribus y culturas, pero en nuestra versión occidental de la humanidad, la monogamia es una convención cultural nuclear. Si en lugar de occidentales de a pié, fuéramos de la etnia kuikuru (Brasil), nuestra libertad sexual sería absoluta y en nada afectaría a nuestras relaciones de pareja. Sin una realidad cultural preconcebida sobre qué son las parejas, es posible que hubiese mucha mas libertad en las relaciones.

Si nos planteamos prescindir de la monogamia sexual como condición, tenemos que crear un manual de instrucciones sobre nuestra pareja.

Se supone que una relación abierta es aquella donde la exclusividad sexual no es una condición necesaria para la continuidad de la pareja. Sin embargo, sería bueno hablar de detalles. Reflexionar sobre los siguientes aspectos de una relación abierta:

- Respeto
Como decimos, si el pilar de la monogamia sexual se quita, es necesario poner otros pilares igual o mas fuertes que ese. El amor incondicional, y el respeto, son imprescindibles.

oveja rosa lesbianas
- Proyección
Parte de nuestra parcela de intimidad la compartiremos con otra gente. Por lo tanto, para que la pareja funcione y no se diluya en cualquiera de estas otras interacciones íntimas, es importante proyectarnos al futuro juntos, y que este proyecto común sea fuerte y rotundo. Si estamos seguros del amor de nuestra pareja y de que nos elige como compañero de vida, no hay razón para temer  una interacción sexual: Esa debe ser la piedra filosofal de una relación abierta.

- Es importante hablar sobre cuál es la razón por la que abrimos la pareja.
Imagínate que tu chica siempre te pone los cuernos. Eso te genera un profundo dolor, pero no puedes dejar la relación, te sientes atada de pies y manos. Demasiado dependiente de ella o demasiado enamorada. Finalmente decides abrir la relación, para que todo quede sobre la mesa, aunque no tienes deseo alguno de estar con nadie y sigues sufriendo sus infidelidades. Este es un ejemplo de intento desesperado por arreglar algo que esta en pleno naufragio, donde ya ha habido traición, engaño, sometimiento, etc, y tiene todas las papeletas para fracasar.

Es imprescindible que ambas personas tengan razones semejantes o parecidas para abrir la pareja. Simplemente que respondan a una necesidad de vivir nuevas experiencias en el plano sexual o relacional, aun estando seguras de su amor.

- ¿Normas si? ¿Normas no?
Cuanto mas detallemos el manual mejor. Algunas parejas tienen la condición de no acostarse mas de 5 veces con la misma persona. Otras la de hacerlo exclusivamente con personas que la pareja no conozca. Otras no tienen condición específica alguna pero el cuidado del otro y el siempre hacer sentir especial a la pareja son requisitos básicos. En cualquier caso: Sí, es mejor detallar los límites.

-  ¿Nos contamos nuestras historias?
Si para tener una relación abierta hace falta no ser dependientes y tener mucha seguridad en uno mismo, para llegar a contarse las experiencias vividas fuera de la relación hay que tener un ego verdaderamente fuerte y estable. La recomendación inicial a este respecto sería que cada uno mantuviera sus historias aparte de la relación, pero cumpliendo las normas. La mejor manera de que vuestra historia funcione de esta manera es que sigáis sintiéndoos especiales al lado de vuestra pareja, sin entran en comparaciones.  No es necesario ponerlo todo sobre la mesa; a veces, la sinceridad brutal aporta menos de lo que quita. Sea como fuere, esa es una decisión que se ha de tomar en pareja y con mucha reflexión y autocrítica.

KissIn

- ¿Podemos volver atrás?
Todo en la vida supone un riesgo. Abrir una relación también tiene los suyos. Es por eso que podemos experimentarlo y también volver atrás. Decidir de nuevo cerrar la relación a otras interacciones sexuales.

Algunas parejas abiertas deciden volver a tener exclusividad al tener hijos, pero al crecer los pequeños, vuelven a abrir la relación.

FRIENDS-FIGHTING 
El problema vendría si tu pareja o tu queréis seguir manteniendo una dinámica mas libre mientras el otro se siente invadido de culpa, celos, y rabia.

En ese caso tendríamos que volver a plantearnos el punto anterior, siempre con la premisa de que el otro puede cambiar de opinión y de que es necesario complementarnos y comprendernos si queremos asumir retos como este.

A veces, ser humildes y aceptar nuestras limitaciones nos evitará muchos problemas.
Fuente: Ovejarosa


No hay comentarios:

Publicar un comentario