viernes, 29 de agosto de 2014

Ideas para citas con chicas que conoces por Internet

Seguimos con una nueva entrega de lugares a los que llevar a tu cita a ciegas. En la primera entrega os sugeríamos sitios por Chueca, Barrio de las letras y alrededores de la Plaza de España. Ahora vamos a por lugares de Lavapiés (el barrio más bollo de Madrid), Malasaña (porque tortilandia está plagado de modernas), Chamberí (porque una es castiza) y Madrid Río (porque hay que disfrutarlo más). Además incluiré una sección “para pijas”, porque de todo hay en la viña del señor (esta expresión seguro que les encanta a las pijas).

mirales.esLavapiés:

La Berenjena (Marqués de Toca, 7): aquí te va a pasar como en Chueca, te vas a encontrar con tus 30 mejores amigas, con tu ex, con la ex de tu ex… y esto ya sabemos que no siempre es bueno. A cambio, tienes tapas riquísimas y si la cosa se anima es un buen lugar para tomar la primera copa (con la copa te dan además un platito de conguitos, que es algo que deberían copiar todos los bares de Madrid).

Gau Café (Tribulete, 14, 4ª planta): una de las mejores terrazas de Madrid, en el edificio de las Escuelas Pías, donde podréis tomaros una copa mientras miráis los tejados de alrededor. Suele estar hasta arriba y a veces hay que hacer cola, pero las vistas y el ambiente lo justifican.

mirales.esMalasaña:

La Ardosa (Colón, 13): el mejor vermut y la mejor tortilla de patata de de la capital. Si has ligado con una guiri, este es sin duda el lugar para llevarla. Además, suele estar lleno y habrá bastante ruido, así que te costará menos disimular que, en realidad, casi no sabes inglés.

Cabreira (Ruiz, 2): al ladito de la plaza del Dos de Mayo está la terraza donde mejor se come de Malasaña. Es perfecta para que si la cosa va bien, os quedéis a cenar después de las cañas. Está todo buenísimo y siempre tienen platos fuera de carta que merece la pena probar. En la terraza no reservan, así que el fin de semana es mejor ir pronto o es imposible conseguir mesa.

Mercado de San Idelfonso (Fuencarral, 57): estos mercados con puestos (tipo San Miguel, San Antón, etcétera) aunque te permiten probar una gran variedad de comida en espacios generalmente muy atractivos, siempre me han parecido muy incómodos y con cero intimidad. Pero esta falta de intimidad, para una cita a ciegas, es claramente un punto a favor. Queda con ella allí, tomaos unos vinitos y un par de pinchos y ya, si os gustáis, os vais a un bar con velitas. Sin embargo, si la chica te asusta nada más verla, aquí podrás esconderte entre la multitud y salir corriendo sin que se dé cuenta. Eso sí, serás una zorra despiadada, que lo sepas.

mirales.esChamberí:
La Juana (Juan de Austria, 23): muy cerca de plaza de Olavide se encuentra este bar, con buena música, buenas tapas y buenos camareros. Pequeñito y recomendable.

La Chula de Chamberí: es también un local reducido, de ladrillo visto, con varias mesas altas de madera con taburete. Nada íntimo, pero eso ya hemos dicho que para nuestro propósito nos va bien y sobre todo con una estupenda cocina de mercado, con tapas sencillas pero muy bien preparadas. Para conquistarla por el estómago, vaya.

mirales.esMadrid Río:

Cantina del Matadero (Plaza de Legazpi, 8): perfecto para picar algo y luego ver una exposición o una película. La comida la pone el restaurante Olivia te cuida y está todo riquísimo. Tenéis Madrid Río al lado además, para dar un paseo cogiditas de la mano si surge el amor a primera vista.

Café del Río (Avenida de Portugal, 1): en su azotea la dejarás deslumbrada con unas vistas alucinantes del Palacio de Oriente y la Casa de Campo, mientras os tomáis unas cervecitas o un cóctel.
Para las pijas: si eres una “niña” del barrio Salamanca de “toda la vida” y has decidido que de esa zona no te saca ni tu lesbianismo, que sepas que me parece muy bien, hay que conquistar nuevos espacios para el bollerío y el tuyo es uno de los más difíciles, así que aquí van mis recomendaciones.

Cachivache (Serrano, 221): es un local colorido y alegre, para ver y dejarse ver, pero además, al contrario que en otros de este tipo, se come bastante bien. Y si os animáis a pedir copazos, probad mi ginebra favorita, Nordés, hecha en Galicia con la base del destilado de la uva albariño.

Sala de despiece (Ponzano, 11): vale, esto no es el barrio Salamanca, pero el ambiente es el mismo y te vas a sentir como en casa. Además el sitio merece mucho la pena, es un espacio industrial, decorado tal y como indica su nombre como una sala de despiece: ganchos en el techo, cuchillos y mucho metal. Pero lo mejor es su comida, con una materia prima alucinante. Está todo riquísimo, pero por favor, pedid el queso majorero a la plancha. 
Fuente: MiraLes.com



No hay comentarios:

Publicar un comentario