lunes, 4 de agosto de 2014

7 razones por las que eres feminista. Aunque no lo sepas

No. No soy una mujer violenta. Pero confieso que muchas veces me he encontrado conteniendo las ganas de abofetear a alguna de mi mismo sexo que con una ligereza terrorífica puede soltar por su boca. “No, no soy feminista, porque tampoco soy machista”, “No soy feminista porque no soy activista y/o militante”.
Feminismo” es un concepto que no goza de buena salud. Ha sido desacreditado y malinterpretado. Y a pesar de que para las mujeres ha sido el segundo regalo más importante que hemos recibido, después de la vida, muchas siguen renegando de él. Lo básico: machismo y feminismo no son dos puntos de una misma línea. Eso es como decir que racismo y lucha contra el racismo son similares. El machismo habla de la superioridad del hombre. El feminismo habla de la igualdad entre hombre y mujer.
Eres feminista. Sí. Lo eres. Tanto si eres hombre como si eres mujer. Y te voy a dar 7 razones, las más básicas.

1) Estás de acuerdo con que las mujeres podamos estudiar.
No fue fácil, no. Durante 100 años no se nos dejó estudiar en la Universidad. Algunas intentaron aprovechar vacíos legales. Pero era engorroso, surgía todo tipo de problemas, discriminación, necesidad de permisos de autoridades, etcétera. Hasta 1910 no se aprobó nuestro ingreso en condiciones de igualdad a la Universidad. Actualmente 6 de cada 10 graduados universitarios somos mujeres.

2) Estás de acuerdo con que las mujeres podamos votar.
La lucha de las mujeres sufragistas en el mundo fue ardua. Se cobró vidas. La primera manifestación feminista por el derecho a voto en Madrid fue en 1920. El 9 de diciembre de 1931 se aprobó en España el derecho al voto femenino. ¡Hace sólo 83 años! Naciones Unidas reconoció el sufragio femenino en 1948. ¿Para qué seguimos necesitando el feminismo? En Arabia Saudita las mujeres no podrán votar ni postularse a cargos públicos hasta 2015.

3) Estás de acuerdo con que las mujeres podamos conducir.
En gran parte del siglo XX, si querías tener un permiso para conducir, necesitabas la autorización de tu padre o de tu marido. No bastaban tus ganas o tus habilidades.

4) Estás de acuerdo con que las mujeres podamos hacer deporte y competir en las olimpiadas.
Este no fue un camino de rosas. Fue una lucha lenta, de pequeñas victorias. Se ponía en duda nuestra condición atlética. En las segundas Olimpiadas, en 1900, se permitió participar a mujeres de manera no oficial, en deportes como golf, vela y tenis. En 1908 pudieron participar de las Olimpiadas 36 mujeres, de un total de 2.008 deportistas. Recién en 1920 la participación de la mujer en las Olimpiadas fue de carácter oficial. Cada año hemos ido aumentando el número y las categorías deportivas. En las últimas, las de 2012, la mujer representó el 45% de los participantes y conquistamos el último deporte que se nos había negado: el boxeo.

5) Estás de acuerdo con que las mujeres podamos tomar nuestras propias decisiones.
Hasta 1975, hace sólo 39 años, estaba en vigor la licencia marital, lo que significaba que en España una mujer necesitaba permiso de su marido para cosas tan básicas como firmar un contrato de trabajo, sacar su pasaporte, y abrir una cuenta bancaria.

6) Estás de acuerdo con que las mujeres podamos tomar pastillas anticonceptivas.
Una decisión tan básica como querer o no querer ser madre después de una relación sexual con un hombre se nos negó hasta 1978, año en que se despenalizaron los anticonceptivos. Antes sólo podías tomarlos si demostrabas una enfermedad.

7) Estás de acuerdo con que las mujeres podamos ingresar a las Fuerzas Armadas.
Tengo varias amigas militares. Pero que ellas puedan hacer su vida de esta manera es bastante reciente. En 1990 (¡hace sólo 24 años!), ingresaron las primeras mujeres al ejército. Y apenas en 2002 pudieron acceder a cuerpos exclusivos de hombres como Operaciones Especiales, Brigada Paracaidista y la Brigada de La Legión.

Sí. Esta es nuestra historia. Triste, injusta, de continua lucha y conquista de espacios. El que las mujeres podamos en la actualidad tener la vida que tengamos es gracias al trabajo de una feminista. A la lucha de mujeres que sólo querían conseguir la igualdad que durante siglos nos fue arrebatada. Estos son algunos de los numerosos ejemplos. Pero seguimos en ello. Aún nos quedan objetivos.
Fuente: MiraLes.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario