martes, 29 de julio de 2014

Seis grados de separación con Kevin Bacon

mirales.es 


Existe una teoría, conocida como “Los seis grados de separación de Kevin Bacon”, que dice que cualquier persona del mundo está conectada a otra cualquiera del planeta a través de una serie de “conocidos”, da igual la razón o el motivo, y que no supera los seis intermediarios. Dicho de otra manera: que el mundo es un pañuelo.

Los seis grados o pasos de separación no especifican qué tipo de relación, unión, ni posición vertical u horizontal se puede o ha podido tener. La “conexión” puede ser familiar, laboral, de amistad, tu novia, tu ex, las ex de tu ex, las ex de tus amigas, las ex de las ex de tus amigas y así podría seguir hasta entrar en un bucle que acabaría convirtiéndose en un texto más difícil de leer y entender, sobre todo de entender, que el contrato que tenían que firmar los Hermanos Marx en la película “

Una noche en la opera con el “la parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte”… pero volvamos con Kevin.

La teoría de los seis grados de separación con Kevin Bacon dice que en menos de seis pasos puedes estar “unid@” a él. Esta teoría se debe a que, aquí, el buen hombre, un día comentó que había trabajado con la gran mayoría de los actores de Hollywood y a alguien se le ocurrió, por excesivo tiempo libre, esta gran e imprescindible teoría de la humanidad. De hecho, si conoces esta y la teoría de Darwin, ya no necesitas nada más para tener una charla de ascensor. Bueno, estas y saber hablar del tiempo.

Pues lo dicho, con Kevin Bacon, un hombre que si fuera lesbiano, sería el Shane del mundo lésbico, se está unida a él en un máximo de 6 pasos.
mirales.es 

Entre lesbianas ocurre algo parecido, la diferencia es que en nuestro caso lo difícil es tener más de… ¿un grado de separación? Bueno, intentaré no exagerar, más de dos. ¡Admitidlo! Es complicado encontrar a alguien que tenga más de dos grados de separación contigo, todo el mundo conoce a todo el mundo por un motivo o por otro.

Así es, no hace falta ser Kevin Bacon, ni Shane, ni una “girl player”, para ver que ya sea casualidad, destino o coleccionista de amantes, todos estamos conectados a alguien o mejor dicho a muchos alguien, a veces demasiados.

No sé qué pasa, ni a qué se debe. Si es que somos pocas (mentira), si es que nos tenemos demasiado cariño (algunas más que otras, hay quien tiene amor para todas) o si es que no nos gusta aprendernos más nombres de los necesarios (que las hay que las buscan siempre con el mismo nombre o recurren al socorrido “cari” o “amorcito” y se quitan de problemas). Si somos de cerrar círculos y nos gusta estar en familia rollo casi endogámico o nos gusta cumplir a pies juntillas lo que dice la canción de los ochenta de Objetivo Birmania “L@s amig@s de mis amig@s son mis amig@s…” pero es que no conozco a ninguna chica lesbiana que esté separada con alguna de sus ex por más de seis pasos. Si no es la amiga de tu amiga, es la ex de una ex, es la amiga de una ex o la ex de tu amiga o la ex de la ex de tu amiga… Con este lío, normal que se necesite tirar de chart a Alice en The L Word, cual páginas blancas, para ver de dónde viene cada una.

mirales.es 

Con todo este lío de charts, de pasos, de conocid@s y uniones varias, tener mas de cuatro grados de separación con tu (futura) novia es difícil, casi una utopía. Tener cinco pasos sería un mito y seis una leyenda urbana. Es más, yo creo que tener seis o más grados de separación con tu chica es un valor en alza, vamos, que como nos descuidemos cotiza en bolsa o se expone en museos.
No es de extrañar que cuando alguien hetero conoce o tiene como amiga o conocida a otra chica lesbiana de por hecho que la conoces y te diga “Pues la hija de la pescadera de mi pueblo que es conocida del primo de un amigo mío es lesbiana… ¡Seguro que la conoces!” Claro, fijo, sin duda, en este pequeño mundo sólo estamos tu amiga la del pueblo y yo… “¡Cómo no nos vamos a conocer!” Y es que… Nos lo hemos ganado a pulso, consciente o inconscientemente. Supongo que será porque hay chicas muy sociables y con exceso de cariño y amor que dar, regalar y compartir con muchas, numerosas, incontables, demasiadas, casi todas. 

Con esto de los grados de separación y los intermediarios, hay gente que, con la excusa de que “el Ebro pasa por Zaragoza”, intenta acortar el número de “conocidas”, por el hecho de facilitar las explicaciones que hay que dar luego cuando tratas de explicar que fulanita, conoce a menganita que estuvo con zutanita que se lió contigo y ahora estás con su ex… ¿A que no os habéis enterado? Pues yo tampoco, pero tengo una amiga que por mí, no por ella, para ponérmelo más fácil (porque para eso están las amigas), se acabó liando con todas esas intermediarias y ahora es todo mucho más sencillo. Cuando quieres referirte a ellas, no importa el nombre, ahora son “las ex de mi amiga”. Detallazo el de mi amiga, ¿verdad?

Pero el problema viene cuando empiezas a indagar en los grados de separación de ellas con ex tuyas o amigas tuyas o ex de tus amigas o con tu actual novia… ¡Error! Hacedme caso, algunas veces se vive mejor en la ignorancia, hay información que no debéis, ni queréis conocer. En el fondo quién conoce a quién y por qué no es tan importante… (Bueno, sí lo es pero no hay mejor forma de ser feliz que engañándonos a nosotras mismas).

Resumiendo: estamos por h o por b unidas. A veces más de lo que nos gustaría, pero, ¿no irás a renunciar a alguien que te gusta por que pueda conocer a medio colectivo, incluida la amiga lesbiana del pueblo de tu colega o sea la ex, de la ex, de la ex?
No le deis más vueltas y aceptadlo. ¡Estamos tod@s conectad@s! Pero andaos con ojo de ir cerrando círculos o grupos de amigas, que no es que sea malo pero hay vida mas allá.
Empezad a medir los pasos que os separan sin llegar a convertirlo en un chart a lo The L Word, por favor… Que no hay pared tan grande para algunas.

Y, por supuesto, estoy convencida que mientras leíais esto, más de una, ya se hizo un chart uniendo a sus amigas y sus ex y calculó cuántos grados de separación tiene con Kevin Bacon. De hecho yo hice la prueba y en dos pasos estoy “unida” al señor Bacon. Y ya que estaba, seguí investigando y estoy a 3 de Ellen Page, a 4 de Angelina Jolie y Scarlet Johanson y a 6 de Megan Fox y Monica Bellucci. Seré rara pero me hacía más ilusión estar unida a estas bellezas. Tal vez sea que me gustan más las piernas de cualquiera de ellas que las de Kevin Bacon por mucho que entrenara para bailar en la película Footlose.

A mí me queda nada para conocer a Kevin Bacon. Y vosotras, ¿a cuántos pasos estáis?
mirales.es 
Fuente: Mirales.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario