lunes, 21 de julio de 2014

Múnich y el colectivo LGBT, una historia de amor y seducción teñida de mucho orgullo

Múnich y el colectivo LGBT, una historia de amor y seducción teñida de mucho orgullo 

Múnich la 'gay friendly' acaba de celebrar su Orgullo LGBT, el CSD (Christopher Street Day) Pride, una extensa semana de citas culturales, reivindicaciones, actuaciones y celebraciones, siendo el punto culminante de las manifestaciones el tradicional desfile del Orgullo LGBT, la Politparade, el pasado 19 de julio.

Este año, tantos los ciudadanos -personas LGBT y partidarios del progreso de derechos- como los políticos y colectivos locales se volcaron en una fiesta caracterizada por reivindicaciones referentes al matrimonio gay y a la homoparentalidad. Efectivamente, si Alemania ofrece por ley una forma de contrato de pareja de hecho, sigue prohibiendo el matrimonio entre personas del mismo sexo, con lo cual la comunidad LGBT no dispone de los mismos derechos que la población heterosexual. El tema más delicado resulta la homoparentalidad: tanto para el gobierno conservador de Angela Merkel como para una franja de la población alemana, las cuestiones de adopción, reproducción asistida para todas las mujeres, y los hijos subrogados siguen siendo temas controvertidos y epidérmicos, con aceptación variable por parte de los ciudadanos.


Dicho esto, la moderna ciudad de Múnich lleva varias décadas volcada en la causa LGBT. Además de la semana del Orgullo LGBT -el desfile es el tercero más multitudinario de Alemania, tras los de Colonia y Berlín, con una asistencia media de 8.000 a 10.000 personas-, la ciudad cuenta con una oferta especialmente orientada al colectivo LGBT local y de fuera. Ubicado en el centro ciudad (a algunos pasos de la Marienplatz, la plaza del Ayuntamiento que concentra la mayoría de las actividades del Orgullo), Glockenbachviertel, el barrio gay, reúne locales, tiendas, negocios 'LGBTfriendly' para atender la demanda de una clientela turística cada vez más fiel y multitudinaria.

Además del CSD Pride, el municipio organiza a lo largo del año distintos eventos para seducir a esta comunidad, ya sea la residente como la turística. Así, la Starkbierfest (fiesta de la cerveza fuerte), celebrada en el mes de marzo, da el pistoletazo de salida de una temporada repleta de eventos de color rosa: en verano, las fiestas de barrio calientan motores para el Orgullo celebrado en julio, seguido por el Oktoberfest, la fiesta de la cerveza de fama mundial que toma los colores del arcoiris el domingo de su celebración. Por último, el año gay se cierra con el Pink Christmas, la Navidad rosa, que abarca un amplio abanico de fiestas y actividades -mercadillo, conciertos- siempre apreciados por el público.


POLÍTICA Y MARKETING

Durante la tarde de actuaciones e intervenciones públicas en la Marienplatz, el pasado 19 de julio, el mismísimo alcalde de Múnich, en cargo desde este año, el socialista Dieter Reiter, volvió a afirmar el compromiso de la ciudad con una mayor visibilidad y aceptación de la comunidad LGBT local. De hecho, al igual que todos los movimientos políticos 'gay friendly', su partido, el SPD (Sozialdemokratische Partei Deutschland), participó en el desfile el pasado sábado, y de manera muy llamativa.


Dieter Reiter, alcalde de Múnich

Impactante, su campaña llevada con motivo del CSD Pride -y de las elecciones municipales de hace unas semanas-, dio que hablar: en las pegatinas repartidas al público desde las carrozas, Nimm Mir -literalmente “cógeme”- fue el provocativo eslogan elegido para seducir a los electores LGBT. Movimiento creado por los socialdemócratas del SPD, la Rosa Liste (lista rosa) defiende los derechos e intereses de la comunidad LGBT muniquesa.

Antes de Dieter Reiter, su predecesor en llevar las llaves de la ciudad, Christian Ude destacó también por su apoyo a la comunidad LGBT: como alcalde de Múnich de 1993 a 2014, fue el primer cargo político en su país en encabezar la marcha del CSD Pride en Múnich, durante el primer año de su mandato.


HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DEL NAZISMO

Además, mucho antes de ello, la Platz der Opfer des NationalSozialismus (la plaza de las víctimas del nacionalsocialismo) y su monumento dedicado a los que sucumbieron a manos de los nazis debido a su religión, raza u orientación sexual, recuerda el afán progresista de justicia y amparo de los derechos humanos por parte de los ciudadanos y dirigentes muniqueses. Celebrado desde 1980, el Orgullo de San Christopher Street (CSD) recuerda la lucha por la igualdad y diversidad en la ciudad bávara.




Fuente: Ragap

No hay comentarios:

Publicar un comentario