sábado, 19 de julio de 2014

Los deportistas 'gays' salen del armario, pero no en España

El nadador australiano Ian Thorpe ha sido el último en incorporarse a... 

  • El nadador Ian Thorpe ha sido el último en salir del armario
  • La tendencia es imparable, pero nuestros deportistas gays siguen callados
  • Tienen miedo al rechazo de los seguidores y de las marcas comerciales
  • Desde los colectivos dicen que hace falta un abanderado que anime al resto a sincerarse 



La tendencia es irrefrenable. Cada vez más deportistas de élite salen del armario y declaran a los cuatro vientos su homosexualidad. El último en hacerlo, el nadador y ex campeón olímpico Ian Thorpe que decidió dar el paso en 'prime time' después de varios años negando la mayor. Así que ya tenemos futbolistas, tenistas, jugadores de rugby o armatostes de la NBA o la NFL que han confesado su condición sexual. Sin embargo, esta ola de sinceridad sigue sin calar en las fronteras españolas. Algo sorprendente para un país donde existen jueces, periodistas, políticos e incluso curas que han cruzado su Rubicón sin tener miedo al vacío.
'Hace falta un abanderado. Luego ya irán saliendo del armario todos'», aseguran desde los colectivos 'gays'
Es precisamente ese temor al rechazo el que está llevando a nuestros deportistas homosexuales a seguir enclaustrados. "Los hay como en todas partes, pero evitan salir del armario para evitar el rechazo de las aficiones y de las marcas comerciales", asegura a LOC Santiago Rivera, portavoz del colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid (COGAM).
En esta asociación tienen claro que "el mundo del fútbol" es el culpable de que el tema siga siendo tabú y que no contemos con ningún abanderado gay en nuestro deporte. "En el fútbol se dan comportamientos muy machistas y homófobos que quedan impunes y esto provoca que tanto los futbolistas como otros deportistas no se atrevan a salir", comenta Rivera. Razón no le falta. Incendiarias fueron las declaraciones del jugador de la Azzurra Antonio Cassano ("espero que no haya maricones en la selección") o del flamante jugador del Barcelona, Ivan Rakitic, que dejó claro que no quería compartir vestuario con homosexuales. Lo más curioso es que el croata sería, dos años más tarde, el protagonista del momento gayer de la final de la Europa League al fundirse en un apasionado beso con su compañero Daniel Carriço. La instantánea dio la vuelta a medio mundo como ha ocurrido cada vez que dos futbolistas se han acercado más de la cuenta.

En otros países

Así ocurrió cuando el ex blaugrana Zlatan Ibrahimovic y Gerard Piqué compartieron caricias en el parking del Camp Nou, cuando el portero de la selección alemana, Manuel Neuer, animó a los futbolistas homosexuales a salir del armario, o cuando el ex futbolista del Athletic, Aitor Ocio, posó para la revista 'Zero'. Todos ellos fueron insultados por esos 'hooligans' que proliferan en Twitter y que no reciben la condena pública como sucede cuando incurren en comportamientos racistas.
"Al final, el insulto más escuchado en los campos de fútbol es maricón y nadie dice nada", censura el director de la revista 'Shangay', Alfonso Llopart, que lamenta que los pocos futbolistas que han confesado públicamente su homosexualidad hayan esperado a colgar las botas. "Hay mucho miedo al rechazo", sentencia. El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, ha reconocido este extremo y da fe de la existencia de jugadores gays.
"Espero que no haya maricones en la selección", dijo Antonio Cassano, jugador de la Azzurra
Desde el COGAM lamentan que en España las autoridades deportivas no hayan puesto en marcha mecanismos para defender los derechos de los homosexuales, lo que dificulta aún más el asunto. En cambio, la federación alemana de fútbol sí envió este año un memorándum a los clubs titulado 'Cómo hacer frente a la salida del armario en el fútbol' o la inglesa, que está amparando a ocho jugadores que llevan su condición sexual de forma secreta. Sin embargo, el antídoto en España parece ser otro: encontrar a un abanderado. "Necesitamos a alguien que ponga los cojones encima de la mesa. Y eso llegará porque lo que está ocurriendo en el resto del mundo contagiará a España. En el momento que salga uno, ya caerán todos", asegura el responsable de la revista 'Shangay', donde ya guardan un lugar privilegiado para el primer valiente del deporte patrio. La expectación es máxima.
Fuente: El Mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario