viernes, 11 de julio de 2014

Antes muerta que lesbiana: Estudio

Antes muerta que lesbiana: Estudio 

Una investigación realizada por el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, advierte de los diferentes tipos de violencia que sufren las mujeres lesbianas. 
México.- La doctora Gloria Careaga Pérez, del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, realizó una investigación llamada "Primero muerta que lesbiana", en la que analiza las diferentes formas de violencia que sufren las mujeres que se definen como lesbianas.
Según la investigadora, este grupo social enfrenta dos formas de violencia, por ser mujeres y por ser lesbianas.
Los prejuicios hacía las mujeres lesbianas, esconden una profunda misoginia, pues niegan la posibilidad de experimentar la sexualidad y la feminidad independientemente de la presencia y la mirada tutelar de un hombre. Careaga Pérez dice:
"Así, el ser lesbiana es algo más que una identidad sexual, es una actitud que confronta seriamente la política de género".
Las lesbianas "butch" son las más visibles y por lo tanto más vulnerables. Las "butch" expresan su sexualidad a través de su forma de vestir, peinar y actitud masculina, es por ello que no necesitan salir del closet, pues para muchos estas señales son "obvias".
Por otro lado, las lesbianas "femme" adoptan los patrones femeninos tradicionales para encajar en la sociedad, lo que les ofrece una cierta protección, pero también tiene sus desafíos.
"Para contextualizar la violencia, es necesario revisar la manera en que las familias y las comunidades religiosas a menudo, se convierten en el sustento social de la discriminación y, con ello, fomentan un clima de intolerancia que se va a expresar en las distintas esferas de la sociedad", explica Careaga Pérez, quien es profesora en la Facultad de Psicología de la UNAM.
Para la autora del estudio, la frase "Primero muerta que lesbiana" refleja el profundo repudio social y al interior de los círculos familiares por las mujeres que se sienten atraídas por otras mujeres; entonces, las mujeres lesbianas son víctimas de violencia física y psicológica por parte de sus propios congéneres quienes intentan a toda costa "salvar el honor familiar".
"Es importante hacer evidente que el apoyo familiar es fundamental para el bienestar emocional, físico y material de todas las personas, pero principalmente para las lesbianas", insiste la investigadora. 
Además del rechazo familiar, las lesbianas saben que al exponer públicamente su orientación sexual, pueden verse en riesgo de que nadie les de empleo, por eso al momento de asistir a una entrevista de trabajo prefieren "disfrazarse" para "pasar la prueba". Aunque están conscientes que de obtener un puesto vendrán más dificultades que sortear.
"En México, la Secretaría del Trabajo ha elaborado una Norma de Equidad de Género en el Empleo, que incluye los indicadores de discriminación en torno a la orientación sexual, así como distintos elementos referidos al acoso y hostigamiento sexual. Esta medida legal puede ser utilizada por las les", señala Careaga Pérez. 
Las lesbianas enfrentan diferentes tipos de violencia, desde el hostigamiento verbal, los ataques físicos y hasta el abuso sexual. Sus agresores también son varios, hombres, la policía, las autoridades y hasta la familia. Es importante que la sociedad reconozca y acepte que hay diversas expresiones de género.

Gloria Careaga Pérez
Fuente: El Occidental


No hay comentarios:

Publicar un comentario